Manolo Vizcaíno, presidente del Cádiz
Manolo Vizcaíno, presidente del Cádiz

CÁDIZ CF

Vizcaíno: “El ambiente en Oviedo fue espectacular hasta que llegaron los energúmenos de siempre”

El presidente se frota las manos "con el recibimiento del domingo en Carranza, que estará a la altura de la historia del Cádiz CF"

Por  13:43 h.

El presidente del Cádiz CF Manuel Vizcaíno vivía en primera persona la hermandad entre aficionados del Oviedo y Cádiz… hasta que el buen ambiente se lo cargaron los de siempre. «Fue un espectáculo de fútbol, de Primera con dos equipos en Segunda B y con un comportamiento ejemplar de ambas aficiones empañado por los energúmenos de siempre. Se tienen que erradicar de este deporte».

Destaca que «cuatro subnormales cargaron contra nuestros aficionados, mujeres y niños, sin motivo alguno. Gracias a Dios no hubo heridos graves y no tenemos nada que denunciar, pero sí alzar la voz para acabar con estos animales. El comportamiento de toda la afición cadista fue de 10».

Vizcaíno, Molesto por la actitud de los ultras oviedistas, desea que sus aficionados contesten este domingo con su apoyo. Y preparan un recibimiento espectacular. «Haremos lo que sea para favorecer el espectáculo, sentir el calor de la afición pero primando siempre la seguridad. Eso es innegociable. Eso sí, el recibimiento estará a la altura de la historia del Cádiz, del partido, de la ciudad y de su afición».

Escuchó las críticas del cadismo porque abrió la posibilidad de la venta telefónica de entradas para el duelo de vuelta. Al tercer día reaccionó. No obstante, se defiende porque «no se le pueden poner puertas al campo. En Oviedo había más de mil cadistas, y por el estilo habrá en Carranza. En Oviedo son listos pero también en Cádiz y todos se buscan la vida”.

“Con respecto a que si fallamos al abrir los teléfonos para comprar entradas, mi pensamiento es que no se le pueden poner puertas al campo. Luego la venta telefónica se interrumpió pues ante la avalancha de público que venía entendimos que no aportaba nada».

Se anularon los pases de favor pero «el palco no se vende. Está igual que cuando llegué aunque le hace falta una reforma. Es enorme, no lo he visto esto en mi vida», reconoce. Pero eso es una minucia en estos momentos.