Los futbolistas del Jumilla salieron vapulados de Carranza.
Los futbolistas del Jumilla salieron vapulados de Carranza.

Cádiz CF

Un año después, la vida en el Cádiz CF no sigue igual

Hace 365 días, los amarillos goleaban al Jumilla antes de acabar el año con derrota y suspirar por mantener un puesto de 'play off' a Segunda

Por  12:18 h.

‘Al final las obras quedan, las gentes se van. Otros que vienen las continuarán, la vida sigue igual‘. Así decía aquella mítica canción de Julio Iglesias que tanto dio que hablar en su época y que hoy todavía se recuerda como uno de los grandes ‘hits’ del cantante. Todo continúa, por más que algunos se vayan, todo continúa pero por fortuna en ocasiones la continuación supera a lo anterior.

Hace justo 356 días, el Cádiz CF goleaba en Carranza a un Jumilla sumido en los puestos de descenso a Tercera y que luchaba por conseguir una permanencia que alcanzó a final de temporada. Una ‘manita’ de la escuadra de Claudio Barragán (5-0) con más efectividad que otra cosa, y que mantenía a los cadistas en puestos de ‘play off’ de ascenso a Segunda.

Un partido que precedió al último de 2015 en el que los cadistas caían en su visita a un rival directo, el UCAM (2-0), y cerraban el año en la cuarta plaza a duras penas. Todo ello tras una primera parte de la temporada irregular en la que la famosa media inglesa hizo que el Cádiz CF ganara en casa y empatara fuera.

Los meses siguientes a dicha campaña ya son conocidos y como acabó la misma, pero contrasta lo vivido en aquellos días de diciembre de 2015 a lo que se vive justo un año después.

Cifuentes, Aridane y Salvi; supervivientes

Ahora, el Cádiz CF vive en una zona cómoda, tranquila e inesperada de la clasificación. De cuarto clasificado en Segunda B, una posición como mucho aceptable, a cuarto clasificado de Segunda División y en puestos de lucha por el ascenso a Primera.

De Claudio a un Cervera que vive sus mejores días como entrenador del Cádiz CF. Nadie duda de que es uno de los grandes artífices de la situación del equipo amarillo y que su puesto en el banquillo está más que consolidado.

Del once titular que goleó al Jumilla hace un año, solo quedan de inicio Cifuentes, Aridane y Salvi en el conjunto que venció el pasado domingo en Córdoba. Por fortuna, la vida no sigue igual y un año después el pesar cadista se ha convertido en una ilusión y un estado de felicidad que ojalá dure.