Chechu fotografía a las gradas del Rico Pérez de Alicante.
Chechu fotografía a las gradas del Rico Pérez de Alicante.

Cádiz CF

Todos pendientes de Chechu en el Hércules

El extremo comunicará a su entrenador antes del partido si soporta el dolor en su pie o no

Por  17:13 h.

Juegue o no, Chechu es un jabato. El hombre clave del Hércules se ha pegado toda la semana luchando con sus molestias en el pie y hasta el último momento de la tarde de mañana no le dirá a su entrenador si puede o no puede jugar. Depende de él, su equipo lo necesita y como depende de él, muchos de los que le conocen apostarían a que va a jugar. Mucho le debe doler para que el estandarte de este Hércules se pierda la final de mañana por la tarde en Alicante.

Porque quien viera a Chechu salir del entrenamiento del jueves en el Rico Pérez hubiera apostado (y mucho) a que causará baja mañana. El atacante blanquiazul salió con muletas y sin apoyar el pie para proteger lo máximo posible el dedo que tiene seriamente lesionado. Sin embargo, solo unas horas más tarde, tras revisarle meticulosamente, el doctor Pedro Luis Ripoll emitía un diagnóstico opuesto a esas sensaciones matinales. «Evoluciona favorablemente y creo que va a poder estar», sentenció el galeno. ‘Tracatrá’.

La impresión tras hablar con el prestigioso médico es que Manolo Herrero podrá contar con Chechu, sobre todo porque éste es el primero que se va a dejar la piel para que así sea.

Pero la semana ha ido avanzando y Chechu no mejora, al menos ostensiblemente. Hoy mismo, en el último entrenamiento de la semana previo al choque, el jugador del Hércules abandonaba y regresaba al entrenamiento de forma simultánea. Y es que el jugador está probando cómo se ve con las diferentes férulas que le han realizado para su dedo amortigüe el dolor de la mejor forma posible. El fin no es otro que comprobar cuál de ellas se acopla mejor al futbolista y le permite jugar más cómodo (si es que se puede jugar cómodo cuando apenas se puede poner el pie en el suelo).

Está claro que por Chechu no será. El andaluz del Hércules va a hacer lo imposible por estar a disposición de Herrero, como ya demostró hace unos días cuando jugó el partido de vuelta de la eliminatoria contra el Murcia ya con el ligamento del dedo roto. Era un partido decisivo para el Hércules y no se lo quiso perder aunque ello le supusiera correr un gran riesgo físico (de hecho, se le agravó la lesión).

El jienense no solo ha sido el jugador más determinante en el ataque del Hércules durante la temporada sino que está demostrando una implicación máxima (también Casares jugó lesionado en Murcia y se acabó de romper) y su presencia sobre el terreno de juego del Rico Pérez el domingo se puede convertir, también, en una inyección de moral para una plantilla que sabe de la importancia de su compañero.

El once, a la espera

Por tanto, hasta última hora no se sabrá si Chechu puede realmente jugar contra el Cádiz CF, pero con el simple hecho de no arrojar la toalla se está metiendo en el bolsillo a una afición agradecida y ávida de héroes en este Hércules.

Ante esto, Manolo Herrero no le queda otra que esperar el visto bueno de su jugador. Una vez sabido, el entrenador del Hércules baraja varias alternativas. La primera, la que desea, sería contar con el ex del Xerez Chema bajo palos. La defensa de cuatro, de derecha a izquierda, con Rafita,Atienza, Álex y el veterano de 36 Paco Peña en la izquierda. El doble pivote con Lázaro y el jugón David González, ‘el moco’ canario que dejó en la estacada al Cádiz CF de Agné para firmar por el Numancia hace una temporada. Quero, ante la baja de Casares, estará en la derecha, Chechu estaría en la izquierda, Miñano en la mediapunta y Javi Portillo arriba.

Sin Chechu, lo más normal es que Herrero no se complicase mucho y tirase a la banda izquierda a Miñano para colocar de enganche a Adri Cuevas.

Más complicado pero no descartable sería la opción de jugar con una defensa de cinco, con tres centrales dando entrada a Fran González en el eje de la zaga, el héroe de la Condomina que con su gol encajó al Hércules al partido de mañana. Los carrileros serían Rafita y Paco Peña y la batalla la plantearía Manolo Herrero en el centro del campo con una gran concentración de jugadores, bregadores como Lázaro pero exquisitos como David González o Miñano.

La partida también se jugará en los banquillos, desde donde Claudio y Herrero moverán sus fichas.