Sergio Sánchez estira durante un entrenamiento.
Sergio Sánchez estira durante un entrenamiento.

Cádiz CF

A Sergio Sánchez le llaman las prisas aunque ya es duda

La baja de Marcos Mauro precipita el posible debut de un jugador muy falto de ritmo competitivo y ya con molestias

Por  14:49 h.

A la defensa del Cádiz CF le ha mirado un tuerto. Y ha tenido que ser el precisamente el único año en el que la dirección deportiva se la jugaba con tres centrales en la plantilla solamente para empezar la temporada. Porque a diferencia del curso pasado, en el que estaba cinco en la nómina (Servando, Kecojevic, Marcos Mauro y los ex Villanueva y el siempre lesionado Sankaré), este ejercicio Cordero confiaba en los tres que tenía con la ayuda extra de Edu Ramos, que en momentos de urgencia podía y puede hacer las veces de central.

Las cosas, aparentemente, estaban tranquilas hasta que un percance, el ocurrido con la lesión de gravedad de Juan Hernández, le ponía la situación a huevo al entrenador Cervera para recordar al entonces director deportivo la posibilidad de reforzar la zaga central a diferencia de la banda, donde ya contaba con un Manu Vallejo en explosión y con Jairo Izquierdo.

El cartagenero se puso manos a la obra y cuando ya tenía muy cerca de firmar a Lombán (que al final ha acabado en el Málaga), se encontró con su destitución fulminante. Rápidamente, el club se hacía con los servicios de otro director deportivo como Óscar Arias, que llegaba a su nuevo despacho con la obligación de satisfacer a Álvaro Cervera con la adquisición de un central más pronto que tarde ya que nada más conocerse la marcha de Cordero se confirmaba la lesión de Servando en Tenerife y que dejaba a la defensa en cuadro con solos dos centrales sobre el escenario y dos competiciones en marcha ni más ni menos.

No había tiempo para discutir mucho y Arias tiraba de chequera para firmar a uno de los centrales más caros y con mayor experiencia y calidad como Sergio Sánchez, un futbolista que lleva, ojo aquí, la preocupante inactividad de nueve meses y que ha llegado al Cádiz CF al estar sin equipo tras rescindir con el Espanyol.

Como no puede ser de otra manera, el defensa catalán aseguraba en su presentación que se encuentra bien de forma y que ha entrenado por su cuenta el pasado verano. Para reforzar sus palabras, a Sergio Sánchez se le comenzó viendo como uno más trabajando en El Rosal aunque ya se sabe que no es lo mismo entrenar que competir. Y es ahí donde radica el temor de ponerlo a jugar este mismo domingo ante el Nàstic de Tarragona. De hecho, este mismo lunes ya ha sentido molestias por las que ha tenido frenar en su entrenamiento.

Seria duda

No obstante, las prisas comienzan a llamar. Tanto al Cádiz CF como al propio jugador, que tendrá esta semana que apurar su toma de ritmo competitivo si quiere comenzar a servir a su nuevo equipo, que acaba de perder por lesión a Marcos Mauro, también en Tenerife. Pero no le será fácil. Nada fácil. Son tantas las ganas por debutar y de ayudar que este mismo lunes el defensa recién llegado no podía acabar el entrenamiento tras sufrir unas molestias por las que será duda este mismo domingo.

Por supuesto que el equipo médico tendrá la última palabra porque por el jugador no será pese a no comenzar la semana entrenando. Sin embargo, el riesgo de rotura planea sobre la decisión de ponerlo a jugar de golpe y porrazo después de una temporada sin olerla oficialmente y de parar de entrenar casi que en sus inicios. De momento, Sergio Sánchez ha tenido que parar aunque se agarrará a que la semana es larga para poder reengancharse.

Será, en último caso, el propio Cervera el que valore con el jugador, que tendrá sus sensaciones tras una semana larga que acaba el domingo con el partido en casa, el que se decante o no por alinearlo de inicio en Carranza o, en su defecto, recolocar la zaga retrocediendo a Edu Ramos o Garrido. Otra alternativa, aunque ya la descartó hace dos semanas el propio Cervera por inexperiencia, sería la convocatoria de los centrales del B Saturday, que marcó el pasado domingo, y Sergio, que ya sabe lo que es jugar con el primer equipo.