Enrique Zarza, en una junta de accionistas del Cádiz CF..
Enrique Zarza, en una junta de accionistas del Cádiz CF..

Cádiz CF

Sinergy duda de Vizcaíno y le acusa de distraer cerca de 150.000 euros del Cádiz CF

Zarza denuncia nuevos hechos que podrían anular las dos ampliaciones de capital que ha realizado durante su mandato

Por  21:04 h.

Con el principio de la desescalada y la vuelta al comienzo de la nueva normalidad también ha vuelto a ver la luz Sinergy, que el pasado viernes confirmaba mediante un auto judicial la restitución del 49,5% de las acciones del Cádiz CF por parte de Locos por el Balón después de que la subasta fuera declarada nula.

Pues bien, ahí no solo queda el ruido de la sociedad mercantil con sede en Bristol y representada por el abogado Enrique Rodríguez Zarza. Y es que el letrado granadino habría descubierto nuevos hechos que podrían también a llevar a declarar nulas la previa reducción y las dos posteriores ampliaciones de capital que el Cádiz CF de Manuel Vizcaíno ha realizado en los últimos años.

En un resumen de los hechos, el abogado de Sinergy acusa al presidente del Cádiz CF de lo que ya en su día denunciara Quique Pina en el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla. Y esto no es más que administración desleal y falsa contabilidad en las cuentas del Cádiz CF en los años 2014 y 2015 con la única finalidad de aprobar lo que se llamó operación acordeón y por la que las acciones que en su día perdió en la subasta Sinergy ahora no valdrían apenas nada.

En su escrito de querella, Sinergy señala a Manuel Vizcaíno de manera clara. Para ello, se explica que para la realización de la operación de reducción capital social, el Consejo de Administración del Cádiz CF «habría formulado unas cuentas sociales presuntamente ignorando el valor real de unos activos que poseía el club valorados en 11 millones de euros, falseando la contabilidad real del club y presentando una contabilidad que no reflejaba la imagen fiel de la entidad que administraba».

A este respecto, Sinergy manifiesta que «en las cuentas presentadas en la operación acordeón los auditores no reflejan deudas con socios del Cadiz CF cuando curiosamente existían presuntamente más de 800.000 euros de deuda con Locos por el Balón. En dichas cuentas los auditores tampoco reflejan la existencia de un aval bancario por un crédito de 1.025.000 euros que otorgó Doyen sport a Locos por el Balón para con la condición sinequanon que se destinara al Cádiz CF».

Ahí está. Otra vez, el famoso préstamo por el que Pina también presentó una querella contra Manuel Vizcaíno y al que Enrique Zarza le saca una lectura en la que no sale nada bien parado el mandatario sevillano del Cádiz CF.

En la misma línea, Sinergy mantiene que «los activos del club no reflejaban la imagen fiel ya que faltaban por contabilizarse más de 11 millones de euros de activos, de forma tal que el balance queda seriamente perjudicado» poco antes de llevar a las cuentas del club a una reducción de capital con la que se dañó los intereses del grupo de los italianos. Dicha operación, se insiste desde Sinergy, junto con el nuevo descubrimiento de que el Cádiz CF avalaba los créditos solicitados por Locos por el Balón a Doyen Sport «denota presuntamente la falsedad contable y de cuentas presentada en la junta general de accionistas del Cádiz CF celebrada el 30 de diciembre de 2015 puesto que el informe económico de la activación de dichos activos contables por más de 11 millones de euros se habría encargado con anterioridad y se conocía con anterioridad al 30 de diciembre de 2015 y de haberse tenido en cuenta no se debería de haber aprobado la operación de reducción de capital social y el posterior aumento de capital por no ser necesarios. El órgano de administración del Cádiz CF obvió deliberadamente todos los aspectos denunciados para favorecer la devaluación de las acciones del Cádiz CF SAD y favorecer una mayor toma de participación de Locos por el balón S.l. en el accionariado de la sociedad».

Doble sueldo

Es a continuación cuando Sinergy eleva su ataque a Vizcaíno, al que se le acusa de desviar parte del dinero entregado por Doyen a Locos por el Balón con destino las arcas del Cádiz CF. De este modo, se afirma que Vizcaíno, en calidad de administrador único de Locos por el Balón, solicitó un préstamo por un 1.025.000 euros a la mercantil Doyen Sport para cubrir las necesidades financieras del Cádiz CF, utilizando el aval del propio Cádiz CF y una vez obtenido el préstamo, desvió parte de los fondos al cobro de sus sueldos personales como administrador de Locos por el Balón, es decir, que utilizó el aval del Cádiz CF para percibir un préstamo que destinó a pagarse sus propios sueldos como administrador de otra sociedad (Locos por el Balón) comprometiendo el aval del Cádiz CF. Del 1.025.000 euros que Doyen ingresó a Locos por el Balón, Sinergy deduce que Locos por el Balón «tan solo destino 879.757,23 euros al Cádiz CF, habiendo distraído por tanto Manuel Vizcaino 145.242,77 euros».

El Cádiz CF, con esta operación, a juicio de Zarza, “salía comprometido doblemente debido al aval de 1.025.000 euros con Doyen y a los posteriores 879.000 euros que recibió de Locos por el Balón quedándose doblemente perjudicado en su balance habiendo obtenido únicamente una parte (879.000 euros) habiendo avalado anteriormente 1.025.000 euros”.

Posteriormente a esta operación, prosigue la querella de Sinergy, el Cádiz CF adoptó un acuerdo de reducción del capital social mediante la disminución del valor nominal de 136.994 acciones desde 30,50 euros a 1 euro y simultáneo aumento de capital por emisión de 958.958 nuevas acciones de 1 euro números 136.995 a 1.095.952. Dicho acuerdo se adoptó en junta General de fecha de 30 de diciembre de 2015 y se ejecuta en tres fases mediante la modalidad de compensación de créditos empleando precisamente los que titulaba Locos por el Balón contra el Cádiz CF, de tal modo que Locos por el Balón suscribe y desembolsa 643.886 nuevas acciones por su valor 643.8866, compensando por ello 643,8866 de la mayor cantidad (879,757,236) que en ese momento le adeudaba el Cádiz CF».

De esta forma, en la siguiente Junta General de socios llevada a cabo de fecha 19 de diciembre de 2016, «se aprobaron los nuevos estados financieros con los más de 11 millones de euros de activos (concesión administrativa del uso del Estadio Ramón de Carranza) que tendrían que haberse contabilizado en el año 2012/2013; activando en el balance dichos activos, que existían desde 2012 y que no se habían activado anteriormente. Si se hubieran tenido en cuenta en los años anteriores la operación acordeón habría sido innecesaria y mis mandantes no habría visto devaluadas su acciones y participación en el capital del Cádiz CF», concluye el escrito de Zarza, que deja varias preguntas en el aire del tipo ¿por qué Doyen no prestó el dinero directamente al Cádiz CF? o ¿por qué no se contabilizaron los avales a Doyen ni se hicieron mención en la memoria de cuentas anuales del Cadiz CF? o ¿por qué no se tuvieron en cuenta los 11 millones de euros de los derechos del estadio para evitar la operación acordeón?

Estas y más preguntas deberán ser contestadas con el tiempo para aclarar si la reducción y posterior ampliación de capital se llevó a efectos de manera legal.