El partido del curso pasado en Carranza lo ganó el Cádiz CF.
El partido del curso pasado en Carranza lo ganó el Cádiz CF.

Cádiz

Solidez defensiva y poca pólvora en ataque definen al Alcorcón

El conjunto alfarero, próximo rival del Cádiz CF en LaLiga 123, ha realizado 16 fichajes en el mercado de verano

Por  9:38 h.

El próximo domingo a las ocho y media de la tarde el Cádiz CF hará su debut de la temporada en el estadio Ramón de Carranza ante la AD Alcorcón. El equipo alfarero, que dirige desde el banco Julio Velázquez, logró un meritorio empate a cero ante el Sporting de Gijón en su primer partido de liga en Santo Domingo.

Los amarillos, que el año pasado estuvieron muy cerca de descender, han hecho una renovación profunda de la plantilla, perdiendo incluso a su gran estrella de los últimos años, el goleador David Rodríguez, que se marchó traspasado a Osasuna a cambio de un millón y medio de euros. La renovación ha sido tal, que 16 han sido los jugadores que han llegado y 24 los que se han marchado (entre jugadores del filial, de la primera plantilla y cedidos que debían volver).

Concretamente, los jugadores que han llegado han sido Hugo Álvarez y Nono del UCAM de Murcia, Laure del Deportivo, Sangalli del Mirandés, Errasti del Spezia italiano, Dorca del Elche, Felipe Alfonso del Villarreal, Dumitru del Napoli, Pereira y Fernández del Oviedo, Casto del Almería, Peña del Racing, Lázaro y Soriano del Huesca, Burgos de Rosario Central, Casto del Almería y Borja Domínguez del Córdoba.

Virtudes y defectos

Eras ver el primer partido ante el Sporting y la pretemporada, se puede concluir que le Alcorcón es un equipo sólido al que le falta gol. El conjunto alfarero juega con una defensa de cinco, que no concedió casi ninguna ocasión a su potente rival durante todo el choque.

Por contra, le cuesta mucho llegar a la portería contraria. El ex bético Kadir, uno de los que sigue, fue el hombre más peligroso en la primera jornada. Pocas fueron las ocasiones que tuvieron ante los asturianos en su estreno liguero, y en las pocas ocasiones en las que llegaron a la meta contraria sus hombres de ataque no estuvieron demasiado acertados.