Momento en que Aketxe va a ejecutar un libre directo bien tapado por la muralla defensiva cadista.
Momento en que Aketxe va a ejecutar un libre directo bien tapado por la muralla defensiva cadista.

Cádiz CF

Oliver, Benji… y Aketxe

La falta lanzada por el jugador vasco deja una imagen propia de la mítica serie de dibujos animados, con su historia y todo

Por  16:00 h.

La imagen es propia de la serie animada de los 90 ‘Campeones’. Sí, sí, sin lugar a dudas sería parecida a la fórmula ideada por la defensa del New Team (‘Niutin’) para defender un saque de esquina a favor del equipo de los hermanos Derrick, esos gemelos que ideaban ataques letales bajo su fórmula de la capatapulta infernal. Esa por la que Bruce Harper y Oliver debían subirse al larguero para así poder contrarrestar la jugada de estrategia de sus rivales.

Más allá de estos recuerdos de la mítica serie nipona de dibujitos, el caso es que ayer se dio sobre el césped de Carranza una acción que bien merecería uno de esos eternos capítulos de media hora. Y no, el actor principal de esta historia no fue Gaku Shibasaki por eso de ser natural del país que recreaba esa añorada ficción para los más pequeños. El papel principal era para su compañero y la historia tiene hasta su miga. Con su trama y todo.

Lo primero, el protagonista. Ager Aketxe un chico de un barrio bilbaíno que no se le ha permitido soñar despierto en San Mamés y que busca regresar a él a través de equipos punteros de Segunda como el Cádiz CF o el Deportivo. De ahí que jugase en el sur hace tres años y de ahí que regresara el año pasado, donde otra vez dejó gratos recuerdos en una afición que le ovacionó al ser cambiado en el descuento por Anquela. Eldestino quiso que este verano cambiase el sur por el norte y para allá que se fue para convertirse un reclamo de Riazor, donde ya se le conoce por la fiereza de sus disparos.

Llegaba Aketxe el viernes a Cádiz y recibía en el hotel la visita de viejos amigos como Garrido y Marcos Mauro. Un enemigo íntimo llegaba a Carranza y a fe que sus excompañeros conocían el bazuca que porta en su pierna izquierda. Precisamente, uno de ellos Marcos Mauro, hacía manos en su intento de taponar un disparo de Gaku desde la frontal del área. Y de pronto, Carranza calló, recordó y pitó para descentrar a un jugador que convierte las faltas casi que en penaltis. Aketxe ya lleva cuatro goles gracias a sus misiles pero en Carranza se le conoce tan bien que tan pronto el árbitro señaló la barrera hasta diez jugadores de amarillo uniformaron una muralla formada por una barrera principal y varios muritos colocados estratégicamente para tapar el disparo del vasco.

La imagen no da lugar a dudas. El disparo del ’10’ deportivista buscaba sangre pero lo que encontró fue la cabeza de Álex, que tan sólo era una de las piezas defensivas diseñadas por Cervera para entorpecer el libre directo de un Aketxe que se quedó sin el premio del gol en la misma portería que ya atravesó en aquel ‘play off’ de ascenso con el Cádiz CF ante el Tenerife.