Un aficionado del Reus en Carranza en la última visita del conjunto catalán.
Un aficionado del Reus en Carranza en la última visita del conjunto catalán.

Cádiz CF

¿Qué pasaría si el Reus abandona la competición?

El Cádiz CF sumaría los seis puntos ante el conjunto catalán aunque esta medida despertaría muchas quejas en Segunda

Por  13:28 h.

El reglamento prevé perfectamente la posibilidad de una desaparición, o expulsión, o incomparecencia de un club, aunque sobre este punto no hay unanimidad. El artículo 77.2 del Reglamento establece que los partidos disputados hasta el momento de la expulsión del Reus serían válidos y después se daría siempre por ganador a su oponente.

Sin embargo esta solución resultaría beneficiosa para los cuatro equipos de la primera vuelta que todavía no han tenido opción de perder o empatar contra el Reus. Ganarían a la ida y a la vuelta. Llegado el caso, habría que ver si consiguen alcanzar un acuerdo unánime para que la competición no resultase alterada.

Por duro que pueda parecer, nada más terminar la reunión en LaLiga parecía la salida más probable a esta situación extrema.

Eso sí, difícilmente se contentará a todos los equipos, ni hablar de los que perdieron contra el conjunto catalán como es el caso, por ejemplo, del Alcorcón, que ha perdido recientemente en Santo Domingo. Igualmente, también presentarían sus discrepancias aquellos equipos que hubieran ganado o empatado en el siempre complicado campo del Reus, donde el Cádiz CF, por ejemplo ha perdido en las dos últimas campañas. Y es que a diferencia de otros años, los de Cervera no tuvieron problemas para sumar este año los tres puntos en Carranza ante el Reus (2-0). Por tanto, el Cádiz CF no presentarían problemas algunos a la medida que en un primer supuesto pondría al alcance de todos LaLiga ya que se le daría por ganado también el partido en Reus y sumaría ante el cuadro catalán seis de seis, algo que no todos pueden decirlo.

Los jugadores tendrán la última palabra

En cualquier caso todas las partes han llegado al acuerdo de darse un margen de 48 horas para reflexionar. Nadie quiere un club zombie -que juegue (pagando LaLiga las nóminas a los jugadores) a sabiendas de que el club va a descender- el resto de la temporada pero la decisión, al final, será de los jugadores y tanto LaLiga, como la AFE -patronal y sindicato- respetarán su decisión.

Y, cuando se llegue a una solución, los dirigentes del Reus tendrán que responder penalmente de todo esto.

Siempre queda la esperanza, para los dirigentes y, sobre todo, la afición del Reus, de que aparezca un milagroso inversor de última hora que aporta casi el 80% del presupuesto del club y arregle la situación. Aunque de todas maneras tendría que hacer frente al expediente muy grave que ya ha cursado LaLiga. Parece muy poco probable.