Álex junto a José Quirce, socio fundador de la peña Cadistas del Norte.
Álex junto a José Quirce, socio fundador de la peña Cadistas del Norte.

CÁDIZ CF

En el norte la lucha jamás se negocia

Nace Cadistas del Norte, una peña decidida a dar voz a los seguidores amarillos de Cantabria

Por  8:30 h.

Cantabria y Cádiz, Cádiz y Cantabria, tan lejanas y al mismo tiempo tan unidas, con tantísimo en común. Cuentan que siempre que algún equipo cántabro visita tierras gaditanas, en el corazón de muchos gaditanos se desata una tormenta de emociones encontradas. Los ‘chicucos’ gaditanos (sean de la generación que sean) están ahí para recibir con cariño a los que llegan desde la tierra de sus orígenes, pero también para defender con pasión a todo aquello que huela al sitio en el que nacieron y se criaron.

En ese verde de los valles de Cantabria, del que llegaron muchos al sur de la Península Ibérica, están ahora algunos otros tantos que se vieron ‘obligados’ a partir en busca de un futuro mejor. Desde allí no pierden de vista lo que hace ‘su’ Cádiz CF porque, aunque esté a muchísimos kilómetros de distancia, siempre será ‘suyo’.

Es el caso de José Quirce, un palentino de nacimiento que a los ocho años llegó a Chiclana de la Frontera por los negocios de sus padres. Desde hace más de una década vive en tierras cántabras. «Mi tío, al ser militar, estaba destinado en San Fernando y nos recomendó la idea de probar suerte en la provincia de Cádiz. Fue cuando mi padre montó una autoescuela en La Isla», relata. Y apostilla: «Ahora estoy en Cantabria, donde llegué por cuestiones laborales, y me va muy bien con la familia que he formado, aunque el resto de mi familia permanece en Chiclana y mi corazón sigue en Cádiz».

Este gaditano de adopción se ha convertido en su vuelta al norte en uno de esos ‘chicucos’ que han tomado el trayecto a la inversa. Le ha tocado vivir lo que en su día vivieron Manuel de Diego y ‘Mami’ Quevedo, expresidente y exjugador del Cádiz CF, cuyas estirpes son carredanas, en el viaje al sur. También como Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz durante dos décadas (1995-2015). Y como aquellos que montaron su vida en Cádiz o localidades cercanas como El Puerto de Santa María en ultramarinos y tabernas de tanto prestigio como Casa Manteca, La Giralda o La Diana.

«Aquí me han acogido con los brazos abiertos y eso siempre se agradece», relata José Quirce. Y va un poco más allá: «Resido en Torrelavega y por Cantabria hay gente de Cádiz que vive aquí, y también hay gente de aquí que son del Cádiz CF. Los hay muy cercanos al Carnaval de Cádiz gracias a su vinculación con Santoña. De hecho hay un bar en Santander que se llama La Chirigota. Y, por otra parte, puedo contarte que Teófila Martínez era cántabra, que Chiclana está hermanada con El Astillero… Pese a la distancia, la relación es notable entre ambos lugares», argumenta.

La morriña

Cuentan que desde la distancia se siente añoranza de la tierra. A José Quirce le pasa y por eso no duda en promulgar su pasión por Cádiz. También por el Cádiz CF, del que antes era seguidor pero no forofo.

Nunca fue socio del Cádiz CF, pero todo cambió el día que presenció en directo en los Campos de Sport del Sardinero el Racing-Cádiz CF del ‘play off’ de ascenso a Segunda, el del gol de Alvarito. «Me salió la corazonada cadista. Viví un ambientazo y es algo muy grande, más de lo que yo pensaba. No es sólo fútbol, el Cádiz CF es una gran familia». Y añade: «Al irte de la tierra, la morriña te entra», asegura. Por eso quiere crear una sede de reunión para el ‘cadismo cántabro’ en Torrelavega. Como ya pasa en Ermua, en Vitoria, en PamplonaSu nombre: Cadistas del Norte. O lo que es lo mismo, el binomio entre el ‘Guerrero Cántabro’ y los ‘Vikingos de Cádiz Norte’. Y sin perder de vista un homenaje a Manolito Santander.

«Surgió esta iniciativa entre tres socios fundadores y estamos en proceso de constitución aportando toda la documentación necesaria en el gobierno regional, del que estamos a expensas de su validación para la creación de Cadistas del Norte. A partir de ahí nos vamos a adherir a la Federación de Peñas Cadistas (FPC)», señala este palentino de corazón gaditano residente junto al mar Cantábrico.

Cervera, santo y seña

Mientras dura este proceso, Cadistas del Norte ya se deja notar en las redes sociales con un objetivo claro: captar seguidores del club del Ramón de Carranza en Cantabria. «Vamos a buen ritmo. Ahora también buscamos lugar de reunión para ver los partidos del Cádiz CF, un hecho que actualmente se complica cuando coincide con partidos de Racing, Real Madrid o Barça. Es cierto que esta temporada vamos un poco apurados de tiempo y nos centramos más de cara al futuro, pero a final de curso queremos tener constituida oficialmente la peña y en funcionamiento», asegura.

Con el apoyo desinteresado de la FPC gracias al apoyo de Juanma Vázquez, presidente de la peña cadista Barrosa Amarilla, estos Cadistas del Norte trabajan día a día para dar forma a un sueño que empieza a hacerse realidad. «Tenemos la intención de estar en Oviedo, que está a 180 kilómetros de aquí, cuando juegue el Cádiz CF. Ya nos hubiese gustado estar presentes como peña en el Racing-Cádiz CF, pero el calendario nos jugó una mala pasada al ser tan pronto», puntualiza José Quirce, que no se perdió la cita a título personal en Anduva ante el Mirandés (donde coincidió con cadistas de Morcilla Amarilla) ni en Santander ante el Racing.

Ahora todo es cuestión de tiempo, paciencia y dedicación. «Que salga el sol por donde quiera, pero ya estamos embarcados en esta aventura y el objetivo es dar voz al cadismo en Cantabria». Y es que dicen que en el norte la lucha jamás se negocia. Que se lo digan a Álvaro Cervera, otro cántabro convertido en ‘chicuco’.