Salvi celebra el primer gol del partido.
Salvi celebra el primer gol del partido.

Cádiz CF

UD Almería-Cádiz CF (0-2) De Salvador, Salvi

Dos goles del sanluqueño rompen la mala racha de un equipo que recupera la calma y la confianza en la fórmula del maestro

Por  23:05 h.
Almería
0
Cádiz
2
UD Almería: René; Fran (Javi Álamo, 69'), Owona, Joaquín, Nano; Mandi, Alcaraz, Hicham (Juan Muñoz, 69'), Fidel (Gaspar, 60'), Pozo; y Caballero.
Goles: 0-1: Salvi, en la boca de gol y a pase de Lucas Bijker (38'); 0-2: Salvi, a la contra y tras definir por bajo a René tras una asistencia de Carrillo.
Cádiz CF: Cifuentes, Carpio, Servando, Villanueva, Lucas, Garrido, José Mari (Perea, 84'), Álex Fernández, Salvi (Nico, 72'), Álvaro García y David Barral (Carrillo, 45').
Árbitro: Arcediano Monescillo, manchego. Amonestó a los locales Pozo (67'), Mandi (77') y Rubén Alcaraz (89') y a los cadistas Garrido (22'), José Mari (30'), Carpio (62') y Álvaro García (75').
Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de Liga.
Estadio de los Juegos Mediterráneos.

Cuando Cervera dice algo malo es que pasa algo malo. De la misma manera que cuando dice algo bueno es porque hay algo bueno. Por eso mismo, y después de los partidos ante Betis y Rayo, el entrenador del Cádiz CF, tras arreglar con sus chicos unas cosillas tras el desastre en Huesca, manifestó su confianza en salir de la dinámica negativa porque se estaba en el camino. Y lo de este domingo en Almería no es fruto de la casualidad y sí del trabajo y la confianza en lo que se hace. En lo que siempre se ha hecho. Y en lo que se seguirá haciendo. Si el físico responde, si las lesiones respetan y si la gente corre como se tiene que correr, que se aparten porque llega el Cádiz CF. Mejor dicho, regresa.

Sacaba Cervera el once de gala aproximado de lo que quiere de un equipo al que le han vuelto las ganas una vez que se ha visto con el agua al cuello. Y cuando este conjunto aprieta los dientes, la diosa fortuna suele ponerse del lado del que más suda. Y así, bajo esa premisa salió un Cádiz CF que aprovechaba los primeros quince minutos de partido para darse cuenta de lo que ya sabía. Y eso no era otra cosa que al Almería le gusta tener el balón, arriesgarlo y llevarlo hacia el área contraria dominado.

Pasado un primer cuarto de hora de respeto mutuo, la banda izquierda de Fidel comenzó a meter problemas a Carpio. Un centro del extremo almeriense tuvo que ser sacado con la punta de la bota de Servando para impedir el remate en el primer palo de Caballero. A los diez minutos de esa jugada, volvía de nuevo Fidel a hacerle un traje a Carpio para sacar un centro que esta vez sí encontró la cabeza de su delantero pero el testarazo fue a las manos de Cifuentes. Entre tanto, por parte del Cádiz CF solo se vio aparecer a Álvaro García, que pese a estar bien tapado por el lateral Fran avisaba de sus ganas con dos internadas que no acabaron con remate,

Poco a poco, el partido se fue abriendo y las idas y venidas se daban sin que los equipos terminasen de romperse. Parecía dominar más el Almería, si bien el Cádiz CF confiaba todo su ataque a sus veloces extremos. A punto de llegarse a la media hora, un saque de esquina botado por Fidel era rematado con potencia y colocación a la misma escuadra por parte de Rubén Alcaraz en lo que era hasta el momento la mejor ocasión de un duelo en ciernes.

Era el Almería el que llevaba la batuta del partido y basaba todo su ataque en colgar balones a Caballlero, muy bien tapado en todo momento por Servando y Villanueva y la ayuda de Carpio. Sin embargo, los rechaces de la zaga cadista no eran bien guardados por José Mari y Garrido, ambos ya con tarjetas. Esto motivaba que Rubén Alcaraz lo intentase un par de veces desde lejos con disparos que felizmente no encontraron portería.

Dominaba el Almería cuando llegó una jugada aislada del Cádiz CF de la que Salvi sacaría oro después de que Lucas Bijker se asociase con Barral para, desde justo encima de la línea de fondo, enviar un balón de oro en la noca de gol para que el sanluqueño rematase a placer consiguiendo adelantar a los suyos a siete minutos del final.

El duelo siguió por los mismos derroteros ya que el Almería seguía basándose en sus centros al área. Fue en uno de ellos en el que Cifuentes metió sus puños para despejar un balón que fue recogido en el balcón del área por Pozo, pero la volea con la zurda del mediapunta almeriense se fue por poco de una portería bien tapada por Cifuentes.

Al Cádiz CF no le importaba en exceso ser dominado porque si el gol de Salvi llegaba en una jugada aislada bien pudo llegar el segundo en otra si el disparo de Álex no fuera sacado bajo palos por un defensor local después de una jugada lanzada por Alvarito.

Carrillo, entrar y asistir

Movió el banquillo Cervera en el descanso y poco o nada de tiempo tuvo que pasar para confirmar su acierto. Se quedaba en el vestuario Barral y entraba un Carrillo que en la primera bola que tocaba metía un pase de gol a Salvi para que el sanluqueño batiese a René por debajo de sus piernas tras superar en velocidad a Owona.

El escenario se ponía inmejorable para el Cádiz CF. El estadio de los Juegos Mediterráneos comenzaba a enfadarse con los suyos, que pese a los dos goles siguieron buscando con intención la portería amarilla. Así llegó un doble disparo de Joaquín, que vio como primero Garrido se interponía en su camino y, después, Álvaro García para enviar a córner un balón que buscaba la escuadra.

Asediaba con todo el Almería al Cádiz CF, que se gustaba sufriendo los minutos siguientes al segundo de Salvi. Sin tiempo para acomodarse siquiera, Cifuentes sacaba los puños para escupir un disparo de Fidel en pleno asedio local.

No sabía cómo detener el partido el Cádiz CF hasta que sacó la experiencia de Carrillo y Álex, que con dos faltsa provocadas paraban un poco el ritmo. Precisamente, tras la segunda falta José Mari puso un balón inmejorable a la cabeza de Villanueva, que no fijó muy bien su puntería pese a estar completamente solo y vio como su cabezazo dormía en las manos de René.

No estaba ni mucho menos controlado el encuentro pese a lo que podía pensarse por el ambiente del estadio con su equipo y los dos goles de renta para el Cádiz CF. Pero a medida que el balón le llegaba a Salvi las cosas se iban aclarando.

Sin nada que perder, Ramis dejó a su defensa con tres hombres para dar entrada a Javi Álamo y Juan Muñoz y reforzar su ataque pero apenas variaría el resultado del juego. Igualmente, Cervera rompía el ritmo con la entrada de Nico por Salvi. Entre los cambios, la falta de fuerzas del Almería y el saber estar del Cádiz CF la llama de la emoción se fue apagando. Y con ellas, las apariciones almerienses por los dominios de Cifuentes.

Pudo alegrar más el resultado Carrillo, pero el murciano no llegó a rematar otro gran centro por banda de un Alvarito que día a día va recuperando esa chispa que entre el Getafe y Eddy le quitaron hace un tiempo. Y si buena se la puso el utrerano, igual se la puso a Perea, que también pudo haber conseguido el tercero de no ser por el cruce de un rival.

Los minutos pasaban para el Cádiz CF con la tranquilidad del torero que ve a su enemigo irse a tablas tras una estocada mortal. Dejaba al Almería en el mismo sitio, o peor, que pudiera haber acabado él mismo de no conseguirse la victoria. Vuelve la calma, la esperanza y la fe en un Cádiz CF que deberá confirmar esta avalada mejoría el próximo lunes en Carranza y ante quien más necesita saber que los suyos han vuelto; su afición, que lo espera con los brazos abiertos.