Víctor Morillo, durante una sesión.
Víctor Morillo, durante una sesión.

CÁDIZ CF

Víctor Morillo y su sueño de plata

«Llevo mucho tiempo intentando asomar la cabeza y estoy preparado para conseguir dar el salto cuando sea posible», asegura el extremo del Cádiz CF B

Por  8:30 h.

Llegó el pasado verano al Rosal y después del lógico periodo de adaptación a su nuevo equipo, Víctor Morillo ya brilla con la casaca del Cádiz CF B. Lo hace desde el once y a base de goles, los que han posibilitado que el filial cadista amarre sus últimos puntos en casa.

Formado en las categorías inferiores del Sevilla FC, el futbolista de Pedrera llegó procedente de otro filial, el del Granada. A sus 22 años de edad, Víctor Morillo ya tiene sobrada experiencia en la categoría de bronce y así lo está confirmando. Se trata de un futbolista con proyección ofensiva y habilidad en las inmediaciones del área rival. De él se destaca que puede llegar por ambas bandas al territorio enemigo, aunque también puede aparecer por el centro y lograr goles de bella factura. A las pruebas hay que remitirse.

Y todo ello aderezado con una madurez que quiere aprovechar al máximo para ganarse la confianza de Álvaro Cervera en un futuro. A fin de cuentas, Javi Navarro, compañero con el pugna por hacerse con el puesto en el extremo izquierdo del filial cadista, ya ha tenido sus minutos con la primera escuadra gaditana.

Precisamente, la ausencia de Javi Navarro, en ocasiones por las convocatorias del primer equipo y últimamente por cuestiones físicas, han asentado en el extremo izquierdo a Víctor Morillo, una de las sensaciones de un Cádiz CF B en racha. Y él lo agradece como mejor sabe. «Estoy muy contento porque era muy importante conseguir los tres puntos y seguir en esta dinámica. Además he vuelto a marcar y siempre es buena señal estar en un buen estado. La felicidad es doble, por el gol y por la victoria», señalaba al pasar por la sala de prensa del Rosal a la finalización del Cádiz CF B-Villarrobledo, cita que se resolvió con otra de sus dianas.

Un gol este último de bellísima factura que fue celebrado con algarabía por el cadismo. «El míster incide en que tenemos que coger por dentro las segunda jugadas. Así ha llegado mi gol al aprovechar el trabajo de Hernán Lino y no pensármelo dos veces a la hora de chutar», aseguraba.

Todo ello gracias también a la confianza que va adquiriendo. «Necesitaba coger minutos y ritmo de partidos, y tener la confianza del cuerpo técnico. Partido a partido se está viendo reflejada esa progresión. Me gusta ser protagonista y eso intento», apostillaba.

Una oportunidad de oro

Con contrato que le une al Cádiz CF hasta el 30 de junio de 2022, Víctor Morillo sabe que el salto deportivo tiene que llegar más pronto que tarde y así lo avisa: «Me propongo este año llegar a lo máximo a nivel individual para así ayudar al equipo a conseguir todo lo que sea posible». Por eso no duda en mandar un claro recado: «Llevo mucho tiempo intentando asomar la cabeza y estoy preparado para conseguir dar el salto cuando sea posible».

Eso sí, lo hace siempre desde la humildad que caracteriza al extremo de Pedrera, que jamás pierde la sonrisa. «Todavía queda mucho. La temporada pasada hablábamos en mi anterior equipo de lo mismo por estas fechas y al final nos tuvimos que salvar en la última jornada. Lo importante es ir partido a partido y ya se verá. Cuando queden diez jornadas ya veremos si el equipo está para mantenerse, para jugar el ‘play off’ de ascenso o para lo que sea». Queda dicho.