Salvi espera retomar la competición.
Salvi espera retomar la competición.

Cádiz CF

Salvi: “Me planteé muchas veces dejar el fútbol”

El jugador sanluqueño del Cádiz CF rememora sus inicios, en los que compaginaba el balón con los ladrillos

Por  18:17 h.

El departamento de comunicación del Cádiz CF sigue trabajando a marchas forzadas con tal de dar puntual información a los aficionados. Si el pasado miércoles era Juan Cala el que atendía a los medios oficiales para responder en profundidad a las preguntas, este viernes le ha tocado el turno a Salvi, que comenzó recordando sus primeros pasos en este deporte.

“Empecé en la cantera del Sanluqueño desde bien pequeño. Debuté en Tercera con 16 años. Fue bonito cuando empecé. La tierra de mi casa, donde quería empezar. Todo muy bonito hasta mi debut, que fueron tiempos convulsos porque el primer equipo llevaba mucho tiempo sin cobrar”, manifiesta el extremo diestro del Cádiz CF, que aunque guarda con cariño sus primeros pinitos en un campo con mucha solera como el de El Palmar no olvida esos trances económicos en los que se vio inmerso una entidad que no siempre ha pasado buenos momentos en el apartado institucional.

Salvi es un currante del balón, aunque en cierta forma también puede decirse que también lo es de la vida. Inolvidable fue su rueda de prensa en la que admitía no haberlo pasado nada bien cuando el Cádiz CF le cerró las puertas de Primera cuando el Getafe se interesó por él pero no hasta el punto de pagar su cláusula. Veía como su amigo se iba al Rayo y él se quedaba sin la oportunidad de ganar el contrato de su vida. Sin embargo, no fueron esos sus peores momentos en este deporte. “El momento más duro fue el descenso que tuvimos con el Atlético Sanluqueño. Cuando dejan de cobrar, sus sueldos eran bajos y no tenían dinero para llevar pan a casa. Era difícil tener la cabeza liberada, sobre todo para los que tenían niños. Fue el momento más difícil de mi carrera”, dice un futbolista que poco antes de firmar con el Villanovense, anterior equipo al Cádiz CF, trabajaba en una obra.

Precisamente, habló de ese año en el que jugó en el equipo extremeño. “El año que jugué en Villanueva me queda la espina del ‘play off’ que tuvimos contra el Bilbao Athletic. Lo teníamos hecho hasta la expulsión de Tapia y Carlos Fernández. El presidente me puso la mano para que fuera allí. No conocía aquello, casi no había salido de Sanlúcar. Era una familia de locos, íbamos al barro y al césped bueno a competir y ganar. Con Julio Cobos (entrenador entonces del equipo de Villanueva de la Serena) aprendí muchas cosas”, rememora un Salvi agradecido.

El camino de Salvi no ha sido nada sencillo. De hecho, la vez que da el salto al primer equipo del Sanluqueño llega en un momento complicado y de carestía económica, por lo que en su cabeza no entrada del todo vivir del fútbol. “Me planteé muchas veces dejar el fútbol. Era difícil levantarse a las 6:30 horas, preparar la nevera y todo para comer en la obra. Todo el día trabajando, salir a las 18:00 horas para ir a entrenar. Tenía un hijo recién nacido y era lo que me daba fuerza para aguantar ocho o nueve meses trabajando en la obra compartiendo con el fútbol. Me sacó las fuerzas para estar donde estoy”.

Pero la cosa mejoró bastante gracias a la aventura en Villanueva de la Serena. Tanto, que su siguiente paso, gracias a una brillante temporada en el equipo extremeño, fue el Cádiz CF, donde ha vivido muchísimos momentos buenos pero también alguno menos bueno. “Después de un año muy complicado en Segunda B, hicimos un ‘play off’ espectacular. Era muy difícil meternos un gol. Es el partido y la emoción más grande que tengo. Llegar con el equipo a la Avenida y no ver la carretera, solo amarillo, era lo más difícil”, dice recordando el ascenso. Mentras que la parte negativa la ve de la siguiente manera. “Lo peor desde que estoy aquí ha sido el partido de Tenerife, no he llorado tanto nunca de impotencia. Creo que fuimos superiores. Nos tiraron el gol y poco más. Nos quedamos a las puertas de jugar la final de ascenso a Primera. La peor sensación me la llevé ahí”.

En aquellos primeros años en el Cádiz CF coincidió con Alvarito, un compañero con el que ya le une una gran amistad y cierta similitud en el plano futbolístico. “Los comienzos han sido parecidos, aunque luego fue todo diferente. Creo que ha sido el compañero con el que más compenetrado he estado porque los dos sabíamos qué teníamos que hacer cuando llegábamos a línea de fondo”.

Con toda la que hay formada a causa del coronavirus, Salvi prefiere ser paciente antes de hacer balance porque, entre otras cosas, “faltan once partidos, muchos puntos en juego, puede pasar de todo. A día de hoy, creo que el equipo está respondiendo espectacular. El equipo ha sido sólido en muchas facetas, hemos tenido rachas muy buenas. Cuando hemos perdido, nos hemos repuesto bien. El balance lo haré a final de temporada. El duelo con el Almería fue importante, empatamos en Lugo con uno menos y nos marcaron en una jugada aislada. Tenemos que prepararnos para lo que venga”