Manuel Vizcaíno, micrófono en mano ante la presencia de Pina, Cervera y Servando en la comida de Navidad.
Manuel Vizcaíno, micrófono en mano ante la presencia de Pina, Cervera y Servando en la comida de Navidad.

Cádiz CF

Pina y Vizcaíno, otra vez ‘juntos’ en su divorcio

Ambos dirigentes realizan un discurso positivo pero centrados en cada uno de sus parcelas para diferenciarse

Por  18:58 h.

El presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, y el consejero delegado, Quique Pina, han vuelto a coincidir en un acto oficial del club. Ninguno de los dos se ha querido perder la celebración de la Navidad y ambos han acudido manteniendo el tipo con el protocolo que los sentaba, evidentemente, en la misma mesa presidencial que ha encabezado la comida de la empresa bajo un cartel con la leyenda ‘Llegar juntos es el principio. Mantenerse juntos es el progreso. Trabajar juntos es el éxito”. Y claro, con esa slogan presidiendo la comida multitudinaria como que estaba feo sentarse separados las dos personas que lideran el proyecto de Locos por el Balón. Al menos, hasta el momento. Sentado uno junto al otro, como esos padres divorciados que cumplen con su hijo en el día de su boda, ambos pasaron el momento de la comida de la mejor manera posible apoyándose en su persona más próxima. A la derecha de Pina, Cervera. A la izquierda de Vizcaíno, Jorge Cobo. Sin duda, dos personas de confianza de cada uno y con la que llevar el mal trago de pasar una comida al lado de un rival en la sociedad.

El caso es que Pina y Vizcaíno han brindado juntos este lunes por los éxitos de la empresa. El murciano era el último en llegar a la comida y lo hacía acompañado por el accionista del club Rafael Fernández. Tanto el sevillano como el de Murcia fueron protagonistas durante los discursos previos al brindis general. El primero de ellos en hablar, una vez lo hicieron Servando y Cervera, fue Pina, que diferenció en todo momento los éxitos deportivos de los insitucionales porque él es, como se encargó en recordar a todos los presentes, “el máximo responsable en la parcela deportiva”.

Sus primeras palabras fueron dedicadas a la cantera, a la que le aconsejó mirarse en el primer equipo.”Estamos demostrando que queremos cantera y así lo estamos demostrando desde el área de la que nos encargamos. Estamos invirtiendo todo lo posible para que cuanto más crezca, mejor”. Sin ir más lejos, emplazó al Cádiz CF B a cotas mayores. “No renunciemos al ascenso a Segunda B”, dijo a los hombres de Mere, que en la actualidad lideran el grupo X de la Tercera División.

Por otro lado, Pina dedicó palabras de elogio a los pupilos de Cervera mientras les instaba a los canteranos a seguir el camino del primer equipo. “Tenéis la suerte de tener el reflejo del primer equipo. Porque este equipo no es como pueden ser otros donde la cantera trabaja bien pero en cambio su primer equipo no funciona igual a este, donde es el ejemplo de unidad, sacrificio y responsabilidad. No es un equipo plagado de estrellas, ni de nombres sino que manda el equipo, el colectivo, lo que es fundamental. Están demostrando que están capacitados para lograr el ascenso aunque tenemos que ir pasito a paso y no levantar los pies del suelo”.

Una vez acabado su turno, le llegó el momento a Manuel Vizcaíno, al que previamente había obviado en sus felicitaciones por el trabajo realizado su consejero delegado. El sevillano, tras secundar y felicitar las gestiones deportivas de su socio, también barrió para su parcela como no podía ser de otro modo. Los tiritos, como en esas situaciones tensas que pueden darse en cualquier mesa familiar con un pasado con rencillas, estaban a la orden del día. Así, Vizcaíno comenzó diciendo que se encuentra “tremendamente orgulloso del trabajo que todos estamos haciendo dando ejemplo de lo involucrados que estamos en el proyecto”

Dicho eso, hizo un recordatorio “a todas esas personas que trabajan tras bambalinas, todos los empleados que trabajan duro pese a que no se ven”. En especial, Vizcaíno apuntó tres nombres a los que valoró con insistencia: Jorge Cobo, Martín José García Marichal y Juan Carlos Cordero, que “hacen un trabajo chapó en sus parcelas”, apostilló sin nombrar a su íntimo enemigo con el que compartió mesa y mantel.