El Cádiz CF no repetirá once.
El Cádiz CF no repetirá once.

Cádiz CF

Numancia-Cádiz CF (1-2) Brazada a Primera

El líder retoma la confianza venciendo en inferioridad numérica con un testarazo de Cala en el 89' y ve la gloria mucho más cerca

Por  22:37 h.
Numancia
1
Cádiz
2
Numancia: Dani Barrio, Iván Calero (Nacho, 71'), Derik, Adri Castellano, Héctor Hernández, Erik Moran (Ali, 88'), Escassi, Curro, Sola, Mateu (Nogueras, 82') y Higinio.
Cádiz CF: David Gil (Cifuentes, 62'), Iza, Cala, Rhyner, Espino, Bodiger, José Mari (Jurado, 62'), Pombo (Perea, 62'), Salvi (Alejo, 81'), Álex y Nano Mesa )Lozano, 54').
Goles: 0-1: José Mari (13'(; 1-1: Curro Sánchez, (36') (p); 1-2: Cala (89').
Árbitro: López Toca, cántabro. Amonestó a los locales Higinio y Escassi y a los cadistas David Gil y Rhyner. Expulsó en el 85' a Perea por patear en el suelo a Curro con el balón de por medio y estando el partido parado.
Incidencias: Partido correspondiente a la 33 jornada de Liga. Se guardó un minuto de silencio por los fallecidos por la pandemia.
Estadio Los Pajaritos. Sin público por motivo del Covid-19.

No está hecho, pero para que lo esté más temprano que nunca había que hacerlo. Y vaya si el Cádiz CF lo ha hecho. Y de qué forma. Bárbaro. El partido de los de Cervera fue notable, aunque por momentos dejara crecerse a un equipo muy inferior pero con la rabia típica de los equipos de abajo.

El Cádiz CF salía al verde de Los Pajaritos sin ser líderes y salieron líderes después de dominar en buena parte del encuentro, que se pudo muy negro a cinco del final con la expulsión reprochable de Perea, pero al igual que en la primera vuelta un gol del Pacha Espino suponía los tres puntos con uno menos en Almería, este jueves ha sido Caña (¡otra vez Cala!) quien con su gol in extremis ha acercado bastante al Cádiz CF al ascenso. Menuda brazada se ha pegado una banda que ha visto como en esta posta le ha metido a sus perseguidores (Almería y Huesca) la friolera de siete puntazos.

Está cantado que cada alineación de las once que tiene que hacer Cervera en esta recta final liguera cada una de ellas será una sorpresa. Ya lo fue la del pasado domingo en Carranza ante el Rayo y lo ha vuelto a ser la que ha sacado ante el Numancia este jueves. Pero de los dos que se ganaron la titularidad el pasado domingo solo ha sido uno, David Gil, el que la ha mantenido, no así Iván Alejo, al que parece que Cervera le va a otorgar por méritos propios el papel de revulsivo. La vuelta obligada del Pacha Espino por la lesión de Quezada, así como la presencia en el centro del campo de Bodiger y en una banda de Pombo en detrimento de Edu Ramos y Perea constituían las otras vías de solución de un entrenador que mantuvo a Nano Mesa y Álex como hombres más adelantados ante un Numancia que llegaba al duelo con el agua al cuello y a un punto del abismo después de enlazar cuatro derrotas consecutivas.

El Cádiz CF salió decidido a finiquitar al peor equipo de la segunda vuelta, con solo 6 puntos de 33 posibles, cuanto antes. Y con esa mentalidad los chicos de Cervera pronto comenzaron a encerrar al Numancia en su equipo. El primer aviso lo dio Pombo al minuto y medio con un disparo con rosca que acabó en córner tras el despeje del meta Dani Barrios, que veía como en solo tres minutos el Cádiz CF sumaba dos saques de esquina.

Tuvieron que pasar diez minutos para que el Numancia diera señales de vida y lo hizo por la banda de Espino, algo limitado en lo físico. Esto hizo que Calero le rebasara en un par de ocasiones pero los centros del lateral soriano no encontraron compañero que los empalara para alivio amarillo.

Fue precisamente ese estirón del Numancia lo que hizo que aparecieran los espacios en su zaga, algo de lo que vive el Cádiz CF, que se adelantaba en Los Pajaritos tras un balonazo de Bodiger a una zona en la que Nano Mesa se desenvuelve de maravilla tal y como comprobó el central Derik, al que el canario dejó sentado con una finta espléndida para acto seguido asistir con un pase atrás a José Mari, que venía enchufadísimo desde atrás para engatillar un derechazo que se incrustó en las redes tras dar en el larguero.

Buscaba el Cádiz CF el segundo aprovechando su propia inercia y en la siguiente acción Espino no acertaba con su pase atrás cuando ya había llegado a la línea de fondo. Los de Cervera dominaban y seguían exigiendo a un Numancia superado por todos los flancos, pero en una jugada aislada pudo llegar el empate de no ser por la intervención prodigiosa de David Gil, que le sacaba una mano providencial a Curro Sánchez dentro del área pequeña tras sortear con demasiada facilidad a varios zagueros cadistas.

Esta ocasión dio fe a los sorianos, que cerca estuvieron del empate tras un gran pase de Marc Mateu a Higinio, que cuando ya se preparaba su obús no vio llegar como un rayo a Cala, que se interpuso en el disparo yéndose al suelo salvando una situación clara de gol. Pero si acertado estuvo el de Lebrija en esa acción, no fue así en la siguiente, donde cometió un penalti claro al entrar en la trampa de Higinio, que controlaba el balón dentro del área para amagar y buscar el disparo. Cala se comió el amago del ariete del Numancia y lo trabó. Desde los once metros, Higinio marraba su disparo pero el linier anulaba el penalti y la parada de David Gil debido a los pasos con los que se adelantó el hasta entonces mejor jugador del Cádiz CF. Ya sí, Curro Sánchez engañaba al arquero cadista y ponía el empate en el marcador tras la repetición de la pena máxima.

El empate niveló la balanza tanto en el marcador como en el juego, no obstante, los de Cervera intentaron seguir mandando sobre el tapete de Los Pajaritos aunque ya esperando más al descanso que a otra cosa.

Sin cambios en ningún equipo, el segundo tiempo empezó de la misma forma, es decir, con un Cádiz CF con control y un Numancia a la espera. Esto hizo que la primera oportunidad fuera local después de una contra bien llevada desde campo propio por Curro Sánchez, que aguantaba la tarascada de Iza para llevar el balón hasta el área cadista, donde David Gil desbarataba la ocasión después de que Calero no escogiera la mejor opción tras recibir escorado por parte de Curro.

El Numancia se hacía con el mando del partido y casi que con el del marcador después de un saque de esquina botado con rosca al segundo palo para que David Gil dudase y se comiera el testarazo de Erik Moran, que veía como José Mari sacaba bajo palos salvando el 2-1.

No funcionaba el Cádiz CF, pero entre medias, también pudo llegar el 1-2 si Salvi acierta a contactar con el Choco Lozano después de una buena contra y mejor pase en profundidad de Pombo. Se volvía loco el partido por momentos y para tratar de cambiar el guion Cervera movía el banquillo.

Triple cambio en el Cádiz CF

El técnico del Cádiz CF aprovechaba las molestias de José Mari para meter en el campo a Jurado y Perea, por el roteño y Pombo, respectivamente. También entraba Cifuentes, que recuperaba su protagonismo en la portería después de que David Gil pidiera el cambio lesionado.

Los cambios le sintieron de maravilla al Cádiz CF, que de pronto retomó el control apoyándose en un Perea que en pocos minutos revolucionaba su banda izquierda y a punto estuvo de adelantar al equipo con un derechazo, previo finta a un contrario, que se estrelló violentamente en la cepa del palo de Dani Barrios.

Mantuvo la tensión Perea, que en cuanto controlaba la pelota veía como se le acercaban tres rivales, los mismos que siguieron el balón al hueco que el ’10’ amarillo entregaba al Pacha Espino para que el charrúa centrara un melón al que obviamente nadie llegó en lo que pudo ser una magnífica oportunidad.

El encuentro estaba en el aire a falta de un cuarto de hora. Sin dominador claro y con los nervios lógicos del que necesita la victoria, que a medida que pasaba parecía ser menos crucial para el Cádiz CF, que no solo perdía a Perea por expulsión absurda e injustificable, sino que también se informaba de la derrota del Huesca, que se unía a la del Almería del día anterior. Por todo ello, quien más quien menos firmaba un empate en Soria viendo como estaban las cosas.

Pero la fe de este Cádiz CF es tal que incluso busca sus oportunidades cuando menos tiene y fue así, con una falta lejana botada al área por Álex como llegó el testarazo de Cala, que se resarcía de su error en la primera mitad, para adelantar al Cádiz CF y ponerlo de nuevo líder y con una ventaja que vuelve a ser sobresaliente con el tercer y cuarto clasificado.

Eso sí, para saborear los tres puntos antes hubo que sufrir lo suyo. Primero Cifuentes sacaba una mano genial para desviar lo suficiente para que el pase de la muerte de Nacho no le llegase a Higinio en boca de gol y poco más tarde era Sola el que no atinaba con su cabezazo tras un centro al área del Cádiz CF y que fue peinado por Cala para que llegase al lateral del Numancia, que solo envió su testararo a la madera en lo que era la última ocasión local.

El pitido final se celebró en el banquillo del Cádiz CF casi como lo que es, un paso de gigante hacia un ascenso que habrá que seguir peleándolo pero desde la confianza y prudencia que da saberse sabedor de que en los momentos claves esta banda sabe estar.