El Benito Villamarín sí que tuvo su peluchada.
El Benito Villamarín sí que tuvo su peluchada.

Cádiz CF

Una peluchada en fuera de juego

La feliz iniciativa no tuvo el respaldo deseado y además se topó con varios obstáculos el mismo día del partido

Por  15:54 h.

Por el mal tiempo, por motivos de seguridad o por la falta de visto bueno del Cádiz CF, que en ningún momento arropó la medida solidaria impulsada a través de las redes sociales para que Carranza se llenase de peluches destinados a los niños más desfavorecidos. El caso es que el estadio gaditano se quedó sin esa imagen que sí se pudo disfrutar, por ejemplo, en el estadio Benito Villamarín, donde la afición verdiblanca tiró al césped cantidad de peluches para una bonita causa.

Muchos aficionados, convencidos por el movimiento que tuvo en las redes sociales la feliz pero abortada idea, fueron al estadio Carranza con su respectivo peluche para llevarse la mala noticia de que los encargados de seguridad apostados en las puertas de acceso requisaban dicho regalo con varios y fundamentados motivos.

Uno de ellos, el que más se ofreció a los ilusionados y solidarios aficionados, es que por motivos de seguridad no había previsto una entrada masiva de dichos objetos y que, por consiguiente, no se podía dejar entrar al igual que a veces pasa con ‘tifos’ que no han sido convenientemente informados acerca de su existencia ni al club ni a la policía.

Otro argumento de mayor peso es que debido a las lluvias caídas el mismo sábado los peluches serían recogidos en las puertas del estadio en bolsas grandes por los propios encargados de seguridad para que en su lanzamiento al césped no quedasen manchados por el barro y la suciedad de un terreno de juego mojado.

La conclusión es bien clara si se observa el poco éxito que tuvo tan genial idea ya que apenas llegó a oídos del gran público, más allá de unas redes sociales que apenas representan a un porcentaje minoritario del cadismo. La medida no fue secundada por el club cadista, que aunque aseguró a sus aficionados que los peluches acabarían en manos de sus pequeños destinatarios, no tuvo a bien canalizar una buena iniciativa que se acabó perdiendo por el ruido y la falta de realidad de las redes sociales.

Nadie del Cádiz CF, hasta el momento, ha expresado la postura del club en este capítulo y el por qué del impedimento de acceder a las gradas con los peluches.