Sergio Sánchez se ríe con Fali en un entrenamiento de esta temporada.
Sergio Sánchez se ríe con Fali en un entrenamiento de esta temporada.

Cádiz CF

Sergio Sánchez quiere seguir disfrutando

El central se ha ofrecido al Málaga para recuperar la ilusión y dejar de ser un problema para Cervera

Por  8:00 h.

La situación de Sergio Sánchez no es ni mucho menos cómoda en el Cádiz CF. La relación con su entrenador no es la mejor y es un secreto a voces que lo mejor para ambos es que se dé por finiquitada su etapa en el conjunto gaditano después de haberlo sido todo en el once y haber pasado a ser nada. Así, en un añito.

El central barcelonés llegó el año pasado con carácter de urgencia para suplir al lesionado (y ya retirado) Servando Sánchez. El isleño, ahora miembro del staff técnico de Álvaro Cerera, recibió un golpetazo en el rostro en un partido de Copa y colgó las botas tras haberse dado de baja, lo que el club aprovechó para rellenar su ficha libre con el fichaje de Sergio Sánchez.

La buena relación de Vizcaíno con el todavía jugador del Cádiz CF hizo que pudiera vestir de amarillo tras llegar a un acuerdo en un tiempo récord. Sergio Sánchez había conseguido salir del Espanyol y aceptó firmar por el Cádiz CF por dos razones y ninguna económica pese a ser de los mejor pagados del vestuario amarillo. No hay que olvidar el excelente currículum de un jugador que hizo mucho dinero a lo largo de su trayectoria. La razón prioritaria es que llegaba a un club en pleno crecimiento y con hambre tal y como se está viendo. Y la segunda era la motivación que a su familia (está casado con una malagueña) le inspiraba volver a vivir en el sur. Satisfecho en esas cuestiones, Sergio Sánchez comenzó a jugar en el once de Cervera, que hizo del jugador barcelonés su bastión en defensa para reconstruir un equipo roto y que acaba de colocarse en puestos de descenso tras caer en casa del colista Extremadura.

Las jornadas fueron pasando y el Cádiz CF, de la mano de Sergio Sánchez, fue ascendiendo puestos en la clasificación hasta volver a luchar por lo máximo. Así se llegó a final de año, donde el veterano defensa se lesionaba en Málaga pasando a escribir otra historia en el equipo porque ya jamás volvió a ser el mismo de aquellas siete jornadas de invierno. Y es que, aunque volvió al equipo, ya no era el titular indiscutible y acabó la temporada a caballo entre el banquillo y el campo. El divorcio con su entrenador había comenzado justo después del mercado de invierno en el que llegó un jugadorazo como Machís que no hizo más que romper todos los esquemas.

Terminada la temporada con la decepción del no clasificarse para el ‘play off’ de ascenso, Sergio Sánchez regresó ilusionado a la pretemporada mientras el club, a través de su entrenador incluso, le buscaba una salida para no tenerlo en el equipo. La degradación del jugador llegó a tal extremo que el entrenador lo colocó en un amistoso en Chiclana como lateral zurdo como respuesta de Cervera a Óscar Arias, que antes le había traído al técnico a Rhyner para que también jugase como lateral zurdo, algo con lo que comulgaba ni comulga el preparador amarillo. La razón de este tira y afloja fue la llegada al final del mercado de invierno de Luismi Quezada.

Sergio Sánchez seguía enquistado en la plantilla e incluso es ofrecido al Racing de Santander, pero el jugador no lo ve y sigue trabajando en el Cádiz CF, con el que le restaba una temporada de contrato y en donde se encontraba la mar de contento. Empieza la Liga y el Cádiz CF la comienza con cinco centrales, uno más de lo que suele ser lo normal. Y es que finalmente no se le da salida a Sergio Sánchez.

De mercado a mercado

A sus 33 años, Sergio Sánchez pensaba retirarse en el Cádiz CF pero las cosas no son igual hoy que al principio. El jugador se siente fuerte y sigue ilusionado en el fútbol, pero no en todos lados. Por eso mismo, y después de ver que no cuenta para Cervera ve imposible continuar en el conjunto gaditano y lo lamenta como no puede ser de otra forma. Por eso mismo, si sale del club de Vizcaíno solo lo haría a un sitio en el que tanto él como los suyos se sintieran como en casa. Y qué mejor que Málaga como destino, una tierra en la que lo fue todo y llegó incluso a tocar una final de Champions.

Hace poco, el propio Vizcaíno admitía que lo ideal sería que Sergio Sánchez saliese en este mercado de invierno y qué mejor que sea el propio jugador el que dé las facilidades oportunas. Y como prueba, el central incluso ha contactado con el Málaga para regresar al club de la capital de la Costa del Sol. Sin embargo, la complicada situación financiera por la que pasa el club malagueño hace que primero deba recibir el visto bueno de LaLiga para poder reforzarse. Solo en ese caso, el Málaga activaría la opción de Sergio Sánchez, que de ir a Málaga sería como cedido y encargándose el Cádiz CF de buena parte de su ficha.

El veterano defensa solo ha jugado los 90 minutos del Alcorcón 3 Cádiz CF 0 y fue, a pesar de la goleada, de los mejores del equipo en aquella tarde madrileña en la que Cervera revolucionó el once hasta con ocho cambios. Desde entonces, entrena sin ilusión y a la espera de concretar un futuro con el que volver a ir alegre a su lugar de trabajo.