Álvaro Cervera habla con su equipo antes de un entrenamiento.
Álvaro Cervera habla con su equipo antes de un entrenamiento.

Cádiz CF

Tranquilidad en el vestuario pese a las curvas

Los pupilos de Álvaro Cervera hacen autocrítica pero no desconfían del trabajo que se está haciendo

Por  16:50 h.

Está comenzando la temporada de una manera muy irregular en el Cádiz CF y eso, como no puede ser de otra manera, afecta en el entorno, pero no tanto en el vestuario, donde se sigue trabajando con fe en que todo vuelva a su sitio. Eso sí, que no hay nervios no quiere significar lo mismo que no haya preocupación.

Las lesiones en la defensa, los problemas que se están teniendo de cara a hacer gol o las facilidades que se están dando a los equipos rivales para que crean ocasiones son ahora mismo los principales quebraderos de cabeza de un conjunto que reconoce en primera personas que las cosas no se están haciendo bien. La moral sigue intacta y se sabe que los primero que hay que hacer es autocrítica para salir adelante cuanto antes.

En este apartado, los veteranos son los primeros en dar tranquilidad a los recién llegados y desde la motivación y el compañerismo se coincide en señalar que hay que apretar mucho más. Sobre todo, en el trabajo defensivo de los once que salen al campo.

Y es que los pupilos de Cervera saben que el camino para la mejoría se encuentra en algo que en las dos temporadas anteriores se basaban las victorias: la puerta a cero. Desde el propio vestuario son conscientes de que están sufriendo con facilidad goles del contrario, algo que costaba mucho recibir en temporadas anteriores.

La mentalidad de Cervera se sigue a pies juntillas en el vestuario, que es el primero en reconocer que los partidos se ponen muy cuesta arriba en el justo momento en que hay que darle la vuelta al partido. Un discurso que no ha cambiado desde la temporada en la que se ascendió a Segunda sin tener un plan B con el que responder a un gol en contra.

Por todo ello, los pupilos de Cervera se encuentran tranquilos y confiados en las mismas herramientas con las que se ascendieron e incluso se estuvo a punto de conseguir el ascenso a la elite.