Pilongo, exlateral derecho del Cádiz CF.
Pilongo, exlateral derecho del Cádiz CF.

CÁDIZ CF

Fallece Pilongo, un lateral derecho que se ganó el cariño de Carranza

Jugador del Cádiz CF entre 1955 y 1959, fue artífice de un ascenso a Segunda y vivió en primera persona la inauguración del Estadio Carranza y la creación del 'Trofeo de los Trofeos'

Por  17:28 h.

El Cádiz CF llora la muerte de Antonio García Barreda ‘Pilongo’. Nacido el 1 de febrero de 1933 en Alcalá de Guadaira (Sevilla), el que fuese lateral derecho cadista ha dicho adiós a las 84 años de edad.

Pilongo llegó en la temporada 1954/1955 a la escuadra gaditana tras convencer en un periodo de pruebas al entrenador Diego Villalonga y se enfundó durante cinco temporadas la zamarra amarilla. Un periodo de tiempo que fue clave para ganarse el cariño y el resto del cadismo. Sin ir más lejos, él fue uno de los pilares de un ascenso a Segunda División que en la Tacita de Plata se esperaba desde hace tiempo.

Pese a no estar muy dotado técnicamente, físicamente derrochaba energía, un tren imparable cuando arrancaba por su banda. Un pundonor que propició que Pilongo siempre fuese pieza indiscutible del Cádiz CF.

Su debut como cadista tuvo lugar el 10 de octubre de 1954 ante el Chiclana, con goleada cadista (5-0). Aquel día tuvo como compañeros a Garatea, Armengol, Cuartang, Bernal, Briansó, Marí, Rueda, Hurtado, Nené y Pastilla. Fue ya en 1955 cuando Pilongo pudo vivir dos grandes hitos cadistas: la inauguración del Estadio Ramón de Carranza (el 2 de septiembre de 1955) y la creación del singular Trofeo Carranza.

Hace ahora siete años, Pilongo atendió a CANAL AMARILLO y aseguró con motivo del centenario del Cádiz CF: “El Cádiz CF es el club en el que mejor he estado. Fue ahí donde pasé mi mejor etapa. De hecho, después de retirarme decidí volver y aquí he tenido a mi familia”.

Trotamundos del balompié en una época en la que no era tan sencillo ser futbolista, Pilongo también militó en Triana, Utrera, Recreativo y Sevilla FC. Tras su periplo en el Cádiz CF pasó a las filas del Xerez CD. Finalmente, Racing Club Portuense, Extremadura y Vic fueron sus escuadras antes de retirarse con 29 años de edad.

Implicado siempre con el Cádiz CF, Pilongo fue socio de la entidad cadista, a la que siempre apoyaba y adoraba. Y es que, aunque estuvo menos de un lustro en el equipo gaditano, dejó tanta huella que los seguidores cadistas dictaban su veredicto y le incluían en el once histórico del club. Él, por su parte, siempre avisaba: “Los buenos tiempos volverán”. Y no se equivocó.

Descanse en paz, Pilongo.