José Mari, el último en caer.
José Mari, el último en caer.

Cádiz CF

No hay crisis, hay bajas

El Cádiz CF ha experimentado un retroceso en su velocidad de crucero debido a muchas ausencias que ha tenido en las últimas jornadas

Por  12:25 h.

El Cádiz CF ha entrado en un periodo de retroceso que explica el por qué el Almería, segundo clasificado, se ha acercado a cinco puntos. El tercero, el Huesca, se mantiene a siete y gracias a su tropiezo en El Alcoraz de este fin de semana ante el Rayo Vallecano.

El caso es que como era normal, el conjunto de Álvaro Cervera ha frenado su impulso, inaudito si se comparaba con temporadas y temporadas. De entrada, se le resiste el campeonato de invierno en estas dos últimas jornadas tras sumar solo un punto de seis posibles.

No obstante, nadie en el cadismo puede estar alarmado. Para empezar, la distancia kilométrica de jornadas anteriores era hasta cierto punto idílica puesto que sacar diez puntos al segundo era una salvajada más propia de equipos de la elite que de un Cádiz CF que cursa su cuarto ejercicio consecutivo en la categoría donde para nada es de los clubes con mayor presupuesto después de medirse a otros que vienen de Primera y con plantillas con jugadores de talla internacional.

Por supuesto que la palabra crisis tan solo se ha recurrido a ella para darle más lustre a esta información porque nadie puede verla. Pero sí es significativo y hay qué ponerle un nombre al por qué de este descenso en la consecución de puntos que comenzó con la derrota en el Carlos Belmonte ante el Albacete, donde un gol de Zozulia en los minutos finales abría la pequeña brecha que Cervera intenta cerrar cuanto antes para no seguir con esta pequeña hemorragia aunque solo sea para no usar más que una tirita.

Aquel tropiezo llegó después de encadenar cinco victorias consecutivas (Almería, Huesca, Zaragoza, Málaga y Las Palmas) y tras 92 minutos en los que se jugó con un doble pivote inédito debido a las bajas de los guardianes del ‘cerverismo’ José Mari y Garrido. Pese a ello, Edu Ramos y Bodiger aguantaron lo suficiente e incluso Cervera se atrevió a dar entrada al canterano Sergio González al inicio de la segunda mitad por el francés. El testarazo del delantero ucraniano en el 93′ mandaba a la lona por segunda vez en Liga al líder, que a la semana siguiente se levantó con normalidad venciendo al Sporting con un gol, entre otros, de Marcos Mauro, que suplía al lesionado Cala, que sigue inactivo desde entonces.

Y es que las bajas en el centro de la defensa se han cebado con el equipo de Cervera, que además no cuenta con Sergio Sánchez, al que poco importa lesionarse o no porque para su entrenador es considerado poco más que un cono. Trsa la victoria en Carranza al conjunto asturiano llegaban dos salidas que se saldaron con sendos empates en Vallecas y Tenerife, dos campos complicados en los que el líder sumó a pesar de las cuantiosas bajas que tenía y por las que Sergio González jugó titular en el centro del campo ante el Rayo o acabó como defensa, sustituyendo al bigoleador Mauro, que se lesionaba en el Rodríguez López dejando en cuadro a la defensa una vez más.

Los dos empates se hicieron bueno el siguiente partido en Carranza, donde el Cádiz CF vencía al Lugo con dos goles de Iza y sobreponiéndose de nuevo a las bajas. Hasta ocho que había pasando por Jurado, Marcos Mauro, Cala, Salvi, Perea…

La siguiente salida volvió a contar con un hándicap, además de las bajas de Alejo, que se sumaba a la gruesa lista de lesionador. El central Rhyner era expulsado y el Cádiz CF acababa el encuentro con nueve por luxación de hombro de José Mar, que se ha despedido de 2019 tras su operación. Un gol de Jeison hacía caer al líder, que confiaba en su estadio para volver a la senda de la victoria a pesar de tantas lesiones que seguían lastrando a un equipo que no se ha cansado de dar la cara.

La última prueba al fondo de armario, de donde han salido con una decisión tremenda los canteranos Sergio González y Javi Navarro, ha sido este pasado domingo ante el Elche, uno de los equipos en mejor momento de la temporada. Al final fue reparto de puntos, pero por ocasiones y ganas, los de Cervera bien pudieron ser los ganadores morales. Para este encuentro por fin se pudo contar con Salvi y Perea, que llegaban en el momento oportuno aunque fuera para cubrir la inaudita baja por sanción de Alejo, que vino de Fuenlabrada sancionado pese a no estar convocado.

El cas9 es que el Cádiz CF, qué menos, no ha tenido otra que pagar la factura en la clasificación ante tantas y tantas ausencias. La mayoría de ellas han sido por lesión, pero otras por sanción también han hecho mucho daño. La última la del Choco Lozano, que no podrá estar en Oviedo por acumulación de amonestaciones. Poco importa, ¿o sí? Para Cervera es evidente que no si se aprecia sus últimas palabras en la rueda de prensa posterior al 0-0 frente al Elche y en la ve al equipo en el buen camino y se muestra positivo “a medida que vaya recuperando a gente”.