Rubio, en un entrenamiento.
Rubio, en un entrenamiento.

Cádiz CF

Óscar Rubio podría estar entre tres y cuatro semanas de baja

El defensa del Cádiz CF se lesionó mientras calentaba en el Ciudad de Lucena

Por  16:19 h.

Si mala fue la noticia de la derrota del Cádiz CF en Lucena, peor fue como comenzó la tarde del sábado en el estadio lucentino. Óscar Rubio, mientras calentaba con el resto de titulares que iban a enfrentarse al conjunto de Falete, levantaba la mano en señal de alarma. Se acababa de notar un pinchazo en el gemelo y daba claras muestras de haber caido lesionado mientras cojeaba de camino al área técnica. Rápidamente, el preparador de porteros y el preparador físico del equipo Jorge Amar salían a atenderlo pero la primera exploración parecía evidente. No iba a jugar y en su lugar salía a calentar Juanma Espinosa, que jugó con el 2 de Rubio a su espalda pese a no ser lateral derecho. Su puesto, como es sabido, sería ocupado por el comodín de este líder, el veterano Sergio Mantecón.

Así pues, Óscar Rubio abandonaba a su pesar el césped artificial del Ciudad de Lucena y se sentaba en la grada para presenciar como un aficionado más el partido que sus compañeros acabarían perdiendo en la segunda parte.

A simple vista, el jugador procedente del Alavés tiene una rotura del gemelo según las primeras sensaciones del doctor del equipo, Antonio Fernández Cubero, que podrá confirmar esta tarde -a eso de las siete-, con ecografía en mano, el alcance exacto de la lesión. “En principio, la rotura de un gemelo suele tener un plazo de recuperación de entre tres y cuatro semanas, pero habrá que esperar a los resultados de la ecografía para poder afirmarlo con exactitud”, aclaraba a Canal Amarillo este mediodía el galeno cadista. Fernández Cubero pudo ver al jugador ayer domingo, “pero la inflamación que aún tenía la zona afectada impedía precisar la gravedad de la lesión”.

A la espera de los resultados de la ecografía, sin duda, a Claudio le ha surgido un serio contratiempo en esta recta final de la temporada. Y no sólo por los plazos de la recuperación, sino por la reincorporación lógica y paulatina que todo jugador debe llevar a cabo cada vez que sale de una lesión. Una lástima ya que Rubio estaba cumpliendo con buena nota desde que regresó a la competición tras superar una pubalgia que le mantuvo apartado de la competición cerca de tres meses a comienzos de temporada.

Tomás no tiene nada

Sin salir de la enfermería pero tampoco sin entrar, la buena noticia parte de otro lateral. En este caso en la banda opuesta a la de Óscar Rubio. El canterano Tomás, que pidió el cambio en los últimos compases del encuentro, no tiene ninguna lesión ni molestia alguna. Simplemente, y producto de su inactividad ya que volvió al once de Claudio el pasado sábado después de muchas jornadas sin jugar, el defensa algecireño pidió el cambio al banquillo al estar físicamente destrozado tras un esfuerzo notable.