Aketxe y Machís se felicitan tras el gol de la victoria en Alcorcón.
Aketxe y Machís se felicitan tras el gol de la victoria en Alcorcón.

Cádiz CF

Un nuevo Cádiz CF con hacha y florete

Machís y Aketxe le han dado otro aire a un ataque más completo y menos previsible

Por  20:18 h.

Este nuevo Cádiz CF que parece renacer en febrero de 2019 tiene dos virtudes que le hacen ser si cabe más completo. A las armas que ya poseía, se le han unido dos que le han dado otro toque al ataque.Por un lado, el hacha que trae Darwin Machís, que no hay jugada en la que no comprometa a su marcador de turno. Y por otro otra una que ya estaba, aunque tapada por el bombardero de Manu Vallejo, el florete de Ager Aketxe.

Tanto uno como otro han puesto al servicio de este Cádiz CF dos herramientas diferentes a la velocidad de Salvi o al tanque de combate que interpretan Lekic o David Querol.

Lo cierto es que el Cádiz CF nuevo comienza a depender de manera notable de dos nuevas formas de jugar que durante la primera vuelta no existía dado que el vasco ha estado calentando banquillo y el ‘vinotinto’ aún ni se le esperaba. Y lo mejor de todo es que Cervera, tan inamovible a veces a sus ideas, está siendo capaz de juntar dos formas paralelas de atacar que cuando se unen resultan mortales para unas defensas que ya comienzan a volverse locas a la hora de defender a uno porque si se le hace falta llega el otro con su guante.

Y sí, tanto Aketxe como Machís se han ganado un puesto por decreto en un once que con ellos ha pasado de la noche a la mañana a doblar el número de oportunidades que tienen de cara a gol para felicidad de una hinchada que se frota las manos cada vez que ve arrancar a Machís y que termina de frotárselas cada vez que el venezolano es detenido en falta, la gran mayoría de las ocasiones, porque ahí llega Aketxe con su balón parado.

El fútbol de uno y otro es totalmente diferentes pero unidos pueden resolver papeletas como la de Alcorcón de hace dos semanas. Con su calidad, con su manera fina de conducir el balón y con la puntería que tiene para ponerlo donde quiera, Aketxe es el maestro de esgrima estiloso de un Cádiz CF que igual quiebra las defensas con un pase magnífico salido de la mejor precisión del vasco como las rompe con uno de los hachazos de Machís, que con espacios, y sin ellos, está demostrando ser una auténtica pesadilla para los equipos rivales. Basta ver la primera media hora del encuentro ante el Tenerife, también ante el Alcorcón tras lo visto en Oviedo, para conocer al detalle que la misión exclusiva de los defensas que deben tapar al venezolano es pararlo, como sea, o sea, con falta y tarjeta incluida. Es asombroso el pánico que suscita en los rivales un Machís que en apenas un cuarto de hora ya tenía a dos jugadores del Tenerife con tarjeta amarilla.

A la precisión y la sutileza en la conducción y en el golpeo de Aketxe y a los hachazos de Machís, hay que unirles la cirugía fina de unJairo que no quiere perder comba dentro de un ataque donde se han multiplicado las alternativas. Lekix sigue siendo el hombre de referencia que quiere un Cervera que también ha visto en Querol la polivalencia necesaria para que el ataque no sea tan plano  y estático como lo era con el serbio solo o en pasadas ocasiones el ahora cordobesista Carrillo. Vale que se han ido espléndidos recursos como Romera o Perea, pero este Cádiz CF puede decirse que comienza a sentirse cómodo adoptando el perfil que su técnico crea oportuno para cada momento.