Víctor Fernández, entrenador del Zaragoza.
Víctor Fernández, entrenador del Zaragoza.

CÁDIZ CF

Víctor Fernández: «En el Carranza hay presión positiva y negativa»

El entrenador del Zaragoza apunta: «No es fácil jugar en Cádiz como local si las cosas no te van bien porque la afición es leal y caliente, pero también muy exigente»

Por  11:36 h.

Víctor Fernández es el tercer entrenador que se ha sentado en el banquillo del Zaragoza esta temporada. El experimentado técnico aragonés regresaba al equipo en el que saltó a la fama y lo hizo para relevar a Lucas Alcaraz, sustituto en su día de Imanol Idiákez. 

Recordado por la histórica Recopa conseguida en el año 1995 (una temporada antes había conseguida una Copa del Rey), Víctor Fernández retomaba hace algunas semanas el mando en la nave zaragocista para evitar la catástrofe en una campaña realmente complicada. Ahora, al borde de los 60 años de edad, cumple su tercera etapa en La Romareda.

Con su equipo algo más recuperado, Víctor Fernández afronta la cita en el Ramón de Carranza con ilusión. «Todos nos jugamos algo. Nosotros estamos en máximo peligro, en estado de alerta permanente, pero nuestros rivales cuando se enfrentan a nosotros están viviendo situaciones de exigencia por arriba o por abajo. Nos toca una semana más jugar frente a un rival metido en zona de ‘play off’ y no ve lejos la distancia de un ascenso directo, pero también vienen de una racha sin grandes resultados, aunque tiene variantes el entrenador para la ofensiva», señala.

Del mismo modo, el entrenador del Zaragoza asegura que la cita en la capital gaditana será diferente: «Tenemos que hacer un partido diferente a las últimas salidas y competir con nuestras armas. El Cádiz CF es explosión verticalidad y nosotros mucho control de juego y balón. Tenemos que hacer un partido al cien por cien, tanto ofensiva como defensivamente».

Centrado en su próximo adversario liguero, el que también fuese entrenador de Tenerife, Celta, Betis, Dépor, Oporto y Gante, señala: «El Cádiz CF tiene mucha regularidad y juega como local, así que tenemos que competir al máximo y mostrarnos mucho más sólidos que en los últimos partidos. Para ello tenemos que recuperar solidez, sobreponernos a cuando el rival nos supere. Estoy muy ilusionado y, aunque sé que es muy difícil, veo bien al equipo. Tenemos armas suficientes para pelear y competir en Cadiz». Aunque también avisa :«Tenemos que dar dos pasos más como visitante de lo que hicimos en los tres últimos partidos, independientemente de que jugáramos con equipos poderosos».

En cuanto a la presión que pueda sentir el Cádiz CF después de sus últimos tropiezos en el Estadio Ramón de Carranza, el entrenador aragonés apunta: «Hay presión positiva y negativa en el Carranza. Todo el mundo vende como primer objetivo la salvación, menos el Málaga y el Dépor, todos. El Cádiz CF ha conseguido ya eso con suficiencia, pero es un equipo construido para luchar por el ascenso. Ha traído a jugadores importantes como Darwin Machís y seguro que van a estar en la lucha por el ‘play off’, por lo que es una carga de presión». Y no duda en aclarar: «No es fácil jugar en el Carranza si las cosas no te van bien porque la afición es leal y caliente, pero también muy exigente».

La ‘bestia negra’ de los maños

Por último, el que fuese director de formación de la cantera del Real Madrid entre los años 2015 y 2017 apostilla: «Después de tantas jornadas sin ganar a un grande, tenemos que hacer algo mejor y superarnos para romper esa barrera. También llevamos mucho sin ganar al Cádiz CF y eso también es un motivo para estar concentrado y motivado. Tenemos que desplegarnos bien en ataque, no nos vale solo defender y viceversa. En definitiva, habrá que hacer un partido muy completo, siempre a través de nuestro estilo».