Ortuño, en un partido con el Extremadura.
Ortuño, en un partido con el Extremadura.

Cádiz CF

Ortuño: “Muchas veces los futbolistas somos felices y no lo sabemos hasta que pasa un tiempo”

El excadista y actual delantero del Extremadura añora el año que pasó en el club de Carranza

Por  18:06 h.

Alfredo Ortuño fue feliz en el Cádiz CF. Eso queda fuera de toda duda. Y lo fue porque como delantero que es hacía goles para un equipo que alegraba a su estadio cada quince días. Ortuño llegó cedido de Las Palmas y disfrutó un año entero en el Cádiz CF, club del que salió para pegar un pequeño retroceso en su carrera. De entrada se pegó medio año sin jugar después de su frustrado fichaje con el Valladolid. Abandonó el país y se fue a Estados Unidos, donde ni de lejos disfrutó lo que pensaba.

Esta temporada la comenzó en el Albacete, club donde se formó. Sin embargo, la gran nómina de delanteros que tiene el club manchego le cerró las puertas y no encontró continuidad. Llegó enero y se le buscó una cesión. Se habló del Cádiz CF, pero por una sencilla razón, la de que el club gaditano era y es rival directo del Albacete, no se dio. Por tanto, de luchar por ascender le tocó luchar por la permanencia que acaba de conseguir con el Extremadura, equipo que le a vuelto a dar minutos y con el que se presentará este domingo en Carranza.

A pocos días de reaparecer por el estadio donde disfrutó tanto, Ortuño reconoce en Deportes Cope que “jugar en Carranza siempre será muy bonito por todos los recuerdos” que aquí ha dejado. De hecho, desde su salida su carrera se ha visto frenada, algo que no le cuesta admitir. “La vida es así. Muchas veces intentas cosas y por circunstancias no salen como uno querría: hay que salir intentándolo y peleando por lo que uno quiere. No me esperaba tener estos dos años tan ajetreados, con tantos problemas e idas y venidas. Pero no soy el único que pasa por esto. Hay etapas que tocan estar así y no terminas encontrando tu sitio. Hay que seguir buscando hasta que uno pueda ser feliz y encuentre su sitio otra vez”.

Recuerda que “huno una posibilidad” de regresar al Cádiz CF en el pasado mercado invernal pero “cuando una decisión depende de tantas personas siempre hay alguien que no está de acuerdo y entonces no sale la operación”.

Acaba de festejar la permanencia con el Extremadura y saca pecho por lo logrado, tanto en lo personal como en el colectivo. “Aquí vine en busca de minutos y para encontrarme conmigo mismo y tener continuidad. Y de la mano de Manuel Mosquera he encontrado minutos y me siento importante en el equipo. Hemos conseguido la salvación a falta de dos jornadas y eso en enero nadie daba un duro. Lo hemos conseguido y pocos lo esperaban”.

Los 17 goles que metió con el Cádiz CF son inolvidables. Tanto que si echa la vista atrás añora esos momentos vestidos de amarillo. “Los futbolistas, muchas veces, somos felices y no lo sabemos hasta que pasa el tiempo. Estoy muy contento de mi etapa allí, de las mejores de mi carrera. Estoy muy orgulloso de lo que pasó ese año que nos quedamos a las puertas de Primera. Espero que el Cádiz CF tenga pronto esa opción”, desea.

El único ‘pero’ de esa etapa fue su último tercio de Liga, donde se le mojó la pólvora llegando incluso a ser suplente en el partido de vuelta del ‘play off’ ante el Tenerife. “En ese momento yo estaba intentándolo todo, pero al final las temporadas tienen sus altibajos”, analiza antes de seguir apostillando que “llevábamos muchos partidos y minutos encima y se nos hizo larga a todos. Prefiero no quedarme con ese pequeño momento sino con que conseguimos la salvación en marzo y peleamos el ascenso directo casi toda una temporada en la que hicimos disfrutar mucho a Carranza”.

Para Ortuño hay una razón muy sencilla que explica su gran rendimiento en el Cádiz CF. “El modo y el sistema de juego que plantea Cervera le viene muy bien a mi manera de jugar. Mucho juego por banda y centros. Ese fútbol es donde me encuentro cómodo, jugando a la contra y siendo defensivamente fuertes”. Y a la hora de escoger nombres propios también lo tiene claro. “Con salvi y Alvarito, con Aketxe detrás. Todos me daban mucho y ahí están los resultados míos y del equipo”, comenta un futbolista que “claro” que echa de menos esos momentos. Y los echa porque “es difícil encontrar ese ambiente, ese sistema que te venga bien, que cuajes con lo compañeros y que todo salga a pedir de boca”.

De sus 17 goles marcados con el Cádiz CF, se queda con uno que marcó en el 3-0 al Zaragoza. “Fue un encuentro que recuerdo muy bien por todo lo que se vivió. Cuando pise Carranza por supuesto que se me pasarán muchas cosas por la mente porque fueron muchos y bonitos los momentos que allí he pasado. Por supuesto que no celebraré un gol en el caso de que marque. No podría hacerlo”, concluye.