Álvaro Cervera, en una rueda de prensa en El Rosal.
Álvaro Cervera, en una rueda de prensa en El Rosal.

Cádiz CF

Triple pivote o estirar el chicle en Córdoba

Cervera mantiene la duda de repetir once en el Nuevo Arcángel o apostar por la vuelta de Álex Fernández por Lekic

Por  8:00 h.

Álvaro Cervera, aunque ya ha demostrado que también puede cambiar de opinión aunque sea a regañadientes, es un entrenador de ideas fijas. Lo ha demostrado y no tiene reparo en volver a demostrarlo unas cuantas veces. No se separa de ellas y cuando lo hace no es que no lo admita pero sí que desliza que se está jugando con algo que no es lo suyo. No pierde la ocasión de decirlo cada vez que se le pregunta. Por muy bien que el equipo haya jugado de cara a la galería. Por mucho que se haya hecho con el balón, por mucho que los suyos enlacen un par de minutos con la pelota en su poder. Pasó en los mejores minutos de fútbol en el encuentro ante el Albacete que se acabó empatando con un gol ‘in extremis’ de Romera y volvió a pasar en Lugo con la victoria con la que se comenzó a cambiar la dinámica negativa. Entonces, pasadas las fechas, aseguraba que eso de “jugar por dentro no es una idea” que salga de su boca. Pero no por ello, por mucho que le salga la jugada, Cervera se baja del burro. Y hace bien, entre otras cosas porque su método, con la ayuda de la vuelta de muchos jugadores lesionados, ha vuelto a resplandecer más que nunca.

Sin ir más lejos, el pasado sábado, tras la autoritaria y cómoda victoria ante el Reus, Cervera volvió a llevar al personal a su carril. La posesión nos la han ganado ellos pero nosotros somos esto”, dijo mientras acababa de dar buena cuenta de una fruta y con los tres puntitos en la buchaca. Y, crecido en la victoria, la tercera consecutiva en Liga, siguió dando razones de que su Cádiz CF no puede salirse del guion marcado. Bueno, por poder puede, como se ha visto que ha podido, pero se mantiene en sus trece que, a la larga, las cosas acabarían torciéndose. Como contra el Alcorcón o, sir más lejos, como en la primera parte ante el Elche donde el equipo salió a jugar para finalmente no jugar a nada e irse al descanso con 0-1.

En esa línea, el técnico cadista repitió lo que es la base de su estilo. “Por la velocidad y jugadores que tenemos hacemos un par de ocasiones seguro. Aunque no ganes en el partido sabemos que jugando así el equipo va a ser bueno. Estamos cómodos cuando la pelota la tiene el contrario porque tenemos jugadores arriba y buenos pasadores”. Más claro, el agua.Por todo ello, y más ahora que hasta los resultados se han aliado firmemente con el entrenador cadista, el camino del Cádiz CF va a seguir siendo el que, según Cervera, nunca ha tenido que salirse. No obstante, eso no quiere decir que el once que saque en Córdoba vaya a ser el mismo que encarriló desde el primer momento el dulce encuentro ante el Reus de la pasada jornada.Pero el fútbol es cambiante y, como tal, Cervera no es de esos entrenadores que suele repetir once porque la deriva de los buenos resultados le lleve a hacerlo. No. Cierto es que en el partido del Reus, por eso de jugar en casa, siguió estirando la misma idea con la que goleó en el segundo tiempo al Elche y la cosa, a la vista está, le salió de dulce.Sin embargo, este domingo visita el Cádiz CF un Córdoba con urgencias. Con Sandoval en la picota, todo lo que no sea sumar tres puntos podría acarrear la destitución del entrenador que consiguió la milagrosa permanencia la temporada pasada en el Nuevo Arcángel. Pero el caso es saber cómo afrontará Cervera un duelo fuera de Carranza y es ahí donde le pueden asaltar las dudas.Y es que este domingo, a pesar de que en los dos últimos encuentros se ha decidido por el doble pivote formado por los insustituibles José Mari y Garrido para dejar la dupla atacante a Lekic y Manu Vallejo ligeramente más retrasado, es posible que como tantas otras veces fuera de Carranza el entrenador del Cádiz CF apueste otra vez por recuperar el triple pivote que tanta seguridad y equilibrio le garantiza con la entrada de Álex Fernández, que no juega desde el minuto 45 del partido ante el Elche, para dejar a Manu Vallejo solo en punta quedando el ariete serbio en la reserva.

Las cosas comienzan a irle muy bien al Cádiz CF y aunque Cervera no olvida la fragilidad del Reus, también es consciente de que el Córdoba le exigirá mucho más que el conjunto catalán dado la responsabilidad que tiene ya de por sí en el partido y lo empujado que estará desde una grada que rozará el lleno. Para frenar este ímpetu cordobesista, el técnico cadista ya se ha mostrado en otras jornadas más partidario de contener a un rival lanzado con el equilibrio de José Mari, la pujanza de Garrido y el ‘tempo’ de Álex. Tres hombres tan fiables como para dudar de un esquema que le ha dado los seis últimos puntos que el Cádiz CF tiene en su casillero.