Óscar Arias, nuevo director deportivo del Cádiz CF.
Óscar Arias, nuevo director deportivo del Cádiz CF.

Cádiz CF

Óscar Arias: un mal año lo tiene cualquiera

La trayectoria del nuevo director deportivo está marcada injustamente por su fracaso reciente en Sevilla, mientras que destacó en Huelva y Las Palmas

Por  8:00 h.

El Cádiz CF hizo oficial en la tarde del domingo la incorporación de Óscar Arias como nuevo director deportivo del club. El onubense dio su salto al mundo futbolístico como jugador del Recreativo de Huelva en Segunda División, pasando por equipos como la SD Compostela con el que llegó a ascender a Primera, UE Lleida, o Real Sporting de Gijón.

Desde entonces, Arias ha pasado por la directiva de clubes varios como el Recre, Las Palmas o el Sevilla.

Empezando su nuevo camino como director deportivo se estrena en el Recreativo de Huelva, club que conoce muy bien dado sus primeros pasos. El centrocampista en aquella época colgó las botas y se adentró en lo más profundo del club junto a la directiva. Durante su etapa dejó huella en el club onubense, fichando a futbolistas meramente históricos como Sinama, Beto, Sisi o Sorrentino, y al entrenador Marcelino García . Es destacable que los mejores años del Recre los pasara como director deportivo de la entidad, de los que finalmente pagó los platos rotos de una mala directiva que arrastró al equipo a Segunda División.

Después de la destitución hacía las maletas y ponía rumbo a las Islas Canarias para ocupar su puesto en su nuevo club, Las Palmas, como sustituto de Juanito. Fichajes como Berenguer, o Javi Guerrero y Barbosa, pertenecientes al antiguo club, se convirtieron en futbolistas estrellas para el equipo y lograron la permanencia en Segunda. Durante su segundo curso tiró de jugadores de la cantera, algo positivo pues logró la permanencia un año más. Trajo a jugadores que destacaron sobremanera en el club canario. Pero un bajo presupuesto y malas decisiones en la directiva pusieron fin a su trayectoria en la entidad. Se le recuerda como un hombre abierto ante los medios que acabó recalando en el equipo andaluz.

Su último paso lo dio en Sevilla FC, la que fue su casa desde 2013 en compañía de Ramón Rodríguez Verdejo, más conocido como Monchi. No como director deportivo, pero sí ejerciendo de mano derecha de este mismo, contratando a fichajes que llevan su sello. El lastre que arrastró al dar el salto como director deportivo fue el listón tan alto que dejó Monchi tras su salida en 2017. Desde ese instante, el club sevillista decidió confiar en él y proclamarlo como nuevo responsable de la parcela deportiva. Su era se vio marcada al principio con nuevas incorporaciones, y también por un fallo que no gustó nada a la afición rojiblanca: el fichaje de Muriel por 20 millones de euros. Una cantidad muy elevada para un delantero de poca talla. Tuvo buenas repescas como la de Banega o Jesús Navas, viejos conocidos, o las incorporaciones de Roque Mesa y Kjaer. Una de las peores épocas para el equipo hispalense tras el paso de Berizzo, Montella y Caparrós como entrenadores en una misma campaña.