Sergio Sánchez, en la grada del campo principal del Rosal.
Sergio Sánchez, en la grada del campo principal del Rosal.

Cádiz CF

Sergio Sánchez: “El Cádiz CF me ha dado la ilusión para acabar mi carrera aquí”

El central repasa su trayectoria anterior a vestir la camiseta de un equipo con el que ambiciona regresar a Primera

Por  18:51 h.

Da gusto hablar de fútbol con Sergio Sánchez. Acaba de terminar el entrenamiento en El Rosal y se le acerca el director de comunicación del Cádiz CF para comunicarle que hay un periodista que le espera para entrevistarlo. Ni ducha ni nada. Zapatillas deportivas y al lío, a la grada del campo principal. Al solecito, ese que tanto echó de menos en su periplo por Rusia.

El jugador barcelonés, pero andaluz de adopción y de sangre, no obvia ningún tema. Y lo que es más importante, los saca hasta él. Tiene muchos tiros dados pero es curioso que mientras más los tienen más cercanos se hacen. Es lo que tiene controlar el hábitat en el que anda metido más de quince años y es lo que tiene ver las cosas desde todas las perspectivas, empatizando, como debe ser y hace una persona madura. Y así, claro, todo es más fácil. Y más sencillo. Y mejor.

-Ha llegado a decir que ha vuelto a sentirse futbolista en el Cádiz CF, que ha dejado de ganar mucho dinero con tal de vestir esta camiseta y sentir lo que debe estar sintiendo. ¿Qué significa este club?

-Mi etapa en España ha sido muy buena y la había disfrutado mucho pasando por grandes clubes. De ahí paso a una etapa en la que se presentan oportunidades económicas muy llamativas tanto en Grecia (Panathinaikos) y luego en Rusia y hay que saber aprovecharlas. Pero pasan tres años y la ilusión por el fútbol que yo he estado viviendo siento que comienzo a perderla. No lo disfrutaba y no lo vivía con la ilusión que se vive el fútbol aquí. Digamos que estaba pensando en llevar dinero a mi casa, a mi familia y no disfrutaba tanto en el campo como lo hacía cuando empiezas a tomarte este deporte en serio. También nace mi hija, recuerdo mi dolencia del corazón por jugar al fútbol y, después de todo, fue mi mujer la que me hace poner los pies en el suelo y me preguntó por cómo y dónde quería acabar yo jugando al fútbol. Porque ella me veía desilusionado, veía que entraba el dinero bien en casa y que el tema económico estaba muy bien pero no me veía feliz y al final es la mujer la que se da cuenta más que yo, porque al fin y al cabo yo estaba centrado en el equipo, en los entrenamientos, en mi película hasta que me hizo reflexionar y se lo debo a ella. Dejé de ganar dinero en abundancia pero he encontrado en Cádiz la ilusión que necesitaba.

-¿Cómo pasó este tiempo en el que los médicos le dicen que debe parar, que tiene algo en el corazón que podría causarle problemas?

-Fue en Sevilla, durante una prueba médica que realizaban a raíz de lo de Antonio Puerta y por el que se intensificaban los controles. Me quedo 18 meses sin jugar. Había mucha controversia porque no se tenía muy estudiado el asunto y faltaban datos creando mucha incertidumbre. Al final dimos con los doctores adecuados y salió todo perfecto.

-Antes de firmar con el Cádiz CF vuelve al Espanyol, donde apenas juega. ¿Cómo fue ese regreso?

-Voy con unas expectativas y me encuentro con un entrenador (Quique Sánchez Flores) y una serie de cosas que se me dicen que no se llevan a cabo. No estoy de acuerdo. Y no me meto en la parte del entrenador porque el fútbol tiene mil colores y mil formas de verlos y como jugador te tienes que adaptar, pero en los temas personales ya no paso porque tengo una edad y sé muy bien lo que quiero, con quien quiero estar, cómo quiero estar y no era lo que yo quería ni por lo que yo había dejado de ganar dinero fuera. No me sentía feliz, no quise continuar y eso no sentó del todo bien al club, cosa que yo entiendo. Se buscó una solución para salir en el mercado de invierno pero por tema legal de que no puedes jugar en el mismo año en tres equipos tuve que pasar un año complicado en lo personal. También eso me hizo madurar mucho y me reafirmé más si cabe en lo que yo quería y buscaba para sentir feliz y tomé la decisión de dejar el club de mi vida en busca de la felicidad que he encontrado aquí.

-¿Qué le ha dado el Cádiz CF y qué le hizo apostar su felicidad aquí?

-Conozco muy bien a Óscar (Arias) y Manolo (Vizcaíno) de mi etapa en el Sevilla y son dos personas que son muy concisas y que las conozco muy bien por el trato y me transmitieron lo que querían hacer y cómo querían hacerlo. Ambos habían adquirido el compromiso de venir al Cádiz CF y me querían hacer partícipe. Yo les comuniqué que tenía una oferta económica importante de Arabia, pero me dijeron lo mismo que anteriormente me dijo mi mujer y volvió a ser determinante para sumarme a este proyecto, involucrarme y hacerlo mío porque es la única forma de disfrutarlo, haciéndolo mío.

-Y los comienzos no fueron fáciles… Se lesiona en el primer entrenamiento y la gente y la prensa comienza a dudar… Y ya sabe lo que viene, ‘que si con lo que gana, que si viene de retirada, que si tiene que jugar precisamente ahora y coge y se rompe’…

-Llegué con mucha ilusión y con muchas dudas porque es verdad que venía de mucho tiempo sin jugar. Gracias a Dios todo eso me pilla con un bagaje y una experiencia importante para haber sabido mantener la calma porque es verdad que tenía que entender todos esos palos normales en el fútbol. No lo hice personal e intentaba verlo desde fuera y claro que entendía esa crítica se lo ves desde fuera. Por eso nunca dije nada porque quizás yo como aficionado también lo hubiera comentado igual, pero también tenía la confianza de que era algo temporal porque yo venía entrenando bien y que cuando volviera estaba seguro de que iba a darle la vuelta a la situación. Y al final, cuando entro, tengo la suerte de que me salen las cosas bien, el equipo gana y vuelvo a estar a un nivel de competición que yo necesito para sentirme bien y a partir de ahí sale todo rodado.

-Debuta en Carranza ante el Sporting (0-0), en plena crisis de resultados porque la victoria no termina de llegar… Y sale en zona mixta y manda un mensaje muy positivo y optimista diciendo que se ha vuelto a sentir futbolista. ¿Qué sintió ese día y qué siente cuando juega en su estadio actual?

-Hay que pensar que yo llevaré quince o dieciseis años en Primera antes de parar un año al completo, que es como yo llegaba al Cádiz CF. Un año en el que yo lo pasé realmente mal porque en todos los equipos en los que he estado he sido una pieza importante y me sentido participativo y tras pasar eso el solo hecho de volver a jugar un partido completo a mí me lo dio todo. Y luego está el agradecimiento que tuvieron mis compañeros y que tuvo la afición conmigo hizo que me volviera a sentir futbolista. Es verdad que no entré en mis mejores condiciones, rápidamente cogí el ritmo, pero el equipo siguió ganando y todo comenzó a llevarme en volandas sintiéndome como todo el mundo desea. Sintiéndome importante y con el equipo ganando, disfrutando. El Cádiz CF me ha dado esa ilusión para acabar mi carrera aquí.

-¿Dónde vive? ¿Y por dónde se suele mover?

-Vivo en El Puerto y suelo ir a los sitios que me recomienda la gente y la verdad es que Cádiz tiene un millón de rincones.

-¿Por qué Cádiz es diferente?

-Por su gente.

-Se le ve muy implicado en el mundo de las redes sociales. ¿A qué se debe?

-Nosotros, los futbolistas, creo que exigimos mucho al aficionado para que vaya al estadio y que luego no te critique en algún lado y sin embargo tan solo tenemos 90 minutos durante toda una semana para demostrarle en el césped y eso no lo veo equitativo. Por eso creo que al aficionado le gusta ver que le contestas a un mensaje suyo, cómo le agradeces ese ánimo en redes sociales, o que le contestes también cuando las cosas no salen bien…Al final todos somos personas. Ellos tienen su trabajo y nosotros el nuestro, que igual es más reconocido mediáticamente. Intento interactuar con ellos para que también se sientan importantes.

El primer recuerdo del Cádiz CF, como joven aficionado, para Álex Fernández fue un Real Madrid Castilla 0 Cádiz CF 1 con gol de Pablo Hernández en Valdebebas siendo usted jugador del filial blanco. ¿Recuerda ese partido?

-Lo recuerdo, lo recuerdo. Hace poco subí a internet una foto de ese encuentro. ¿Quién me diría a mí que nuestros caminos se iban a cruzar. Recuerdo mucho el ambiente de los cadistas en aquel choque. Me quedé con eso porque dentro de lo que se siente como futbolista es lo que vives en tu estadio y si es un estadio apagado pues no es lo mismo y aquí,  en cambio, los partidos que he jugado en casa los he vivido igual que uno de Primera.

-¿Qué imagen tenía del Cádiz CF?

-De una afición de Primera que vive por y para el fútbol. La gente está muy involucrada con su equipo, nadie es del Madrid o del Barça, aquí todo el mundo es del Cádiz CF. Por eso necesitas adquirir un compromiso importante porque sabes que todo el mundo te va a reconocer y exigirte y me apetecía ese reto.

-Ha ganado dos Copas del Rey (con el Espanyol en el Bernabéu y con el Sevilla en el Nou Camp). ¿Han sido sus mejores momentos?

-No, pero sí destaco que vives en dos equipos importantes con los que juegas finales y consigues títulos muy bonitos, pero que me llamen simple o lo que sea pero mis mejores momentos a día de hoy, con el permiso de los actuales que también comienzan a serlo, me quedo con los años de Málaga, con la etapa de Schuster, de Javi Gracia…

-¿Qué queda del jugador al que Lotina le hace debutar en 2005 con el Espanyol en un Espanyol 3 Zaragoza 1?

-Me queda la ilusión, que sigue siendo intacta. Todo lo demás, lo mucho que he mejorado gracias a los entrenadores y compañeros que he tenido y que me han hecho mejorar tanto en la vida personal como en la profesional.

-¿Qué le parece Cervera?

-Es el entrenador que no he tenido durante toda mi carrera. He tenido entrenadores de querer poseer mucho el balón y aquí he encontrado un estilo de fútbol, ni fácil ni difícil, diferente. Tiene otra idea del fútbol que obviamente es buena porque ahí están los resultados. Tiene las ideas muy claras y no le cuesta reconocer errores, que no trata de ocultar lo que no va bien. Le da normalidad a cualquier situación. Porque he tenido otros que cuando algo no sale bien tratan de medio esconderlo y potenciar lo que sí está saliendo. Con Cervera me he encontrado una persona llana, que no se esconde ni se oculta ante lo bueno ni ante lo malo.

-Pellegrini, Valverde, Lotina, Schuster, Manolo Jiménez, Javi Gracia…

-De todos los que he tenido me quedo con Javi Gracia aunque pueda sonar injusto pero Javi llegó a nosotros (Málaga) la temporada después de las Champions en la que se acababan de ir las estrellas (Joaquín, Baptista, Toulalan, Demichelis, Isco, Cazorla, Van Nisterroy…) y llegó como un amigo, como un padre. Porque de esa constelación de estrellas pasamos a subir del filial a un tal Juanmi, un Portillo, un Juampi, Formal… Y él nos da una confianza tan brutal en el juego, en el día a día y de lo que somos capaces que conseguimos acabar séptimos de Liga tras un temporadón. Esos dos años con él a nivel profesional, de disfrutar y de competir fueron los más sublimes de mi carrera.

-¿Cómo vivió lo de su compañero Dani Jarque?

-Pues ese mismo verano yo fiché por el Sevilla y ambos, él con el Espanyol, nos encontrábamos en Italia de pretemporada. A la semana de estar allí es cuando sucede. Termina un partido nuestro y se me acerca Manolo Jiménez para coméntarmelo en privado. Yo hacía solo dos semanas que había estado con él. Lo tuve siete años de compañero y puedo decir que era un chaval super sano, nada de fiestas de estas de futbolistas y salir de allí para allá. Era lo más profesional que te podías echar a la cara. Sigue doliendo su pérdida.

-Si lo de Jarque ha debido ser lo más duro que le ha pasado en esto del fútbol a nivel personal, a nivel deportivo, ¿cuál ha sido su peor golpe?

-Sin duda la eliminación en cuartos (con el Málaga) de la Champions  ante el Borussia Dortmund por cómo fue. hacen un equipo de doce jugadores en un mismo año en el que llegaron Joaquín, Cazorla y todos estos… Hacer un grupo, en tan poco tiempo, que hubiese ese ambiente, que se generara ese fútbol… era el sueño. Pelllegrini también llegaba muy castigado tras lo del Real Madrid. Y llegar a donde llegamos y que te lo quiten de la forma en la que fue… Creo que con el tiempo ha ido doliendo más que en ese momento porque te das cuenta de lo que pudo ser y no fue y de la forma en la que te lo quitaron. (Los malagueños se siguen quejando del gol en fuera de juego de los alemanes con el que los eliminan en el último momento).

-Empezó como lateral y ha acabado como central…

-No es exactamente así porque yo de chaval empecé como central y así seguí hasta en las selecciones inferiores de España, pero cuando llego al primer equipo del Espanyol me veo con Lopo, Jarque, Pochettino, Soldevilla… Un nivel importante y contrastado y no tenía cabida pero Lotina me dice lo del lateral porque me veía con condiciones y claro, yo, como loco por jugar y le dije que me pusiera donde fuese que estaba deseando debutar. Y como de lateral tácticamente cumplía y tenía recorrido no lo fui haciendo mal y hasta le cogí el gustillo e incluso me fichó el Sevilla como lateral.

-¿Qué jugador le ha sorprendido más sobre el césped?

-Isco. De locos. Yo le vi desde que no era nada hasta serlo todo. También me gustaba mucho Cazorla pero ya le conocía de fuera.

-¿Y de este Cádiz CF?

-Por la juventud, que tiene, por el futuro que le espera, por lo que le veo crecer, por los detalles que tiene… Manu Vallejo es para mí el futbolista que más me ha sorprendido.

-¿Qué consejos le daría antes de su salto al Valencia?

-Que disfrute. Que amigos hay muy pocos y en este mundo, menos. Y que escuche mucho porque la experiencia tiene su peso.

-¿Con qué compañero del vestuario tiene más afinidad?

Con Matos, es un chaval con el que me llevo muy bien. Tengo una buena amistad. Es muy humilde y viene de pasarlo muy mal y ahora está aprovechando otra vez su oportunidad.

-¿Le había hablado del Cádiz CF Duda?

No.

-Ha llegado al Cádiz CF con dos temporadas por delante y una opción a una tercera. ¿Se ve cumpliéndolo todo?

-He llegado con una conclusión de que al final tengo la suerte de poder decidir. Y hasta que esté ilusionado y me sienta involucrado voy a seguir. A día de hoy me veo dos y tres años y más, pero tampoco quiero mentir porque el día que no me sienta ilusionado y feliz dejaré a los chavales.

-Haga una definición de cada uno de sus compañeros centrales.

-Son tres ‘centralones’. Kecojevic tiene una trayectoria importante, Marcos está teniendo una evolución considerable este año y Pantic nos va a sorprender a todos porque tiene una gran experiencia pese a lo joven que es.

 

-¿Se siente capitán?

-No, pero me siento en un equipo muy joven y me siento con la responsabilidad, no de enseñar, pero sí de ayudar en pequeños detalles igual que lo han hecho conmigo. Al final yo estoy haciendo lo que hicieron conmigo los Tamudo, De la Pena, Demichelis..

-Sin duda, entrar en el equipo y que comiencen a llegar las victoria le debe dar a uno mucha confianza, ¿no?

-Me dio más que confianza, tranquilidad. La confianza es algo que no me va a desestabilizar como persona porque sé si estoy trabajando bien o no. Pero esos resultados sí que me dio tranquilidad por la gente que me había traído y apostado por mí y por el esfuerzo del club porque yo esté aquí. Tenía esa responsabilidad por eso que digo, por lo que han pagado, por mi situación de estar un año sin jugar y que no juegue ahora… ¡Los van a matar… y con razón! Entonces, esos tres resultados después de mi debut me dan tranquilidad para seguir trabajando como uno más y no llenarme de responsabilidades más de la que me toca porque al final soy un jugador más.

-Consolidado en el once, se lesiona en Málaga en el peor momento. ¿Cómo llevó la recuperación?

-Al principio iba a ser para tres semanas pero con la Navidad de por medio se fue para seis. Cuando vuelvo suelo entreno cuatro días y llega el partido en Oviedo, donde nos exigen mucho, un campo pesado y nos aprietan. Lo pasé muy mal en aquel choque, me costó mucho y acabamos perdiendo. Pero ese encuentro me ayudó en engancharme con la competición porque en Alcorcón me sentí mejor y ante el Tenerife ya jugué con normalidad.

-¿A qué puede aspirar este Cádiz CF?

-Es innegable que el club ha hecho un gran esfuerzo con la plantilla de este año que se ha unido al gran trabajo de las plantillas de los dos años anteriores. Si a eso le unimos los últimos refuerzos, más la ambición que ha tenido el club, pensar que el objetivo principal son los 50 puntos sería una falta de ambición. Obviamente esto es muy largo y por lo que me dicen la Segunda es muy difícil por lo que tenemos que aspirar lo antes posible a conseguir los 50 puntos pero la ambición debe ser la máxima.