Las Palmas, último ganador del Trofeo Carranza.
Las Palmas, último ganador del Trofeo Carranza.

Cádiz CF

El Trofeo Carranza más complicado de los últimos años

Nunca antes costó tanto formar un cartel que va decayendo por culpa de las pretemporadas, las giras y las televisiones

Por  13:52 h.

Ni el Trofeo Carranza de la era Sinergy fue tan complicado como el que se le está presentando al Cádiz CF en su 64º edición. Un torneo que a día de hoy solo sigue contando con la mitad de los equipos, teniendo en cuenta que uno de ellos, es el anfitrión. Y el otro, la UD Las Palmas, ahora en Segunda División, adquirió su compromiso de manera automática al ser el ganador de la pasada edición.

El caso es que a poco más de dos semanas del ‘Trofeo de los Trofeos’ todo sigue en el aire. El cartel no está cerrado, las fechas son un supuesto y el Ayuntamiento de Cádiz está a la espera de cara a organizar actividades lúdicas en torno a la cita que sustituyan a las ya extinguidas barbacoas.

Un Trofeo Carranza cogido por pinzas y no porque el Cádiz CF no esté sudando lo indecible por cerrarlo. No se puede decir que la entidad cadista, con su presidente Manolo Vizcaíno al frente, no esté buscando equipos por todos lados.

Han sido varios los que han dado un ‘no’ por respuesta ante la llamada de Vizcaíno. Uno de ellos, adelantado por Canal Amarillo, fue la Roma de Monchi. Mientras que otros como el Real Betis también desistieron en un primer momento, aunque podrían cambiar de opinión.

Las llamadas a clubes de todo tipo están siendo constantes, al igual que los palos en forma de respuesta negativa. El colmo de los males ha sido el desplante del Alianza de El Salvador, que un principio se comprometió para después echarse para atrás.

El fútbol moderno, problema del Trofeo

El caso es que ni el descafeinado cartel del Trofeo Carranza de 2013 con el Sevilla, Tetuán y Cádiz CF costó tantos sudores como el actual. Por aquel entonces, Sinergy acababa de llegar al Cádiz CF y formó un triangular más que criticado pero que quizás incluso firmarían los actuales regidores del Cádiz CF viendo la complejidad del asunto.

Con todo, queda claro que evidentemente el Trofeo Carranza no es lo que era y no lo volverá a ser. Y no por culpa del Cádiz CF, sino por la propia evolución del fútbol. Un caso que no es aislado. Que se lo digan al Teresa Herrera o El Colombino.

No hay equipo puntero de Primera División que no viaje fuera de España o tenga incluso algún compromiso oficial, véase previa de ‘Champions’, Europa League o Supercopa. Ello condiciona mucho las pretemporadas, no de clubes nivel Real Madrid o Barcelona, sino incluso de equipos de nivel medio de Primera División.

Asimismo, los equipos no vienen gratis al Trofeo. En la era digital y de las televisiones, los bolos o amistosos de los equipos son vendidos al mejor postor a los diferentes operadores audiovisuales, por lo que traerlos a la cita gaditana tiene un coste difícilmente asumible en ocasiones. Lejos queda ya la ayuda económica que el Ayuntamiento de Cádiz daba para la organización del torneo.

Son las premisas actuales de un torneo condenado, como mínimo, a reconfigurarse. Seguramente la idea del cuadrángular carece cada vez más de sentido teniendo en cuenta la cantidad de baches que el Cádiz CF se encuentra el camino. ¿Un partido único que sirva de presentación para el equipo amarillo? Seguramente la solución más lógica para años venideros.