Álvaro Cervera, bajo la lluvia, en un momento de un entrenamiento celebrado en El Rosal.
Álvaro Cervera, bajo la lluvia, en un momento de un entrenamiento celebrado en El Rosal.

Cádiz CF

Una renovación en el aire

Cervera cree que el presidente quiere esperar al final de la Liga para hablar con él

Por  20:03 h.

El actual entrenador del Cádiz CF nunca dice una palabra por decir. Cuando las suelta en rueda de prensa es porque antes las ha sopesado bastante. Por eso mismo, cuando deja una frase inconexa o incompleta siempre es por algo. Y el pasado lunes noche, tras el empate en casa ante el Zaragoza, volvió a dejar en el aire un asunto que no parece tan claro como puede parecer estarlo en estos momentos y después de todo lo que el club ha crecido en los últimos años gracias, fundamentalmente, a su buen hacer en el banquillo.

Todo esto viene a cuento después de que su presidente Manuel Vizcaíno dijera hace unos días en una entrevista que está por la labor de sentarse a negociar con Álvaro Cervera su prolongación de contrato, ya que este expira el próximo 30 de junio de 2020.

Es verdad que aún queda mucha leña por cortar, pero el motivo y la idea del máximo mandatario cadista, según sus propias palabras, no es otro que dar mayor confianza al entrenador puesto que Vizcaíno no es partidario de comenzar una temporada con un técnico en su último año de contrato

Por todo ello, se supone que la maquinaria cadista que capitanea el director deportivo Óscar Arias debiera haberse puesto ya en funcionamiento, algo que por lo que se intuye de las declaraciones del entrenador no es así.

No hay prisas. No debe haberlas. Antes que el contrato del entrenador, que ya tiene atada la temporada venidera, hay otros que igual le quitan más el sueño a Arias. Es lógico, sin embargo, que no por ello deja de sorprender las palabras de un entrenador que siempre que habla de su situación no olvida que las maletas de los entrenadores suelen tener ruedas. Por mucho que repita hasta la saciedad que se encuentra muy cómodo viviendo aquí, Cervera es el primero en entender que este tinglado está montado así y que por mucho que tenga firmado, cualquier mala racha le puede mojar en cualquier momento la tinta de cualquier firma.

En la actualidad, el cadismo respira tranquilo. Pero también se hace muchas preguntas. Conseguida una temporada más el objetivo de la permanencia con notable autosuficiencia, la afición vuelve a toparse un año más con un equipo que se viene abajo en la recta final liguera y cuando los ‘play off’ están a tiro de piedra.

Mucho se habló el año pasado de la irregular segunda vuelta del Cádiz CF que dio al traste con la fase de ascenso. Se habló incluso en determinados mentideros que el ciclo ‘Cervera-Cádiz CF’ tuvo que haberse acabado por el bien de ambas partes, pero el club renovó al entrenador en el mes de octubre estando aún Quique Pina y Juan Carlos Cordero en la dirección deportiva.

Aquella renovación, para más inri, coincidió con unas de esas malas rachas que encadena este Cádiz CF y de las que salió con verdadera potencia renovada. No obstante, y tras ceder un empate en la penúltima jornada en Carranza ante el Tenerife en el último minuto, el equipo se quedó sin ‘play off’ después de una derrota muy permisiva en Granada.

Cervera estaba justamente renovado y este curso ha vuelto a destacar consiguiendo de nuevo con asombrosa facilidad una permanencia que, las cosas son así, ya sabe a poco. Máxime, cuando la directiva ha hecho un esfuerzo ímprobo en la adquisición de Machís para una segunda vuelta donde Cervera vuelve a jugársela. Y él es el primero en saberlo si se atiende a las declaraciones realizadas en la previa del encuentro ante el Zaragoza.

Incertidumbre

El técnico fue preguntado acerca de la intención de su presidente de renovarle un año más, a lo que contestó de la siguiente manera: «Supongo que esperará a ver qué pasa hasta el final de temporada. La gente sabe que yo estoy contento aquí y me gustaría seguir siempre que las cosas sean como hasta ahora..».
Por todo ello, es de suponer que este final de Liga deberá valorarse en su justa medida puesto que ya el curso pasado Cervera recibió alguna crítica debido al bajón de rendimiento de un equipo que está pasando por la misma situación. De ahí que sea el propio Cervera el que vea sensato que el club tenga un comportamiento u otro dependiendo del rendimiento de un equipo que ya vale su peso en oro como para luchar con mayor fuerza por un puestos en el ‘play off’.