Salvi, en la terraza del hotel Las Cortes.
Salvi, en la terraza del hotel Las Cortes.

CÁDIZ CF

Salvi: «Hace cuatro años trabajaba en la obra, pero mi sueño es jugar en Primera»

El extremo del Cádiz CF desvela que cada uno de sus hijos «ha sido una motivación» para triunfar en el fútbol

Por  17:48 h.

Salvador Sánchez ‘Salvi’ (Sanlúcar, 30 de marzo de 1991) es un símbolo del Cádiz CF. El único jugador de la provincia junto a José Mari con hueco casi asegurado en el once y expresión individual del crecimiento experimentado por esta entidad en los últimos meses. El mejor futbolista de la temporada pasada, uno de los héroes del ascenso, se hace un sitio en la nueva categoría con esfuerzo y trabajo, como ha hecho durante toda su vida.

El sanluqueño se convertía este martes en el protagonista de la tertulia de Deportes Cope en el Hotel Las Cortes de Cádiz. Se maneja tan rápido delante del micrófono como con el balón, con precisión y claridad; eso sí, sin regatear pregunta alguna. Vive un momento de ensueño, con la recién estrenada paternidad de su segundo hijo, Tiago, y el regreso a un equipo que es la revelación del curso en Segunda División.

Sin embargo, quiere más. Esa ambición es la que le ha hecho crecer. La que ha permitido que en cuatro años haya pasado del andamio a brillar en el césped ante adversarios de primer nivel. Además, su pequeño le infunda nuevas fuerzas, mayor motivación para dejarse la piel en cada partido, en cada entrenamiento. “Hace cuatro años tuve a mi hijo Brayan y en ese momento estaba en la obra trabajando junto a mi cuñado. Jugaba en el Sanluqueño, pero no cobraba y tenía que buscarme el dinero por otro lado. Cuando lo vi, apreté los dientes y dije: tengo que sacar a este niño adelante”.

Y así fue. “Este deporte te exige tomar una decisión: o tiras lo hecho por la borda o lo das todo por el fútbol. Y mi sueño es jugar en Primera División desde que era un crío. Tiago me da más razones para luchar por los dos hermanos, darle estabilidad a mi vida. Yo tuve que trabajar a los 13 años junto a mi padre, de lo que estoy orgulloso, y todas las cosas que me han pasado me han enseñado a luchar más por ella”. Salvi alternaba el fútbol como pasión con la ayuda a su progenitor en una cerrajería y cada verano instalando aparatos de aire acondicionado.

El futbolista aprovecha para destacar “lo importante que es el descanso para un jugador. Por eso mi mujer es clave en mi vida, y lo tengo todo negociado con ella”, comenta entre risas pero reafirmando sus palabras. “El descanso es fundamental, porque esta categoría te lo exige para rendir al 100%“.

«Puedo mejorar en todo»

Salvi amplía sus declaraciones de hace varias semanas, en las que decía que su techo no es jugar en Segunda con el Cádiz CF. “Puedo mejorar muchas cosas y trabajo para ello. Mi sueño es dar un paso adelante en mi carrera y creo que tengo cosas para jugar en Primera; es lo que me propongo, y todo es mejorable. Defensa, ataque uno contra uno, los duelos, centrar 50 veces más cada día para hacerlo mejor… hay que estar mentalmente preparado para ello”.

El de Sanlúcar cree que aun le “falta un poco” para alcanzar su mejor nivel esta temporada. La lesión en la rodilla sufrida a principios de octubre le ha mermado más de lo esperado. “El año pasado me lesioné en mi mejor momento, con esa rotura en los isquiotibiales; sin embargo, esta temporada ha sido peor. Duele más. Con la rotura no puedes hacer nada, pero el esguince de rodilla te permite hacer cosas, crees que puedes jugar pero te molesta y no das tu mejor versión. Ha sido como empezar de cero, en pretemporada, a otro ritmo, y por ello seguramente el entrenador no me ha puesto en algunos partidos y me ha quitado en otros”.

Cervera le dio un toque de atención en su regreso en el Anxo Carro. Al descanso lo cambiaba y le dejó dos semanas en la grada. “No tengo mala relación con él. Si quiero jugar lo tengo que demostrar yo, y cuando he estado bien siempre me ha puesto en el once. Al final es el verde quien te pone en tu lugar”.

«A Álvaro yo no le puedo enseñar a hablar inglés»

En tiempo de tertulia, Salvi se alegra del buen momento de su amigo Alvarito, que podría salir en enero al Middlesborough de Karanka. “Eso sí, yo no le puedo ayudar a hablar inglés. Aunque es bueno que aprenda por lo que pueda pasar“. Con respecto a Alfredo Ortuño, el héroe del Arcángel, manifiesta que “es una magnífica persona que se encuentra en un momento dulce de su carrera. Necesitaba un año año. Para nuestro fútbol de banda nos da muchas facilidades, al igual que nosotros a él”.

Aprovecha este mes especial, el diciembre navideño, para proclamar sus deseos. “Salud y felicidad, que con eso todo viene rodado, y que se cumplan los objetivos en 2017. En lo individual, superarme cada fin de semana”.