Cádiz CF

(VÍDEO) Un partido de alto voltaje en Carranza

Momentos previos al partido se produjo un enfrentamiento en La Laguna entre los ultras que fue rápidamente controlado por la UPR

Por  0:06 h.
Un partido que se esperaba que podía ser complicado. No hablamos del terreno de juego. Nos referimos a algo que nada tiene que ver con el deporte. A que las aficiones radicales de uno y otro equipo rebasen la línea y caigan en conductas violentas que los ponen en riesgo a ellos mismos y también a los que tengan la mala suerte de cruzárselos.
El Cádiz CF se enfrentaba este lunes al Málaga en un encuentro ya definido por protocolo como «de alto riesgo». Había antecedentes. Cuando los cadistas recibieron la visita del Zaragoza hace unas semanas, un grupo de Brigadas Amarillas y aficionados del Frente Bokeron, que acudieron en apoyo a los maños, se enfrentaron momentos previos al partido. Entonces el encontronazo fue en el Paseo Marítimo y la rápida actuación de la Policía Nacional evitó que este episodio tuviera consecuencias más graves. Sin embargo, entre radicales –que además suelen presumir y pregonar ideologías políticas opuestas– este tipo de incidentes se guardan.
Por este motivo, y por otros altercados previos más la información policial que se suele trabajar y obtener ante estos encuentros, el dispositivo de seguridad de este Cádiz-Málaga era especial. Un centenar de agentes de diferentes unidades (UIP, UPR de Cádiz y Algeciras, Motos, Radiopatrullas, Caballería) y hasta un helicóptero estuvieron velando para que todo se desarrollara sin incidentes. Para que la cita con el deporte fuera limpia y no se viera empañada por los de siempre.
Y el primero de los pronósticos se cumplió pero también, debido justamente a esa labor de prevención, se pudo controlar. Unos cuarenta radicales del Málaga acudieron en torno a las seis y media a La Laguna. Allí en las inmediaciones de la calle Pintor Clemente de Torres donde los Brigadas Amarillas se suelen reunir comenzaron las provocaciones, los lanzamientos de botellas, los insultos y las carreras. Sin embargo, la efectiva intervención de los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de Cádiz evitó que la pelea fuera a más. Dos de estos aficionados del equipo malacitano fueron identificados en la Comisaría (que no detenidos) y se les propuso para una sanción por infrigir la Ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana. El resto de ellos fueron ‘embolsados’ por los agentes (llevados en grupo) hacia el Estadio donde se decidió que entraran con bastante anterioridad al partido para tenerlos ya en sus gradas controlados. Por otro lado, agentes de la UIP también escoltaron los autobuses donde viajaban los hinchas del Málaga para que su llegada a Carranza y la entrada al campo se sucediera también sin enfrentamientos.
Al final del partido de nuevo se puso en alerta todo el dispositivo que controló la salidas de ambas hinchadas para evitar que hubiera algún otro incidente. Al cierre de esta edición no se produjeron nuevos altercados.