Juan Carlos Cordero fue destituido como director deportivo del Cádiz CF a comienzos de esta temporada.
Juan Carlos Cordero fue destituido como director deportivo del Cádiz CF a comienzos de esta temporada.

Cádiz CF

¿Qué recorrido le queda al ‘caso Cordero’?

El Cádiz CF puede recurrir el fallo aunque se expone a una situación muy delicada que se puede alargar en el tiempo mientras está pagando

Por  13:39 h.

Por activa y por pasiva ha querido llegar a un acuerdo previo a la sentencia que ha decretado nulo su despido, pero Juan Carlos Cordero llegó a juicio y en su primer encontronazo legal con el Cádiz CF de Manuel Vizcaíno ha salido vencedor puesto que el Juzgado de lo Social Número 3 de Cádiz le ha dado la razón de principio a fin.

Sin embargo, aún queda mucha leña por cortar en este caso que obliga, de entrada, al Cádiz a readmitir obligatoriamente al murciano en su mismo puesto de trabajo del que fue despedido y que ahora ocupa Óscar Arias, primero de un escalafón en el que también están Antonio Ferández, exdirector deportivo de Málaga y Valencia, entre otros, y el secretario técnico Enrique Ortiz, firmado por la estampida de Jorge Cordero.

No obstante, y según el abogado laboralista que ha defendido los intereses de Cordero al Cádiz CF le quedan varias opciones por delante que seguramente llevará a cabo. “La empresa puede optar por recurrir en la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en Sevilla y durante ese recurso -que durará alrededor de un año- deberá seguir abonando el sueldo a mi cliente (alrededor de 15.000 euros mensuales) eligiendo entre pagarle mientras se queda en su casa o readmitirlo en el mismo cargo que antes del despido nulo”. Sin duda, un embrollo que Vizcaíno tendrá que sopesar bastante antes de seguir adelante o no.

Desde la parte de Cordero la mano sigue tendida y la voluntad de pactar sigue estando encima de la mesa, aunque como es obvio ya con algo de más fuerza después del fallo del tribunal gaditano. De todas formas, el letrado gaditano Emilio Álvarez Tirado  sigue pensando que siempre es mejor un acuerdo que un juicio.

Otro hándicap que debería estudiar los abogados del Cádiz CF antes de interponer un recurso es el hipotético ascenso del equipo por el cual ascendería la mensualidad de Cordero y que viene estipulado en el contrato validado por el juez de la sala gaditana. Llegado este caso, a partir del 1 de julio en el caso de ascenso el salario se vería incrementado.

La sentencia del tribunal gaditano ha entendido que se han vulnerado derechos fundamentales del trabajador y de ahí que haya reflejado que el despido es nulo y no improcedente. Y es que si hubiera entendido que fuese improcedente el Cádiz CF podría optar entre indemnizar o readmitir (en cinco días hábiles) a Cordero. Por tanto, lo más normal es que Vizcaíno hubiera pagado las consecuencias económicas sin tener que estar obligado a readmitirlo en su cargo, una situación bastante delicada que se le ha presentado al club. No hay que olvidar que el contrato que Pina, como consejero delegado entonces, y Cordero era de carácter indefinido bajo unas cláusulas y unas condiciones.

En la hipótesis de que el Cádiz CF recurra y la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en Sevilla no vea nulidad pero sí lo considere improcedente , el Cádiz CF estaría obligado a indemnizarlo con cerca de 700.000 euros que desliza el segundo de los contratos firmado con Pina. En el caso de que considere improcedente el primero de los contratos, la indemnización sería de 300.000. Y en el mejor de los casos para el Cádiz CF, es decir, que Sevilla sentencie que es procedente no debería pagarle nada aunque sí el salario mensual hasta el momento en el que se celebre el juicio, que se alargaría mínimo a un año.

Lo más sensato, siendo nulo como ha decretado el Juzgado de lo Social de Cádiz, es que ambas partes se sienten a hablar para no llegar a otro juicio dentro de un año. “Siempre estaremos abiertos al pacto. Como es obvio, defenderemos que se llegue a un acuerdo razonable y decente”, avisa Álvarez Tirado.