Las caras de la plantilla en el autobús al aeropuerto
Las caras de la plantilla en el autobús al aeropuerto

Cádiz CF

Un funeral de vuelta a Cádiz

Caras largas, lágrimas y lamentos reflejan el vestuario en su vuelta a tierras gaditanas tras un retorno accidentado por el autobús

Por  21:18 h.

Como no podía ser menos, las caras largas fueron la nota predominante en el viaje de vuelta de la plantilla amarilla a tierras gaditanas. El desastre consumado en San Mamés, tuvo su reflejo en unos jugadores que no fueron ni reflejo de lo que en teoría se les presupone. De los insultos de la afición al término del choque, los desprecios con más de una ‘peineta’ en la misma grada de San Mamés, pasando por un pinchazo en una de las ruedas del autobús del Cádiz.

Y es que hasta el propio autocar no quiso ser menos en un día horrible. Los jugadores tuvieron que tomar el transporte habitual entre Bilbao y el aeropuerto como si un pasajero más se tratase. Dentro del mismo, Kike Márquez y Airam lloraban sin consuelo alguno. Incluso peor parecía lo del sanluqueño que se aislaba del grupo en un rincón sin encontrar explicación a un partido en el que pareció que él pagó los platos rotos a la media hora.

En el propio autobús, algunos seguidores que les acompañaban animaban al propio Claudio que se aferraba a la remontada. “Esto se puede remontar, quedan 90 minutos”, reconocía a un seguidor cadista. Incluso, por lo que se dejaba caber dentro del autobús, el 2-0 era hasta bueno viendo el baño del Athletic al conjunto amarillo.

Ya en el aeropuerto, los jugadores dejaban el País Vasco sobre las 22:00 horas de la noche, pensando que al día siguiente el sol saldría de nuevo. No queda otra.