Servando dice adiós a la práctica del fútbol.
Servando dice adiós a la práctica del fútbol.

CÁDIZ CF

Servando: «El Cádiz CF me ha dado muchas cosas buenas y ninguna mala»

«Siempre estaré a disposición del club», asegura el hasta ahora capitán del equipo gaditano en los micrófonos de 'Deportes COPE Cádiz'

Por  16:02 h.

Servando ya ha colgado las botas y lo ha hecho de amarillo y como capitán del Cádiz CF. Nacido en el año 1984, el zaguero isleño ya ha reconocido lo que era un secreto a voces y empieza a ver el fútbol desde otra parcela.

Ocho meses han pasado ya después de haber sufrido una grave lesión que le ha impedido estar a las órdenes de Álvaro Cervera en la mayor parte esta temporada. Servando se lesionaba de gravedad en el partido de Copa del Rey ante el Tenerife celebrado en el Estadio Heliodoro Rodríguez López. Fue en un lance en el que el portero David Gil entró con todo a un balón dividido al que también iba el central de San Fernando llevándose por delante el rostro de su compañero, que desde entonces no ha vuelto a competir.

Este mismo miércoles anunciaba Servando su retirada de los rectángulos de juego y un día después atendió a ‘Deportes COPE Cádiz’. «La decisión ya la tenía tomada pero no quería hacerla oficial hasta que no acabase la temporada», apuntó el central isleño.

«El maxilofacial y el oftalmólogo no podían hacer nada en cuanto a la lesión y a las secuelas», señaló Servando, que no dudó en destacar: «Ya se pasaron los meses difíciles y cuando se cierra una puerta, se abre una ventana. Lo he intentado muchísimo y en mi cabeza no estaba la retirada, pero era lo más normal. Lo decían los doctores y mi familia. Era casi imposible volver a jugar por las secuelas que me han quedado». Y apostilló con todo el dolor de su corazón: «Otro golpe ahí hubiese sido determinante para no poder hacer mi vida normal, algo que sí puedo hacer ahora, aunque al fútbol profesional es imposible que pueda volver».

El capitán del Cádiz CF aseguró la dificultad que esta decisión supone para él: «Es difícil asumirlo, pero cada vez que lo intentaba al entrenar a alta intensidad pues sufría calambres que me dejaban inmovilizado. No termino de ver bien y eso me hizo tomar la decisión». Aunque ahora lo afronta con optimismo.

De aquella fatídica jugada recordó: «Son cosas que pasan y quedan ahí, para lo bueno y para lo malo. Fue una jugada desgraciada y salí bastante mal parado con una triple fractura, una operación muy complicada y una cirugía muy agresiva. Eso se queda ahí». Ahora bien, en ningún momento culpó a su compañero David Gil. Todo lo contrario: «David Gil tenía ese sentimiento de culpa, pero lo he hablado mil veces con él. Es una jugada totalmente fortuita que se dan y se seguirán dando. Es un grandísimo portero y toma la decisión de salir del área, intenta despejar el balón con la mayor fuerza posible para que no quede el balón ahí, con la mala fortuna del choque».

Y aseveró: «Me voy con una satisfacción enorme porque he recibido muchos mensajes de apoyo desde el día de la lesión. Se agradecen siempre en estos casos. Dejó muy buenos amigos y muy buenos compañeros, y estoy encantado de haber disfrutado de esta profesión».

Eterno agradecimiento al Cádiz CF

«El Cádiz CF me ha dado la oportunidad de competir en una Liga muy difícil y muy profesional, pero también he podido jugar en el equipo que iba a ver cada vez que podía. Me ha dado muchas cosas buenas y ninguna mala», recalcó el central de La Isla, que se marcha querido y alabado por el cadismo.

Y no dudó en repasar en los micrófonos de ‘Deportes COPE Cádz’ sus momentos inolvidables como cadista. Uno de ellos fue su primer ‘play off’, el del ascenso a LaLiga 123. «Cuando desplazan a un central a banda suele sufrir. El míster me lo propuso unos días antes y le dije que contase conmigo para lo que fuera. Yo quería jugar y ayudar al equipo, me daba igual el lugar. En aquel momento me jugaba mucho. Si llega a salir mal hubiese sido un marrón para mí» Y añadió: «Sufrimos mucho en el primer tiempo en Alicante, pero al final ganamos y subimos»

Al fin y al cabo, Alicante siempre permanecerá en su memoria: «Mi mejor momento fue el ascenso a Segunda con el Cádiz CF en el Rico Pérez de Alicante. Quedaban seis o siete minutos y estaba jugando con lágrimas y deseando que el árbitro pitara el final del encuentro porque habíamos sufrido mucho ese año y pocos confiaban en nosotros».

Aunque también se acuerda de su faceta goleadora, pese a ser un central. «Me acuerdo de goles ante el Mensajero en la Copa del Rey, el de la remontada la temporada pasada ante el Oviedo en el Carranza, el del último minuto ante el Valladolid…», recordó.

Sobre esta temporada puntualizó: «Estaba muy ilusionado porque el equipo lo hizo bien ante rivales que se jugaban estar en Primera. El encuentro ante el Extremadura fue un palo gordo y coincido con Álvaro Cervera porque se ha hecho una buena temporada, aunque el final ha sido malo».

«Es una buenísima noticia que continúe Álvaro Cervera»

Tampoco tuvo dudas al hablar sobre Álvaro Cervera, su último entrenador en activo. «Es una buenísima noticia que continúe Álvaro Cervera porque es un trabajador nato y una persona muy honesta y muy cuerda. Además no es fácil hacer lo que ha hecho en el Cádiz CF. Él puede mejorar lo que ha conseguido aquí», recalcó. Y apostilló: «Si algo tiene el míster es que te enseña a competir y a ganar. Tiene un estilo muy definido y al Cádiz CF le ha ido bien. Lo primordial es ganar».

De cara al futuro, Servando afirmó: «Quiero seguir aprendiendo y creciendo en el Cádiz CF, aunque no sea como jugador. Siempre estaré a disposición del club». Eso sí, matizando: «Me gusta estar cerca de los jugadores y tener confianza con ellos. Lo mismo después de cuatro meses me ven de primer entrenador, pero por ahora no».

Al final el capitán colgó las botas. Un capitán que será eterno.