Manuel Vizcaíno, en un acto en El Rosal.
Manuel Vizcaíno, en un acto en El Rosal.

Cádiz CF

Vizcaíno cierra con el equipo la rebaja salarial

El presidente del Cádz CF acuerda una serie de reducciones en los salarios dependiendo del escenario que pueda darse

Por  13:40 h.

El fútbol no avanza y como cualquier empresa, un club de fútbol también tiene que echar sus cuentas. Unas cuentas que están paradas como prácticamente todo un país devastado por los efectos del coronavirus. Por eso mismo, desde todas las directivas se ha comenzado a dar pasos paras ajustar los números a una economía de guerra.

Ya desde hace unos días el presidente de LaLiga, Javier Tebas, aconsejó a los presidentes comenzar a hacer en los equipos ERTEs para paliar los efectos de una crisis que está haciendo mucho daño en los clubes más humildes. Sin embargo, esa medida que la patronal lanzó a su mercado no fue muy bien acogida por los futbolistas, que representados en el sindicato AFE, enviaron un comunicado alegando que cada club es un mundo y que los ERTEs no deberían ser una práctica generalizada.

Muchos de ellos no han tenido más remedio que hacerlos. Equipos recién ascendidos como el Racing o la Ponferradina o históricos como Zaragoza y los canarios Las Palmas y Tenerife lo han realizado con el consentimiento de los jugadores, algo en lo que en todo momento ha querido tener el presidente del Cádiz CF, que si bien comulga con muchas de las políticas de Tebas tampoco quiere dar la espalda a los jugadores que le tienen a un paso de Primera División en una temporada llevada a la incertidumbre.

Y como precisamente es la incertidumbre lo que gobierna en estos momentos todas y cada unas de las situaciones que se dan en cualquier empresa de ese país, Vizcaíno no ha tenido más remedio que llegar a un acuerdo con sus futbolistas albergando varias situaciones que puedan darse.

Manuel Vizcaíno ha contactado con los veteranos del equipo. Y entre ellos, Juan Cala ha sido no de los que más voz ha tenido en un vestuario que ha quedado medianamente satisfecho una vez se ha entendido las lógicas carencias económicas por las que lleva pasando el club en este último mes en el que la máquina de hacer dinero se detuvo en seco producto del estado de alarma que decretó el Gobierno de Pedro Sánchez.

La relevancia de Cala en este asunto es tan lógica como consentida por los capitanes, que entienden que la experiencia del jugador sevilllano, además de su buena relación con el presidente, podrían facilitar las negociaciones tal y como así ha sido.

Más raro ha sido en esta pequeña negociación la nula participación en las conversaciones del entrenador Álvaro Cervera, que como es normal se ha molestad al verse apartado de un escenario relevante para él y su cuerpo técnico puesto que son los que están en permanente contacto con la plantilla. En todo caso, las medidas adoptadas con los capitanes también implican a los miembros del cuerpo técnico.

Al acuerdo de las cantidades se ha llegado de una manera cordial dado el buen entendimiento entre Cala y Vizcaíno, que en todo momento ha querido comprender a los futbolistas así como estos han sido responsables a a la hora de hacer un esfuerzo dada la gravedad de la crisis y el momento en el que se está moviendo el mundo del fútbol.

Así las cosas, se ha llegado a la determinación de tocar el sueldo de los futbolistas sí o sí debido a que buena parte del daño económico ya se ha hecho. Para ello, se ha escenificado una serie de escenarios posibles que puedan darse y en los que se rebajará el sueldo en un porcentaje dependiendo de los partidos que puedan jugarse o no.

De esta forma, el Cádiz CF lastrará las nóminas de sus futbolistas en un 3% en el caso de que la Liga se termine jugando de la forma en la que sea pero llevándose a cabo esos once encuentros que restan por disputarse. La rebaja salarial sería en torno del 20% en el caso de que la competición no se reanude mientras que en el supuesto de que al Cádiz CF le den por ascendido sin necesidad de jugar la rebaja se redondeará en un 10%.