Alvarito y Salvi celebran el segundo gol del Cádiz en Córdoba en la primera jornada de la temporada pasada.
Alvarito y Salvi celebran el segundo gol del Cádiz en Córdoba en la primera jornada de la temporada pasada.

Cádiz CF

Salvi le muestra el camino a Alvarito

El brillante arranque liguero del sanluqueño debe servir de motivación a su compañero

Por  21:08 h.

Debe ser duro. Hay gente que no lo ha entendido, pero si lo hacen en el club es que debe ser frustrante y muy comprensible. Fue clave en el ascenso a Segunda y determinante en la excepcional temporada de regreso a la LFP del Cádiz CF. Álvaro García no ha dicho en todo el verano ni ‘pío’. Hasta que le llegó una oferta mareante que podría volver loco al más pintado. Entonces, pidió a su entrenador no entrenar. Y, maldito fútbol, arreciaron las críticas contra su persona. Sí, sí, contra Alvarito. El mismo jugador que se inventó un sueño en Santander y el mismo que levanta de sus asientos a muchos cadistas cada vez que coge el balón en Carranza. Nada nuevo. Fútbol, dinero, contratos, cláusulas y aficionados.

Pero lo cierto es que en su club hasta lo han entendido. Desde el entrenador hasta el consejero delegado. No había porque forzar la situación y se le dejó ausentarse del encuentro en Lugo ya que el Getafe podría en cualquier momento pagar la cláusula dado que había ofrecido algo más de cuatro millones de euros días antes. Ni multa, ni malas caras. Todo comprensión.
Pero el mercado de fichajes ha pasado y el Cádiz CF ha podido retener a su mejor jugador, con el que en breve se sentará Juan Carlos Cordero para revisar su contrato y, quien sabe, aumentar su cláusula de rescisión.

Pero, hoy por hoy, y con Alvarito seguro en la disciplina amarilla hasta el próximo mercado invernal, lo que más preocupa al cadismo, y a Quique Pina en especial, es que el futbolista vuelva a motivarse después de ver como le han cerrado la puerta de un sueño en las narices. Ya se sabe que al consejero delegado del Cádiz CF no es muy partidario de quedarse con futbolistas que han pedido salir previamente para jugar en una categoría superior. Sin embargo, el hecho de que no haya accedido a rebajar el precio del traspaso viene marcado por una serie de razones. La primera y más poderosa es que se trata de un jugador en el que desde siempre ha tenido muchísimas esperanzas puestas. De hecho, ya se lo llevó al Granada y se las ingenió para traérselo al Cádiz CF (junto a Aridane) en cuanto dejó el poder en el club nazarí. Por eso mismo, Álvaro García se trata de un producto ‘made in Pina’ y es por ello que el murciano se permite cerrarle las puertas del club al considerarse él su principal valedor.

Pasos a seguir

Pero no es un ‘no es no’. Pina es sabedor del potencial de su jugador franquicia y en su mente está ‘motivarlo’ de la misma manera que ha motivado a Salvi. Esto es, revisando su contrato, ampliándolo y subiéndole la ficha para que se corresponda lo que aporta en el campo con lo que entrará en su bolsillo. Algo que hasta el momento no ocurría al firmar Álvaro su último contrato procediendo de Segunda B y antes de su explosión definitiva en Segunda A.

La confianza de Pina en que Álvaro García vuelva a ser el que ha sido siempre está en las brillantes actuaciones que está teniendo en este arranque liguero el recientemente renovado Salvi Sánchez, que si en la jornada inaugural fue el asistente de oro tanto en el gol de Álvaro García como en el de David Barral, en Lugo ha seguido el mismo rumbo al ser el autor del pase a Moha Traoré instantes antes de que el malí cayese derribado dentro del área. Ya antes, el sanluqueño había destacado con dos centros, uno preciso con la pierna zurda a la cabeza de Nico Hidalgo, y otro no menos acertado a la testa de Moha. Ambos fueron milagrosamente repelidos por el arquero gallego.

Sin duda, el gran momento de forma de Salvi, unido al esperanzador arranque liguero del equipo, es lo mejor que le puede venir a Álvaro García pare volver a ilusionarse en una temporada que siempre la recordará por la posibilidad que tuvo de jugar en Primera. Quien sabe cómo la acabará.