Salvi, en un entrenamiento con el Cádiz CF.
Salvi, en un entrenamiento con el Cádiz CF.

Cádiz CF

Salvi, otra vez roto en su mejor momento

El extremo vuelve a la enfermería en una temporada en la que estaba siendo el mejor de su equipo

Por  15:39 h.

Salvi ha vuelto a romperse. Parece que la lesión estará cercana a las dos semanas y no debe ser muy grave, pero el caso es que el sanluqueño ha vuelto a lesionarse justo en un momento en el que volvía a estar en un inmejorable estado de forma. No es la primera vez que le ocurre.

El jugador procedente del Villanovense cumple su tercera temporada en el Cádiz CF y en todas ellas ha tenido que pasar varias semanas por la enfermería del Rosal. Y en todas sus lesiones, el motivo ha sido el mismo: rotura.

Las lesiones de Salvi las sufrió Claudio, que lamentó perderlo justo en el momento en el que más estaba brillando gracias a sus internadas y a la cantidad de asistencias de gol que estaba produciendo. Era su primera campaña en el equipo amarillo y fue el primer gran momento que vivía con la elástica del club gaditano. Seguramente, muchos cadistas recuerdan aún el momento en que el Salvi se iba al suelo en plena estampìda mientras le entregaba el balón a Álvaro García en la recta final de un partido que el Cádiz Cf ya ganaba con comodidad 3-1 al Linares. Sufrió una rotura de fibras que trastocó los planes del equipo, aunque afortunadamente llegó a ponerse en forma para poder estar a punto para la fase de ascenso a Segunda que se consiguió en Alicante y en la que el sanluqueño contribuyó.

Cervera pudo disfrutarlo en un momento clave aunque también tendría que perderlo a la siguiente campaña, ya en Segunda. Además, lo perdió en dos momentos. La primera vez que comenzó a perderlo fue en Vallecas, en el partido en el que el Cádiz CF salió goleado 3-0. Como es sabido, aquella goleada del Rayo hizo mucho daño y por vez primera desde que llegó a Carranza, la figura de Álvaro Cervera comenzó a ponerse en entredicho.

Las críticas al entrenador se incrementaron en las tres jornadas siguientes en las que no pudo contar con Salvi y confió en Carlos Calvo, al que sacó del ostracismo para suplir al sanluqueño en tres partidos que acabaron en empate (Girona en Carranza, Tenerife en el Heliodoro y el UCAM en Carranza en un partido calcado al del pasado sábado ante la Cultural por su resultado y por su desarrollo). Y llegó Lugo. Una final para Cervera, que tenía el ultimátum encima de la mesa. Salvi regresa al once titular en el Anxo Carro, en la jornada doce en un partido que el Cádiz CF venció gracias al gol de Álvaro García tras un bello pase de tacón de Güiza. Pero el sanluqueño no terminó de recuperarse bien de la lesión que arrastraba como admitió Cervera, que llegó a reconocer que “se había precipitado” en la vuelta de Salvi, que jugó un mal partido debido a que no estaba completamente recuperado.

Además, cada vez que volvía al equipo no lo hacía de una forma regular por culpa de las dudas que aún evidenciaba tener. Salvi jugaba sin chispa, presionaba sin intensidad y casi que podía decirse que en muchos lances del juego iba con miedo. Cervera le hizo ver que no estaba contento con su rendimiento y prueba de ellos fue la cantidad de ocasiones que Nico Hidalgo tuvo a  lo largo de una campaña que Salvi comenzó despuntando con un golazo en Anduva y grandes partidos antes de su lesión en Vallecas y posterior recaída en Lugo.

Poco a poco, Cervera fue comprendiendo que Salvi no daba todo lo que tenía porque no le era posible. De hecho, tras el encuentro ante el Lugo, Salvi fue suplente en Carranza ante el Huesca y en las semanas sigiuentes fue alternando suplencias con titularidades hasta que poco a poco fue cogiendo la forma y se fue consolidando de nuevo en el once a comienzo de la segunda vuelta y pese a la llegadas de hombres como Imaz o Aketxe.

Otra vez, a fuerza de ritmo, Salvi se fue encontrando cómodo en el campo. Volvieron las internadas y sus goles y, otra vez, por cuarta vez, volvió a romperse en un encuentro que el cadismo bien recuerda debido al cambio equivocado que se produjo tras la lesión del gaditano. De hecho, un gol suyo adelantaba al Cádiz CF en el Nuevo Tartiere dentro de un encuentro que los asturianos remontarían para imponerse al final 2-1. Cervera sustituyó a Salvi por Eddy y el Cádiz Cf dio un peligroso paso atrás después de tener el partido controlado gracias a las galopadas por banda de Álvaro García y Salvi, al que tras un rotura fibrilar le quedaba por delante un mes de recuperación.

En Oviedo fue la última vez que Salvi se lesionó de forma notable. Tras un mes en el dique secó regresó con todas sus fuerzas y volvió a ganarse la titularidad indiscutible para la recta final de una temporada exitosa que acabó en Tenerife.

El pasado sábado le volvió a ocurrir. Muchos aficionados se lo podían oler incluso. Ya en el encuentro ante el Osasuna de hace dos jornadas en Liga dio el susto al levantar la mano para reclamar la asistencia médica. Siguió jugando y el cadismo siguió respirando. Pero no por ello dejaba de olerse que a Salvi le persiguen los fantasmas de las lesiones cuando mejor se encuentra. No falla. El pasado sábado estaba siendo el mejor de nuevo de los suyos pero en el fatídico minuto 36 se fue al suelo. Él quería pensar que no se había roto, pero se equivocó. Dos semanas en el dique seco. Como mínimo.