Pina, arriba, presenció el encuentro ante el Alcorcón de Carranza junto a Fali Fernández.
Pina, arriba, presenció el encuentro ante el Alcorcón de Carranza junto a Fali Fernández.

CÁDIZ CF

El último cara a cara entre Vizcaíno y Pina

El domingo se celebró el consejo de administración del Cádiz CF en Carranza, con la presencia de los dos máximos accionistas de la entidad

Por  8:00 h.

Manolo Vizcaíno ha querido finiquitar la bicefalia con los movimientos de las últimas semanas. El presidente del Cádiz CF despedía a Juan Carlos Cordero al término del mercado y planea destituir a Quique Pina como consejero, después de haberle quitado los poderes delegados a principios de año. Su intención es quedarse solo en la dirección de la entidad, mientras va señalando en diferentes medios de comunicación que tiene una suculenta oferta de unos americanos para comprar el paquete mayoritario de acciones.

Sin embargo, es imposible mantener al murciano al margen pues sigue siendo el dueño del 50% de las acciones del club. Y este domingo ambos se veían las caras en una tensa reunión en el Ramón de Carranza con motivo de la convocatoria del consejo de administración. Los tres consejeros, Vizcaíno, Cobo y Pina, se presentaban en la cita con el secretario general Martín José García Marichal levantando acta del encuentro.

Sólo cuatro personas y dos que no se dirigen la palabra. No establecen contacto verbal y, como recoge el secretario, los ruegos y preguntas de Pina llegan por escrito. Por ejemplo, su desacuerdo por la decisión del presidente de cesar al director deportivo sin pasar la decisión por el filtro del consejo, por lo que demanda que la indemnización no corra a cuenta de las arcas del Cádiz CF. Vizcaíno se aferra a la posibilidad de que la Operación Líbero también salpique a Juan Carlos Cordero y por ende a la entidad, pero es muy probable que el despido ‘disciplinario’ sea improcedente y haya que abonar su correspondiente sanción.

El viaje de Quique Pina a Tenerife

Locos por el Balón pertenece en igualdad de acciones a los dos socios y será imposible arreglar la crisis institucional si no se produce la salida definitiva de uno de los dos. Además, Pina es consejero y como tal suele acompañar al equipo en los partidos, ya sea en Carranza o en los desplazamientos. La pasada semana desde protocolo del club le negaban el viaje a Tenerife, pero el murciano se pagó su propio billete para volar en el mismo avión del plantel y pernoctar en el mismo hotel, el Silken Atlántida.

Durante el viernes y el sábado, el consejero departió tanto con los futbolistas como con el propio entrenador, Álvaro Cervera, en presencia del presidente. Incluso vio el duelo desde el palco del Heliodoro Rodríguez López por deseo expreso del presidente chicharrero, Miguel Concepción Cáceres, que no quiso cerrar las puertas a Pina pese a sus desavenencias con Vizcaíno. Y un día después, nuevo encuentro en el consejo de administración.

Esta dura pugna continúa, con el equipo inmerso en las profundidades de la tabla. Ambos dirigentes amenazan con denuncias cruzadas, pero la lentitud de la Justicia prolonga esta agonía. El presidente asegura contar con una oferta de un grupo inversor norteamericano que lo mantendría a él al frente de la entidad, pero para eso Pina tendría que dar el sí a la venta. Y ni siquiera tiene la oferta sobre su mesa.