Cádiz CF

Rayo Majadahonda-Cádiz (1-1) Un punto para sumar y analizar

Los de Cervera realizan una buena primera mitad pero pagan sus errores tras la reanudación

Por  14:33 h.

Le falta algo a este Cádiz CF que le impide dirigirse con autoridad y confianza hacia ese segundo puesto de la clasificación que tanto se deja querer debido a la irregularidad de todos. Le falta algo a este Cádiz CF que le obliga a enmendar para esta recta final. Le falta algo a este Cádiz CF para creerse lo que está viviendo y dejar sin vida a equipos que más adelante resucitan ante su cara. Porque a los de Cervera se le fue una victoria en Majadahonda que encarriló desde el comienzo pero que dejó marchar tras la reanudación. Dicho eso, y estando como están las cosas, sumar lejos de casa es bueno siempre y cuando Carranza vuelva a ser ese estadio que convertía los empates a domicilio en victoria una semana después. Y es que si sumar está bien, no hay que olvidar que los errores restan, y casi que el doble, llegados a este momento de la temporada.

Solo un cambio introdujo Cervera respecto al último partido en casa ante el Numancia y fue obligado debido a la lesión de Manu Vallejo, que dejó su lugar en la punta del ataque a Rennella, que compartió la delantera con Machís conformando así el Cádiz CF un claro 4-4-2.

Salió el Cádiz CF con la prudencia que merece todo partido de esta categoría y más si se juega fuera de casa por mucho que el campo del Cerro del Espino sea una alfombra. ¿Quién lo diría hace años que un club recién ascendido y con el objetivo de la permanencia, con un campito de barriada casi, tenga un terreno de juego idóneo para jugar al fútbol y no para buscar las encerronas que tanto se veían, y con razón, en el grupo IV de la Segunda B? Puesto así las cosas, a este Cádiz CF que tampoco es que le encante darle al toque, se dedicó a imponer su sello con la calma y con la confianza de contar con un jugador de otra galaxia.

Precisamente, acababa de pasar el minuto 5 de partido cuando el venezonala entraba en acción metiendo un pase a Rennella, que casi sin querer confundió a su central para plantarse solo ante Basilio y disparar ligeramente desviado sin ver la incorporación relámpago de Machís, que ya le pedía el balón para empujarla a gol. ¿Llegará el día en que este explosivo jugador remate sus propios centros? Llegará, sin duda.

Pero antes llegó de nuevo una acción de Machís cuando corría el minuto 8 y corría por su banda izquierda un balón enviado de José Mari, el enésimo que da en esta Liga el roteño, desde campo propio que el venezolano convirtió en oro pisando área contraria, levantando la cabeza, ¿quién decía que este chaval se precipitaba muchas veces en sus últimas decisiones?, y entregando el pase de la muerte a Rennella para que el ex del Extremadura adelantase al Cádiz CF y se desvirgara como goleador amarillo.

Muy bien se le ponían las cosas al Cádiz CF, que a medida que pasaban los minutos se encontraba más cómodo con Garrido y José Mari tapando en todo momento al cerebro rayista Fede Varela y con Jairo y Machís a la espera de una contra, como la que fueron construyendo Matos con el extremo canario, que acabó sacándole la amarilla a Luso cuando ya ponía la quinta hacia el área de Basilio.

Poco a poco, los locales fueron pisando campo contrario sin que esto incomodase lo más mínimo al Cádiz CF, que con estar bien colocado y junto tenía controlada una situación que pudo ver mejorada si Akexte llega a estar más fino con un pase a Jairo, que se encontró un pasillo por el centro completamente solo, que se le fue muy pasado en lo que podía haber sido el segundo tanto antes del descanso.

A un minuto del 45 de partido llegó la primera intervención de Cifuentes, que tuvo que irse al suelo para hacerse con un balón que disparó desde lejos Fede Varela, que aprovechó uno de los primeros despistes de la zaga cadista, que comenzaba a acusar el esfuerzo y las altas temperaturas que ya comienzan a asomarse por el calendario.

No pudo acabar de mejor manera el primer tiempo para los gaditanos, que dispusieron de dos saques de esquinas botados por Aketxe en los que no hubo fortuna pero sí tranquilidad antes de afrontar un segundo tiempo al que salió el Cádiz CF con las mismas premisas, no como el Rayo Majadahonda de Antonio Iriondo que cambió la táctica olvidándose de los cinco defensas y buscar algo más de profundidad en su equipo en la búsqueda del empate.

Y lo cierto es que los madrileños comenzaron más intensos que en el arranque del encuentro y debido a ello se acercaron al área de Cifuentes nada más comenzar la reanudación. Le costó al Cádiz CF amoldarse al nuevo dibujo de su rival, que se abrió por banda y encontró con más claridad a Fede Varela, lo que benefició al juego del Rayo Majadahonda, que comenzó a tener el balón con mayor asiduidad y, lo más importante, a tenerlo cerca de los dominios de Cifuentes.

Todo ello lo estaba viendo Cervera desde el banquillo y no tardó mucho en hacer cambios en su once para rescatar el control perdido. Pero antes de ello, el ataque amarillo estuvo cerca de encontrar petróleo tras una buena acción de Rennella, que desde la línea de fondo y dejar atrás a un contrario cedió a Jairo en el punto de penalti para que el canario prolongase hacia Aketxe para que el disparo del vasco acabase en las manos de Basilio.

La solución para contener el dominio majariego fue Álex Fernández, que entró por Rennella para dejar en la lanza del ataque a Jairo y colocándose en su adorada izquierda Machís.

A falta de media hora para el final, el escenario se había visto alterado, si bien la esperanza cadista se basaba en la velocidad de sus extremos. Sin ir más lejos, y tras hacerse con el balón con poderío Cifuentes en un saque de esquina lanzó una contra con Jairo, que se marcó un ‘sprint’ de 80 metros que acabó con un centro buscando a la otra moto de Machís aunque se interpuso con acierto un defensa local que desbarató el peligro gaditano.

Error de Matos y empate 

Iriondo y Cervera ponían todas sus cartas sobre la mesa y era el entrenador local el que más arriesgaba como no podía ser de otra manera con la entrada de Manu del Moral, que no pudo entrar con mejor pie al campo ya que en el 67′ el delantero empataba el partido al llegar al segundo palo un centro de Iza tras un desajuste de Matos en la marca de Aitor.

Crecido el Rayo Majadahonda, el pequeño estadio Cerro del Espino se le convertía en una olla a presión de buenas a primeras para un Cádiz CF al que el gol local le había dejado grogui. Ante esto, el técnico cadista metía más madera en el centro del campo con la entrada de Edu Ramos y altura en la delantero con Lekic sentando en el banquillo al amonestado José Mari y a Akexte. Todo al fútbol directo.

Jugaba con fuego el Cádiz CF, que vio como Verdés perdonaba el segundo tras un balón parado botado por Fede Varela y mal defendido por la defensa amarilla, que seguía contra las cuerdas a falta de un cuarto de hora para el final. estaba el encuentro para tirar de arrojo y coraje y fue de ahí de donde tiró Correa para luchar una jugada en la que se asoció con Jairo y Álex para plantarse en el área rival y chutar al muñeco de Basilio, que esperó con acierto el disparo del sufrido lateral cadista.

El marcador estaba en el aire pero eran los madrileños los que más intención llevaban en sus ataques. Tantas, que por poco Iza consigue el segundo para ellos después de un centro al que no llegó en el segundo palo Manu del Moral cuando todo el campo ya cantaba la victoria ante un Cádiz CF desdibujado durante prácticamente toda la segunda parte en la que Iriondo le ganó la partida a Cervera, muy enfadado con el equipo y con su lateral Matos, lateral que corre con el hándicap de tener como socio en la defensa a Machís. No obstante, tenerlo como socio en el ataque es un gusto tal y como se comprobó en el 90′ de juego en el que fue la última opción cadista tras una acción en la que el venezolano abrió a su compañero para que el centro de este fuera repelido por Basilio, primero, y después por la zaga majariega.

No se movería el electrónico ya pese a la insistencia de un Rayo Majdahonda al que el fútbol le premió tras un segundo tiempo en el que fue superior a un Cádiz CF que en cuanto le cambian una ficha del tablero se descompone. Un empate ante el rival menos fuerte que queda de aquí al final que no por eso resulta tan negativo como puede parecer ya que, en las malas, los de Cervera también supieron sufrir en un campo que se fue complicando a medida que los de Iriondo se fueron haciendo con los mandos.

El empate puede resultar agridulce, si bien es importante no perder antes de enfilar lo que resta de temporada ante equipos poderosos que buscarán lo mismo o más que el Cádiz CF, que llega a la recta final en el grupo de los escapados y con opciones de todo.

Ficha del partido

Rayo Majadahonda: Basilio, Benito (Manu del Moral, 63′), Héctor Verdés (Andújar, 83′), Galán, Morillas, Iza, Verza, Luso, Fede Varela, Héctor Hernández (Enzo Zidane, 91′), y Aitor Ruibal.

Cádiz CF: Cifuentes, Rober Correa, Sergio Sánchez, Kecojevic, Matos, Garrido, José Mari (Edu Ramos, 70′),  Jairo, Machis,  Aketxe (Lekic, 71′) y Rennella (Álex Fernández, 57′),

Goles: 0-1: Rennella (8′); 1-1: Manu del Moral (67′)

Árbitro: Daniel Ocón Arráiz, riojano. Amonestó a los locales Luso, Héctor Verdés e Iza y a los cadistas José Mari, Rennella y Aketxe.

Incidencias: Partido celebrado en el Cerro del Espino.