Luismi Quezada no volverá a jugar esta temporada.
Luismi Quezada no volverá a jugar esta temporada.

Cádiz CF

Ponferradina-Cádiz CF (0-0) El líder vuelve en forma pero sin estudiar

Los amarillos se complican la vida en la recta final por una expulsión a Quezada que casi cuesta el partido de no ser por Cifuentes

Por  18:27 h.
Ponferradina
0
Cádiz
0
Ponferradina: Caro, Son, Russo, Fran Manzanara, Pablo Trigueros, Ríos Reina, Óscar Sielva (Larrea, 47'), Saúl Crespo, Nacho Gil (Pablo Valcarce, 67'), Yuri y Kaxe (Asier Benito, 77').
Cádiz CF: Cifuentes, Iza, Fali, Cala, Quezada, Garrido, Edu Ramos, Álex, Perea (Jurado, 75'), Alejo (Javi Navarro, 64') y Lozano (Caye, 80).
Árbitro: Pulido Santana, grancanario. Amonestó con tarjeta amarilla a los cadistas Garrido y Fali, que se perderán el próximo encuentro por acumulación de amonestaciones, Expulsó en el 86' a Quezada por doble amonestación.
Incidencias. Partido correspondiente a la primera jornada de la segunda vuelta liguera. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los abonados a la Ponferradina que perdieron su vida en el pasado año.
Estadio El Toralín. 5.633 espectadores, con presencia de cerca de 50 cadistas.

Había ciertos temores al regreso a la Liga del Cádiz CF por eso de los polvorones, las fiestas y demás. Pero el once de Cervera llegó en forma y sin peso de más y concentrado en no cometer los mismos errores que en otras ocasiones. Y así estaba actuando hasta que uno de los nuevos, Quezada, dio la nota al cantar una lección que no se había estudiado. Porque el lateral zurdo se iba a la calle, injustamente sí, tras una acción en la que siempre se puede evitar. Y de un partido controlado en el que el Cádiz CF llevaba la voz cantante en busca de la victoria se pasó, en solo ocho minutos, a sufrir para la consecución de un punto que se sumó gracias a una intervención prodigiosa de Cifuentes, que supo mantener la calma cuando más la perdían sus compañeros.

Llegaba el Cádiz CF al estadio de El Toralín con las ganas de retomar cuanto antes la dirección perdida en la última jornada en casa ante el Numancia al caer 2-4 de manera imprevista, de la misma manera que su rival de este sábado se impuso 2-3 en Almería, máximo perseguidor del conjunto de Cervera, que una vez más debía alinear un once en el que echaba de menos a José Mari y Salvi, dos hombres claves para mantener la calma en una segunda vuelta que no se le suele dar muy bien a sus diferentes pupilos.

Y comenzaba el año el técnico del Cádiz CF apretando las tuercas a su lateral Espino, al que dejaba en casa tras sus errores de fin de año, para confiar en Quezada, que debutaba como titular en Liga agradeciendo la vuelta de Cala tras una lesión que le amargó la recta final de año. La otra novedad era Alejo, que suplía al sancionado Salvi, expulsado ante el Numancia.

No salió muy puesto el Cádiz CF pese a la alarma numantina ya que en el minuto 3 Cifuentes tuvo que esforzarse para despejar un disparo de Kaxe, que aprovechó la falta de contundencia en el despeje de Fali, nada afortunado en el arranque, para probar fortuna desde media distancia.

Avisado el líder, pronto apareció en el encuentro y lo hizo mediante Alejo, que si bien marraba una y otra vez en sus centros sí que le dio al equipo esa profundidad necesaria para meter en su campo a una Ponferradina que había salido al verde demasiado alegre. Ese impulso dado por banda derecha concedió al Cádiz CF su primer saque de esquina que se convirtió, sorprendentemente, en la primera buena noticia para la ‘Ponfe’, que aprovechó el error tras una mala ejecución de una estrategia para montar una contra que tuvo que detener en falta, con su correspondiente amonestación, Garrido a los diez minutos de juego.

Pasó el primer cuarto de hora sin un dominador claro aunque gracias a las cabalgadas de un pitado Alejo, siempre de uñas con las aficiones rivales, y a las apariciones de Perea, era el Cádiz CF el que más se acercaba a hacerse con el control del partido más pronto que tarde. Fue así como llegó el primer disparo a puerta de los amarillos por obra de Lozano, que tímidamente envió un balón a las manos de Caro en el 19′ de partido.

Conseguido el manejo del juego por parte del Cádiz CF, era ahora Álex el que hacía mayor acto de presencia por la base de su equipo para recibir y construir ataques muy estáticos que apenas inquietaban a una retrasada retaguardia del conjunto del Bierzo. Sin embargo, pasada la media hora sería la ‘Ponfe’ el siguiente en intentarlo después de un zurdazo centrado de Saúl Crespo, que recibió placenteramente en la medular un balonazo despejado por Quezada.

El paso de los minutos fue propiciando pequeños despistes en cada equipo pero las imprecisiones parecían ser las mismas en los defensas que en los delanteros. El caso es que el encuentro comenzó a abrirse para una mayor diversión para la grada.

Llegó un pelín agobiado al descanso el Cádiz CF, que sufría una barbaridad cada vez que la Ponferradina traspasaba su primera línea de presión para que sus delanteros filtrasen más pases entre una defensa que pese a recuperar el valladar de Cala evidenciaba pasarlo mal. En una de esas, Yuri buscó un disparo que fue enviado a córner por Cifuentes.

Sólo Cervera sabe cómo se encuentra Jurado pero llegados al descanso no eran pocos los que veían su salida al campo como revulsivo para romper las cerradas líneas defensivas del conjunto del Bierzo. Pero fue Bolo el primero que movió el banquillo y lo hizo obligado por una repentina lesión de Sielva en un balón dividido que luego el Choco Lozano no supo proseguir con viveza ya que no vio la opción clara de cambiar de banda el balón a Perea, que entraba por su banda solo. La jugada acabó sin mayor incidencia para bien de la calma de un partido que ya tenía demasiados piques como para añadir otro en el caso de que la jugada hubiera acabado en gol.

Parecía claro que la mejor forma de llegar a área contraria por parte del Cádiz CF era mediante la asociación entre los hombres con mayor calidad como Álex y Perea y fue así precisamente como llegó una opción de remate del madrileño, que supo combinar también con Lozano pero no rematar con tino en lo que fue la mejor triangulación de los de Cervera al inicio de la segunda mitad.

Doctores tiene la iglesia

Discutirle algo a Cervera, el mejor entrenador de Segunda y de los mejores que leen un partido avanzado, es una osadía y en función a esto se entiende que su primer cambio no fuera otro que refrescar la banda derecha al sacar a un activo pero desacertado Alejo por el siempre esperanzador Javi Navarro.

Se animó el líder según avanzaba el encuentro y debido a ello Cala se sumó a un ataque que no pudo rematar pero cas que le da un disgusto a los suyos después de que el arquero Caro sacase rápido y con toda confianza a Yuri, que le ganó la partida a Fali para adentrarse en el área cadista y meter un pase atrás que por fortuna no fue rematado bien por Kaxe.

Con más de un cuarto de hora por delante y tras un cabezazo de Lozano a las manos de Caro tras un córner y una contra peligrosísima que casi acaba en gol después de un disparo desviado de Perea, entraba en el campo Jurado para colocarse precisamente en la banda del ’10’ amarillo.

Agotaba los cambios Bolo con la entrada de Asier Benito por el también delantero Kaxe y era así como el técnico vasco le planteaba una recta final de fútbol directo a un Cádiz CF que seguía confiando en la alternancia de la calidad y el hachazo de algunas de sus bandas. Al poco, apuraba sus cambios Cervera dando entrada a CAye Quintana por Lozano manteniendo igualmente el dibujo de su primer pensamiento.

Y a seis del final vino la injusta expulsión a Quezada, que se quejó -ahí su error- al linier tras recibir una falta no señalada y que pudo costarle caro a su equipo. Con uno más, cambió el escenario para apropiarse el dominio una ‘Ponfe’ que había firmado ya el empate. Pero no fue dominando sino con una contra como pudo llegar el gol local si no es por el paradón de Cifuentes, que supo lucirse para salvar al Cádiz CF de un gol cantado de Yuri, que buscó la escuadra para finalizar una contra creada por él mismo a falta de un minuto del 90′.

Tuvo que volver a intervenir en el añadido el arquero en un disparo cerrado de Asier Benito tras otra llegada en tromba de la ‘Ponfe’ por la banda abandonada de Quezada.

Con tablas se llegaba al final tras 90 minutos en los que el Cádiz CF se mostró serio y capaz aunque sobresalió al final que si bien han mantenido la dieta en las vacaciones se han olvidado de estudiar ciertos errores que no se suelen perdonar en una categoría que ya ha avisado en años anteriores de cómo se las gasta.