Uche habla con su entrenador Vicente Moreno.
Uche habla con su entrenador Vicente Moreno.

Cádiz CF

Uche, el sueño no pagado por Muñoz

El ex delantero del Recre no vistió de amarillo por 200.000 euros en la última temporada del Cádiz CF en Primera

Por  15:00 h.

Hoy el Cádiz CF se enfrentará a un delantero que, según muchos, pudo salvar al equipo cadista del descenso a Segunda en la última campaña que los amarillos disfrutaron de las mieles de la Liga de las Estrellas. Al final no llegó y tuvo que venir de Uruguay el Cacique Medina, un delantero potable para Segunda y poco más. Eso sí, su manera de celebrar los goles, con sus flechas y demás, gustaba en la grada pero la pena es que no pudo tirar muchas. Al menos, las suficientes como para mantener al Cádiz CF en Primera. Algo que seguramente sí podría haber conseguido un delantero que se ha pegado gran parte de su etapa en Primera División,

“Lo que ha sucedido con Uche es que hemos hecho un esfuerzo económico, hemos apostado fuerte, pero el Recreativo ha considerado que no es suficiente, nada más. Pero no se pueden olvidar otros casos. Conseguir las cesiones de Estoyanoff o de Benjamín no es fácil. Eso se le olvida a la gente, como que también costó lo suyo traer a Acuña, aunque en este caso el dinero no lo puso el club, y vemos que ha merecido la pena”. Estas palabras corresponden al entonces presidente y máximo accionista del Cádiz CF, Antonio Muñez Vera, que hasta el último momento estuvo negociando con el entonces presidente del Decano, Francisco Mendoza, que una vez llegado a un acuerdo con el Cádiz CF, horas después incrementó el fichaje del delantero nigeriano, hoy en las filas del Nàstic, en una cantidad cercana a los 200.000 euros, condición que Muñoz se negó a aceptar.

Hoy Uche se verá las caras, aunque sea desde el banquillo porque no está al cien por cien, con el equipo donde estuvo muy cerca de militar. Muchos cadistas aún no olvidan esos 200.000 euros que Muñoz se negó a pagar para acabar firmando a Alexander Cacique Medina. Como dice el dicho, a veces, lo barato sale caro.