Sergio Sánchez, en su presentación como cadista.
Sergio Sánchez, en su presentación como cadista.

Cádiz CF

Sergio Sánchez dice que no “iba a ser feliz” con Cervera

El central cedido en el Albacete cuenta el motivo de su salida del Cádiz CF en el pasado mercado invernal

Por  17:30 h.

El central Sergio Sánchez, que se encuentra desde el pasado mercado de invierno cedido en el Albacete a sus 34 años, ha participado recientemente en una charla a través de la red social Instagram en donde ha hablado del Cádiz CF, club al que regresaría en el caso de que los de Cervera consigan el ascenso. Algo que será muy complicado de conseguir, y no por el ascenso en sí, sino por su complicada relación con un entrenador que de la noche a la mañana (mejor dicho, de una temporada a otra) pasó de tratarlo como uno de los indiscutibles a formar parte de los prescindibles.

En palabras concedidas a El Desmarque, el central nacido en Barcelona fue claro acerca de su última etapa en el Cádiz CF, en donde triunfó en su primera temporada aunque pasó al ostracismo en la siguiente. “Cuando llego al Cádiz CF coincido con un grupo muy bueno y cambiamos la mala dinámica. Jugué 22 partidos y ganamos 16. Números muy buenos, pero otra vez el estilo era como el de Quique, opuesto a mí. Cervera no estaba a gusto con mi forma de jugar, y no estaba a gusto porque veía que no estaba a gusto, y al año siguiente nos damos cuenta de que él va a seguir tirando para el negro, y yo para el blanco, y no voy a ser feliz. No era suficiente para mí y entonces apareció la opción del Albacete”, explicaba Sergio Sánchez respecto a los motivos de su salida en enero.

Y es que su salida del Espanyol también fue por causas tácticas, en clara referencia a la estilo defensivo de uno y otro entrenador. “Tuve ofertas para irme otra vez al extranjero: Dubai, Catar… en busca de dinero, pero no era lo que mi familia y yo queríamos. La intención era seguir en España, ser felices. Esperaba alguna posibilidad en Primera, pero con 34 años es difícil. Entonces apareció el Cádiz CF, con una situación delicada. El equipo estaba en descenso, su capitán Servando estaba lesionado, conocía a Vizcaíno y Óscar Arias del Sevilla. Me llamaron para decirme que eran lo que estaban buscando, pero yo les hice saber que quería seguir jugando al fútbol si me identifico con la forma de jugar y así dejé el Espanyol para jugar en el Cádiz CF”, aseguró.