Duarte es uno de los 'veteranos' del Cádiz B.
Duarte es uno de los 'veteranos' del Cádiz B.

CÁDIZ CF

Una oportunidad de oro para la cantera del Cádiz CF

Al habitual Sergio González se unen jugadores como Moi, Duarte, Sergio Pérez y los porteros Christian Arco y Juan Flere como 'refuerzos' del primer equipo tras el parón

Por  13:30 h.

A falta de una semana para retomar el pulso de la competición en LaLiga SmartBank, el Cádiz CF continúa con su puesta a punto para defender un privilegio ganado a pulso que puede terminar en un éxito rotundo. Y es que once partidos restan para conseguir subir a la máxima categoría, una misión encomendada a una primera plantilla cadista en la que también se integran canteranos como refuerzos de excepción. A fin de cuentas, y más allá de los refuerzos invernales, ahí se encuentran los ‘refrescos’ del líder de Segunda para completar el salto definitivo.

Con un calendario tan apretado debido al parón provocado por el coronavirus, los clubes de la LFP tienen la opción de mirar a sus categorías inferiores para reforzar un plantel que podría ir sufriendo bajas físicas tras muchas semanas de inactividad y la condensación de encuentros que se avecinan. Y el Cádiz CF, como es lógico, intentará aprovechar ese filón que en los últimos tiempos tantos buenos resultados ha dado con jugadores como Manu Vallejo, Javi Navarro o Sergio González.

Es precisamente Sergio González uno de los que se prepara a las órdenes de Álvaro Cervera. No se trata de ninguna novedad porque el futbolista de Cartagena ya es un habitual de las convocatorias e incluso ha tenido minutos. Y junto a él aparecen otros futbolistas sin esa experiencia de minutos oficiales con el primer equipo, pero con muchas jornadas de entrenamientos con los ‘grandes’. Unos más y otros menos, pero todos ya conocidos por el míster. Desde los guardametas Christian Arco y Juan Flere hasta el extremo Sergio Pérez, sin olvidar al zaguero Moi y el centrocampista Duarte. Ninguno, valga como anécdota, es natural de la provincia de Cádiz, aunque bastantes sí se han criado en la zona.

Antes habían tenido la oportunidad otros compañeros como Franco y Saturday, sin olvidar a Seth (ahora cedido) y Nieto, aunque estos dos últimos no llegaron a jugar.

A fin de cuentas, y si llegan a tener minutos con el primer equipo del Cádiz CF en esta vuelta a la competición, con esto se encontrarán los seguidores a través de la pequeña pantalla.

Dos porteros diferentes que buscan su oportunidad

Contar con los guardametas del filial era necesario porque Cifuentes fue expulsado en Lugo y no podrá jugar en el Estadio Ramón de Carranza ante el Rayo Vallecano. Ese puesto en la meta titular lo ocupará David Gil, un cancerbero que pudo dar el salto al primer equipo después de brillar con el Cádiz CF en Tercera. Ahora juega la Copa del Rey como norma habitual y desde la suplencia espera su momento, que le llegará sin público y ante los vallecanos.

El camino de David Gil, que llegó sin hacer ruido al filial y se ha afianzado en la plantilla del primer equipo amarillo, es un buen ejemplo para los actuales porteros del Cádiz B: Christian Arco y Juan Flere, quienes desde el verano saben lo que es entrenar a las órdenes de Álvaro Cervera y de Lolo Bocardo, entrenador de porteros del Cádiz CF. No les coge por sorpresa y, aunque durante el curso han estado a las órdenes de Juanma Pavón en el filial cadista, ya han jugado encuentros amistosos, que no oficiales, con el primer equipo.

Tanto Christian Arco como Juan Flere han seguido una línea similar a David Gil en sus llegadas. Es decir, ninguno se formó en el Cádiz CF desde sus cimientos, sino que fueron incorporados por el Cádiz B por sus cualidades y tras un seguimiento. Pavón ha optado por rotar con ellos en la portería del Cádiz B en la presente temporada.

De Christian Arco se puede destacar su veteranía bajo palos en una categoría como la Segunda B. A sus 25 años, el de Granada, que se formó en su tierra natal, ya ha jugado en equipos de la categoría de bronce como Granada B, Algeciras, Linares Deportivo y CD El Ejido 2012 hasta que recaló el curso pasado en el Cádiz B de la mano de Juan Carlos Cordero, por aquel entonces director deportivo cadista, tras un paso muy fugaz por el Socuéllamos.

Esta campaña ha jugado 20 encuentros con el filial del Cádiz CF, todos como titular, recibiendo 18 dianas (menos de un gol por partido). Por si fuera poco, la pasada temporada firmó una actuación memorable con apenas 15 goles encajados (cuatro de ellos en el ‘play off’ de ascenso a la categoría de bronce) en casi 3.800 minutos de juego. Si el Cádiz B ascendió a Segunda B fue en buena parte por ‘su’ culpa.

En resumidas cuentas, se trata de un cancerbero ágil, con reflejos y seguridad que también se defiende con el cuero en los pies.

Un año menos lleva Juan Flere en el Cádiz B. El guardameta argentino despuntó con el Xerez DFC en Tercera, pero no renovó con los azulinos aunque jugó 36 encuentros y tenía una oferta sobre la mesa, optando por marcharse a pocos kilómetros de Chapín. Nacido en Bariloche en 1998, Juan Flere ya había defendido anteriormente la portería del Llagostera B en la Primera Catalana.

El arquero ha disputado ocho partidos oficiales con el Cádiz B y en ellos ha dado muestras de reflejos, anticipación y decisión. Como ejemplo, la cita ante el filial del Granada en el último duelo del año 2019 cuando completó un papel decisivo. Ya lo demostró antes en El Rosal como visitante. Hay futuro.

Ahora Christian Arco o Juan Flere será el elegido el próximo domingo para ocupar el banquillo de la suplencia, con David Gil como titular. El que sea seleccionado contará con la recomendación de Pavón. «Nosotros tenemos dos porteros titulares y cualquiera puede hacerlo. El Cádiz CF puede estar muy tranquilo porque tiene muy buenos porteros en sus dos primeros equipos», señalaba el entrenador onubense del Cádiz B justo antes del parón.

Potencia, decisión y buen golpeo a balón parado

Si hay un zaguero aventajado actualmente en el filial (con el permiso del polivalente Sergio González) es Moi. El defensa palaciego sabe perfectamente lo que es entrenar a las órdenes de Álvaro Cervera y jugar amistosos con el primer equipo, aunque su puesto está habitualmente en el segundo equipo cadista.

A sus 23 años lleva varios años en El Rosal, aunque es natural de Los Palacios y Villafranca (Sevilla). Se trata de un central fornido y corpulento que supo adaptarse al lateral derecho cuando las circunstancias lo requerían al lesionarse Miguel García y hasta la llegada de Iván Robles el curso anterior. Eso sí, su preferencia es el centro de la zaga. A eso se une que es un referente en el balón parado por su buen golpeo.

Pese a que no ha sido su mejor curso porque una lesión le ha dejado bastante tiempo en el dique seco (este hecho impidió que pudiese optar con minutos ante el Lealtad en la Copa del Rey), en cuanto estuvo disponible se ha hecho con un puesto en el once de Juanma Pavón. Y no ha soltado su plaza.

Renovó el año pasado hasta 2021, cuenta con el beneplácito de Cervera y va por delante de compañeros como Saturday (debutó con el Cádiz CF en la Copa del Rey), Alonso, Momo e incluso Lau, uno de los últimos en dar el salto desde los escalafones inferiores. «Es una motivación extra que Álvaro Cervera venga y nos vigile y apoye», señala el palaciego.

El alumno aventajado

Si Cervera tiene un alumno aventajado del que tirar en el filial es Sergio González. Sin lugar a dudas se trata de uno de los canteranos con mayor presente y futuro en la entidad gaditana. Tanto que su contrato fue prorrogado hasta el 30 de junio de 2023.

Poco se puede decir ya que no se conozca del futbolista nacido en Cartagena, aunque con raíces paternas gaditanas y que llegó al Cádiz CF en edad juvenil hasta convertirse en los últimos años en buque insignia del filial. De hecho, la temporada pasada firmó una temporada sobresaliente como capitán del Cádiz B y logró el histórico ascenso a Segunda B.

Esta temporada también comenzó llevando los galones del ‘B’ en Segunda B, aunque realizó la pretemporada y entrenó durante la pretemporada a las órdenes de Álvaro Cervera. Y ha sido este curso cuando se ha consolidado con la primera escuadra amarilla, si bien es cierto que debutó con el equipo principal en el año 2015.

Actualmente Sergio González es fijo en las convocatorias del Cádiz CF y entra en los planes de Álvaro Cervera, entrenador que confía en sus posibilidades. Sin ir más lejos ha jugado once partidos a sus órdenes este curso en Liga y Copa del Rey. Lo ha hecho desde el mediocentro (su posición idónea) y como defensa central. Además también se caracteriza por su buena definición a balón parado, sobre todo desde los once metros. 

Con Garrido lesionado, podrá luchar con jugadores como Edu Ramos por un puesto en el doble pivote, siempre y cuando Álex no baje de demarcación.

Arduo trabajo en silencio

Malagueño que a sus 22 años está dispuesto a llegar para quedarse después de varias temporadas en el filial. Javi Duarte aterrizó en el año 2015 en el Cádiz CF Juvenil y desde entonces lleva cuatro años en el Cádiz B, donde ya es una pieza imprescindible en la medular y uno de los ‘veteranos’ de la plantilla.

Duarte ha sabido ‘empaparse’ de las enseñanzas de Mere y Pavón en Tercera y Segunda B. También lo hace de los consejos durante los entrenamientos de Cervera, quien le hizo debutar en la Copa del Rey.

No es el típico jugador que destaque por sus ‘florituras’ ni cuenta con un físico portentoso a simple vista, pero es esencial en el juego del equipo porque sabe combinar la creación de juego con la destrucción. Por eso es capaz de iniciar el juego, dominar el esférico y de tapar huecos cuando es necesario. Y todo ello con características muy especiales para triunfar en el fútbol: temple, paciencia e ideas claras dentro y fuera del verde.

Confianza hay en sus posibilidades, tanto que en 2019 fue renovado hasta 2022. No mucho antes también había sido ampliado su contrato. Por algo será. Es más, el Málaga anda tras sus pasos.

La importancia de las bandas para Cervera

Para Cervera las bandas son fundamentales en el juego del Cádiz CF y el míster ha tenido que recurrir al filial en varias ocasiones en estos años para completar esta demarcación por diferentes razones. Lo hizo con Manu Vallejo (quien luego se hizo con un puesto en la delantera), un año después con Javi Navarro (renovado y ahora está cedido en la Ponferradina en busca de minutos) y ahora con Sergio Pérez.

Con 23 años recién cumplidos, el jugador natural de Gerena (Sevilla) llegó el pasado verano al Cádiz B y firmó por dos temporadas tras pasar por diferentes clubes (Ciudad de Lucena, AD San José, Recreativo Juvenil, Recreativo B y Almería B). E incluso llegó a jugar con el primer equipo del Almería en el Ramón de Carranza la temporada pasada, aunque fuese de manera testimonial. A día de hoy ha dejado buenas impresiones a las órdenes de Juanma Pavón, donde ha sido indiscutible e incluso ha marcado dos goles.

Es otro de los que llegó sin hacer ruido pero ha cumplido con nota en el primer año del Cádiz B en Segunda B. Menos eléctrico que Javi Navarro, Sergio Pérez es un jugador decidido, combinativo y que se adapta bien al interior de la banda. Claro ejemplo es su actuación con el filial cadista ante el Córdoba justo antes del parón.

Es otro de los que pudo jugar en la Copa del Rey en Asturias. Fueron once minutos en los que ya sabe qué significa vestir la zamarra del primer equipo del Cádiz CF.