Las lágrimas de Robinson en el ascenso en Las Palmas
Las lágrimas de Robinson en el ascenso en Las Palmas

Cádiz CF

«No hay palabras que definan lo que es ser cadista», las lágrimas de Robinson en Las Palmas

El ascenso en el Juan Guedes marcó el camino del entonces consejero amarillo que viviría años de éxitos en la entidad gaditana

Por  11:19 h.

Si hay una imagen con la que comenzar a relacionar a Michal Robinson con el Cádiz CF es sin duda en el ascenso amarillo ante el Universidad de Las Palmas. Fue en aquella tarde de junio en el Juan Guedes donde se comenzó a escribir un nuevo capítulo en la historia del club cadista de la que este inglés de Cádiz ya formaba parte.

Un escenario inhóspito, un campo pequeño, todo por decidir, un ascenso en la mano. Por aquel entonces Robinson ya era consejero del Cádiz CF de la mano del entonces presidente Antonio Muñoz Vera. Aquel ascenso en Las Palmas marcó un camino tras muchas temporadas en el pozo de la Segunda División B, una trayectoria que arrancó en Canarias y culminó dos temporadas más tardes en Jerez en el famoso ascenso a Primera en Chapín.

Robinson vivió todo aquello de primera mano, como “un gaditano más”, como a él mismo le gustaba definirse. Una humildad enorme, sin alzar las voz, poco a poco se fue ganando su sitio convirtiéndose en un personaje querido por todos los gaditanos.

De aquella tarde en el Juan Guedes de Las Palmas quedan sus botes en el campo celebrando el ascenso y sus lágrimas en las gradas abrazándose a Antonio Muñoz y otros consejeros. Momentos que él mismo definió de esta manera en su mítico programa ‘El Día Después’: “No existe una palabra que defina y signifique lo que es ser cadista, que angustía Josep”, le decía Robinson a su compañero de programa Josep Pedrerol . “Cuando faltaba doce minutos comenzaba a sentir calambres en el pecho. El Universidad tuvo una falta cuando quedaban cuatro minutos y comencé a sentir miedo, empecé a hablar con Dios”, explicaba el exjugador británico.

No fueron pocas las veces que su equipo, el Cádiz CF, aparecería en el programa de Canal +, pero desde entonces Robinson ya había comenzado a escribir una página junto a su club cadista.