Iván Alejo pugna por un balón.
Iván Alejo pugna por un balón.

Cádiz CF

UD Logroñés-Cádiz CF (1-1) La Copa revienta en La Rioja

Los de Cervera se adelantaron en el marcador con un gol de Querol pero se relajaron en la reanudación hasta dejarse empatar

Por  23:21 h.
UD Logroñés
1
Cádiz
1
UD Logroñés: Pablo Fid, Iago López, Iñaki, Zabaco, Gorka Pérez, Andy (Olaetxea, 65’), Sierra (Errasti, 91’), Javi Álamo (Ñoño, 65’), Siddiki, Víctor Socorro (Ander Vitoria, 76’) y Rayco.
Cádiz CF: David Gil, Akapo, Fali (Sergio González, 46’), Rhyner, Quezada, Garrido, Bodiger, Alejo (Nano Mesa, 71’), Javi Navarro (Álex Fernández, 91’), Querol y Caye Quintana (Iza, 67’).
Goles: 0-1: Querol (24’); 1-1: Ander Vitoria (89’). Penaltis: Por el Logroñés: Iñaki (Gol), Gorka Pérez (Gol),Siddiki (Fallo), Ander Vitoria (Gol) y Errasti (Gol); por el Cádiz CF: Álex (Gol), Iza (Fallo), Bodiger (Fallo), Garrido (Gol).
Árbitro: López Toca, cántabro. Amonestó a los locales Sierra, Errasti e Iñaki y al cadista Akapo.
Incidencias: Algo más de 5000 espectadores, con la presencia de cerca de 200 espectadores cadistas.
Estadio Nuevo Las Gaunas.

No estaba previsto caer en La Rioja pero de nada importará si los de Cervera siguen mostrándose en Liga tal y como lo han hecho en la primera vuelta. Eso sí, más le vale, porque la imagen dada en la segunda parte en el Nuevo Las Gaunas ante un Segunda B, por mucho líder que sea, no puede ser del agrado de nadie. Los hombres de Cervera se adelantaron en el marcador con un gol de Querol pero se echaron a dormir en la segunda mitad para que el Logroñés lo aprovechara y apurase una prórroga donde Álex no pudo hacerlo todo.

Salió desde el inicio el Cádiz CF con la idea clara y esa no era otra que hacerse con el control del partido cuanto antes, imponer su ley e intenar hacer, desde la humildad, la eliminatoria un trámite. A eso, además, se le sumaba la debilidad defensiva del Logroñés, que pese a ser el líder del grupo II de Segunda B evidenciaba también que estaba jugando con su equipo suplente dadas las facilidades que daba en su defensa. Se notaba el sello del excadista Sergio Rodríguez, que solo estuvo un año en el Cádiz CF. Lo suficiente para hacerse una idea de él, es decir, un jugador amante de la posesión de balón, del toque y del ‘tiquitaca’. Pero esa calidad no la puede tener todo el mundo y fue así como sus defensas, los menos habituales para más inri, se empeñaron en conceder al Cádiz CF opciones que, además, se ganaban los de Cervera, que durante todo el primer tiempo supieron hacer una gran presión ante un rival que, como era normal, salió timorato.

Pese a elllo, la grada del Nuevo Las Gaunas apretaba a los suyos pero la superioridad amarilla se daba casi que por hecho, por decreto. Aunque pasaron los primeros veinte minutos sin demasiados contratiempos parecía evidente que el equipo de Cervera era el que llevaba el timón sin ningún tipo de problemas ni oposición de ningún tipo salvo más allá de los típicos avances de rabia del equipo local de turno. Y fue así como comenzaron a llegar los primeros acercamientos al área del conjunto riojano, que siempre estuvo a merced del otro líder, el de la Segunda A. Y, claro, las categorías están por algo.
El primer aviso llegó desde la banda derecha de Iván Alejo, que puso un balón pasado al que el canterano Javi Navarro no llegó a contactar. Seguiría intentándolo el Cádiz CF y a la siguiente ya sería la de la verdad porque otra vez Querol se ponía la capa de ‘Copaman’ para adelantar a los suyos después de una acertada asistencia del onubense Caye Quintana.

Se adelantaba el Cádiz CF pasado el minuto 20 y las cosas se ponían muy bien para los intereses de los pupilos de Cervera, que sin embargo afrontaron varios minutos de empuje riojano que se solventaron sin demasiados problemas después de que un par de faltas al borde del área de David Gil no encontrasen puerta.
Pasada esa tímida reacción del conjunto riojano, volvió el Cádiz CF a coger la sartén por el mango. Y lo hacía gracias a Iván Alejo, que se mostró tan activo con el balón como ingrato para una nueva afición que la emprendió con un hombre que no sale de un campo sin recibir algún tipo de reproche. Algo hará el bueno de Alejo, que eso sí, volvió a meter un balón al área del Logroñés que fue recogido plácidamente por el arquero Pablo Cid.

Supo el Cádiz CF contemporizar desde su gol hasta la llegada del descanso sin dar la espalda al ataque.De hecho, una vez más, era Luismi Quezada el que empujaba desde su banda hacia campo contrario y de nuevo era el lateral el que se hacía dueño y señor de los balones parados.

Pasaban los minutos y el CádizCF seguía gestionando con experiencia y frialdad un encuentro que prosiguió en su segundo tiempo con el mismo panorama y con Alejo tan activo por su banda como desacertado en sus centros.

Fali se queda en la caseta

Movió el banquillo Cervera en el vestuario y dejaba en la caseta a Fali con molestias y daba entrada al canterano Sergio González para formar pareja de centrales con Rhyner. No se quedó de brazos cruzados Sergio Rodríguez, que a los veinte minutos de la segunda parte refrescó su ataque con la entrada de Ñoño y Olaetxea, que pronto activaron el encuentro para satisfacción de una grada que le pedía a su equipo lo que le estaba dando, dar un paso adelante.

Pese al arreón del Logroñés, lo cierto es que el partido se templó hasta llegar a casi dormirse para mayor incertidumbre de los aficionados cadistas, que aunque se veían por delante en el marcador veían también como el rival seguía vivo mientras se aproximaba poco a poco a las inmediaciones de David Gil.

Para intentar remediar esto, Cervera volvió a mover su banquillo y dejaba sin debutar a Pombo. En su lugar, le daba sitio a Nano Mesa para sustituir al otra vez pitado por una afición contraria Iván Alejo.

Como si fuera de Liga, el Cádiz CF entregó la pelota. Y ante esto, el Logroñes seguía probando fortuna sin encontrarla como con un disparo que se fue alto del recién entrado Olaetxea.

Se acomodó tanto el Cádiz CF que sin querer queriendo metió a su rival en el partido. Y cerca estuvo de empatar Ander Vitoria, que con un disparo forzó un saque de esquina que levantaba los ánimos del Nuevo Las Gaunas, que minutos después pidió penalti tras otro saque de esquina forzado por Ñoño, que con su velocidad se las hizo pasar canutas a Carlos Akapo, que tuvo que recibir la ayuda de Iza Carcelén.
Acostumbra el Logroñés a hacerse con el peso de los partidos en su Liga y el Cádiz CF se lo entregó mediada la segunda parte, justo a partir de cuando los amarillos comenzaron a sentirse demasiados incómodos. Las contras no llegaban y el conjunto riojano seguía dominando el balón al compás de una grada que le daba alas viendo como maniataba a un rival de superior categoría.

Estaba avisando el conjunto riojano y lo estaba haciendo por la banda de Ñoño que inició una jugada que acabó con el gol del empate de Ander Vitoria, que supo colocar su pie tras un remate de Rayco desde fuera del área. Era el minuto 89 y el Cádiz CF quiso contestar con un disparo, de Nano Mesa, que forzó un córner con el que Querol, de tacón, por poco vuelve a marcar si no es por la intervención de Fid.

A la prórroga…

Se llegaba a la prórroga y a Cervera no le gustó porque lo primero que hizo fue dejar en el banquillo a un desaparecido y ‘tocado’ Javi Navarro por Álex Fernández, que desde que pisó el verde cambió las páginas del libro. Fue de sus botas de donde se originó una jugada que pasó por Querol e Iza, pero el centro del portuense en boca de gol no pudo ser rematado por el propio Álex.

Parecía el Cádiz CF enchufado salvo en un momento Sergio González, que falló en un control para regalar a Ñoño, que de manera egoísta no quiso ver a Vitoria y se la jugó en un mano a mano en el que salió victorioso David Gil, que salvaba a los cadistas del 2-1.

Era el Logroñés el que más hacía por buscar la portería contraria hasta que a cinco minutos del final se quedaba con uno menos por lesión de Rayco. Esto lo aprovechó el Cádiz CF para irse al ataque aunque no tuvo el tiempo necesario para evitar una tanda de penaltis que se la acabó llevando el Logroñés y con ella el pase de la eliminatoria que no hace otra cosa que centrar a los cadistas en lo único que le queda, que no es moco de pavo, seguir en la Liga como está y darle a su afición un ascenso a Primera que por supuesto eche al olvido un mal sorbo de Rioja que estropeó una Copa que apuntaba maneras.