Sergio Sánchez, en su presentación como cadista.
Sergio Sánchez, en su presentación como cadista.

Cádiz CF

Sergio Sánchez y su proyecto personal: meter al Cádiz CF en Primera

El central catalán disfruta la alegría de volverse a sentir futbolista con un reto que ha hecho suyo

Por  16:49 h.

Es su semana y se le nota feliz. Y no solo por ser este viernes se enfrenta al equipo que le dio y donde lo dio todo, el Málaga, sino porque Sergio Sánchez está volviendo a sonreír gracias al fútbol y por culpa de aceptar un proyecto que para muchos significa un paso atrás pero que para él es lo deseado. El central fue invitado el pasado martes a los estudios de Radio Cádiz y hoy ha sido el protagonista en la rueda de prensa del Rosal donde el defensa avisó de algo que en cualquier momento puede llegar la derrota porque “cuanto más ganas la alerta está más cerca”.

Al jugador catalán, una vez que salió de las molestias con las que comenzó en el Cádiz CF producto de su inactividad, le está saliendo todo a pedir de boca. Es normal que se encuentre “disfrutando el momento dulce y las buenas sensaciones del equipo que está reforzando con cada victoria lo que se está haciendo bien y cuando no se hace así también se saborea el triunfo”, dice en alusión a la última victoria ante el Rayo Majadahonda.

Afronta el encuentro en La Rosaleda de la siguiente manera. “Vamos a disfrutar el partido y a tratar de ganarlo”

Aunque ha sido el último en llegar, Sergio Sánchez pronto se ha dado cuenta de que el verdadero motor de este Cádiz CF es la unidad. “En momentos malos, aunque pueda haber mucha calidad, al final no sirve para nada si no se hace en plan colectivo y este grupo lo tuvo muy claro cuando llegaron los malos resultados. Me di cuenta de que se hizo en hincapié en el grupo y en la fortaleza que funcionó estos años. es ahí donde reside el poder de este equipo, en que cada uno dé lo máximo”.

Desde que él ha entrado en el once el Cádiz CF no ha perdido ningún partido, sin embargo, mantiene su discurso humilde y dice que todo es producto del trabajo de todo. “Es injusto”, señala para dudar de que le mejoría del equipo se deba a su aportación. “Al final el delantero defiende mejor, el extremo igual… todos defendemos mejor; Si falla la defensa, Cifuentes hace las paradas que hace.. Al final es algo colectivo igual que las derrotas. Es una casualidad. Yo aporto y hago para lo que me trajeron. Doy lo máximo, y si eso ayuda pues para eso es mi tarea y para eso me pagan. Decir que toda la mejoría pasa por mí es faltar a la verdad. El equipo se ha puesto el mono de trabajo”, sentencia.

Escuchar hablar a Sergio Sánchez es comprobar las tablas que le ha dado el fútbol y la experiencia que tiene no solo sobre el césped, también ante los micrófonos. Ni se imagina uno lo que puede trasmitir a cualquier compañero que vea en él un faro en el que mirarse. No solo sus palabras transmiten en el vestuario, para cualquier aficionado puede resultar de lo más motivador ser alentado por sus declaraciones. “Tenemos una afición, una ciudad, un club y una historia, en definitiva, tenemos todo para hacer historia; así que hay que ponernos el mono de trabajo para hacer algo bonito y tener opciones al final de temporada”, dice señalando el ascenso sin ningún tipo de perjuicio.

Es un espectáculo ver jugar al excentral de Espanyol, Rubin Kazan o Málaga. Sus aspavientos, gritos y consejos que da sobre el campo son continuas lecciones para sus compañeros más inexpertos. Sin ir más lejos, el pasado domingo en Carranza, mientras los médicos atendían a Cifuentes por un golpe en la cabeza se aprestó decidido a pedir un balón para tocarlo entre sus compañeros con el fin de que nadie se enfriase ni se saliera del partido. Y es que Sergio Sánchez es pura adrenalina, máxima tensión. Él así siempre pero no esconde que vestir de amarillo se ha convertido para él en una bendita obsesión. “Estoy comprometido”, responde cuando se le pregunta por su forma intensa en la que vive los partidos. “He hecho de este proyecto algo mío. Aunque para muchos venir aquí es un paso atrás, para mí es un reto vivir algo bonito y devolver mucho de lo que me están dando los aficionados. Trato de poner todo de mi parte, sea hablando en el campo, peleando, corriendo… Poner todo lo individual al servicio del equipo”; dice convencido. Además, cada compañero tiene su papel. “Unos hablan más en el campo que otros, pero también está el que regatea más o el que hace los goles. Esto es un equipo”, manifiesta el capitán sin brazalete y antigüedad.

El rival de este viernes aventajaba al Cádiz CF en quince puntos cuando Sergio Sánchez se embarcó en el cuadro gaditano. Ha pasado ya un tiempo y el Cádiz CF le ha recortado tantos puntos al Málaga, al que tiene ahora a tiro de piedra, tres puntos. Dicho eso, el central cadista no puede olvidarse de algo que salta a la vista: ganar en Málaga es una empresa demasiado compleja. A pesar de eso, afronta el encuentro con una mezcla de esperanza y objetividad. “La realidad indica, porque en la vida hay que ser realista, aunque yo soy muy optimista porque la vida me ha obligado a serlo ya que he tenido suerte, que si no te lo crees es imposible conseguir ni transmitir nada. Todo pasa por creer. Obviamente la realidad te dirá que no es lo más normal ganar siete partidos seguidos pero la convicción debe ser esa porque el pasado no sirve. Es un partido, todos, que empiezas de cero y hay que creerlo. Vine con un reto entre ceja y ceja y soy muy obstinado”, dice pensando en jugar el próximo año en Primera y de amarillo.

Sobra decir que teme el potencial del Málaga porque tiene “una de la mejores plantillas” de la categoría. Además, “se ha reforzado y tiene una. afición que no falla en un estadio donde saca casi todos lo puntos”. Lo mejor para el futbolista catalán de este viernes es que es un partido”bonito y que gusta todos los futbolistas”.

Por supuesto, no puede olvidar su pasado malacitano porque “allí viví posiblemente la mejor etapa de mi carrera y donde me he sentido muy agradecido, durante y después de jugar allí, donde conocí a mi mujer y nació mi hija. Todo lo que tengo es agradecimiento pero ahora defiendo al Cádiz CF y lo siento mío y voy con la idea de ganar tres puntos y si subimos los dos, genial”, desea en alto.

Cervera, un antes y un después

A Sergio Sánchez le encanta tomar el pulso a la ciudad y al club de fútbol que él representa. Y por tanto, desde que llegó a “un club grande como el Cádiz CF y con todas las controversias que genera”, le sorprendió las muchas y variadas opiniones que despierta un entrenador al que él idolatra desde que ha llegado a su disciplina. Para el defensa barcelonés, Cervera “es el sello, el referente. No se desvía lo más mínimo de su camino y nos ha metido su ‘adn’ a todos porque vemos que lo que dice, pasa. Tiene toda la credibilidad del mundo. El equipo debe jugar a esto porque es verdaderamente lo que se le da bien. Sabe leer muy bien los partidos y acierta en todos los cambios para mejorar. Ahora hay que callarse ante él porque lo está demostrando”, acierta a decir.

A Sergio no se le agotan las palabras hacia Cervera. “Sabe manejar el vestuario y sé, por los que yo he pasado, que no es una tarea fácil. Tiene un manejo del grupo importante que le ha dado la experiencia como futbolista puesto que tiene una carrera importante. Sabe manejar los tiempos y los temas personales. Es el líder indiscutible. Lleva una rachas de victorias que yo no había conseguido nunca y mantenerte con esa ilusión constante es muy difícil. Yo estoy encantado; disfruto y gano y es lo que quiero seguir haciendo”.

Por todo ello, por las armas que tienen y por el general con el que cuentan, Sergio Sánchez no puede descartar ni mucho menos dar la campanada este viernes. “El míster nos ha dicho que para ganar en Málaga tenemos que ser nosotros. Lo ha dicho muy claro. Sabemos nuestras virtudes y también sabemos cuales no lo son. Si conseguimos ser el Cádiz CF somos muy buenos y debemos seguir concienciados en eso”, dice de forma tajante.

La vida le ha ido bien a Sergio Sánchez y por eso mismo es de esos futbolistas que reniega de la palabra presión dado que disfruta una barbaridad con su trabajo. “Cuando escucho hablar de la presión… me acuedo de ese padre de familia que tiene que llegar a final de mes para dar de comer a sus hijos. Nosotros nos dedicamos a hacer lo que más amas. Ser futbolista es una ilusión”, comenta a bote pronto ante la supuesta responsabilidad de pelear por el ascenso. “Aspirar a algo más siempre está bien y claro que para eso tienes que pasar por los 50 puntos porque es innegable”, sugiere antes de decir que en este Cádiz CF ya hay ganas de hacer algo más que luchar por jugar el ‘play off’. “Hay que ser ambiciosos y veo hambre y conciencia en un equipo que está cansado de haberse quedado en las puertas estos dos años. Será tremendamente difícil pero el equipo tiene ganas de intentarlo con todas y en esa estamos, pasito a pasito”.

La veteranía y los años le han dado como para saber qué charcos debe o no pisar. Y sin duda, hablar del aspecto económico de sus compañeros no es uno de ellos. Por eso, cuando se le pregunta por la situación de jugadores que igual tienen que salir en este mercado invernal debilitando el equipo, alega que no es asunto suyo. “Es un terreno en el que ni pincho ni corto. Soy jugador de campo y esa faceta le toca a otro apartado del club que está muy preparado y concienciado con el proyecto”, responde aludiendo a Óscar Arias, al que le agradece, junto a Manuel Vizcaíno, su confianza. “Si estoy aquí es por ellos”.

Si hay algo que destaca Sergio Sánchez es la alegría de volver a sentirse futbolista. Lo dijo en su debut en Carranza ante el Sporting lo sigue repitiendo dos meses después. “Se está viendo un Sergio Sánchez que salió del Málaga y al que se le ha perdido la pista tres años y ahora vuelva a jugar y es feliz y que parece que es mejor o igual al que era sel mejor. He vuelto a sonreír y ser feliz y eso se transmite y se puede como percibir que estoy a otro nivel, pero más que eso, es que he vuelto es a disfrutar”, asegura orgulloso.

Por último, atestigua que el secreto de este Cádiz CF es que “al final juegue quien juegue, no se nota quien sale o entra”, comenta refiriéndose a José Mari o Álex o Lekic y Romera. “Todo el mundo está enchufado y eso es lo vital. da igual quien juegue como central porque los tres estamos a muy buen nivel y se lo ponemos difícil al míster. Eso es lo que nos va a llevar a conseguir objetivos grupales”, apostilla.