Cervera da instrucciones a Fali en un partido.
Cervera da instrucciones a Fali en un partido.

Cádiz CF

El miedo de los jugadores, el gran reto de los entrenadores

Técnicos como Julio Velázquez, Pedro Martins y José Peseiro analizan casos similares al del cadista Fali en el regreso a la competición

Por  19:43 h.

«Cada jugador tiene una fuerza mental diferente, saben que en casa tienen a su familia, a sus padres…» comenta el seleccionador de Venezuela, José Peseiro en un encuentro virtual con el entrenador del Olympiacos, Pedro Martins, y el técnico del Vitória de Setúbal, Julio Velázquez, organizado por EFE para analizar el regreso del fútbol. Todos lo tienen claro: el reto es trabajar los distintos miedos de los futbolistas, una circunstancia que ha llevado al cadista Fali a no incorporarse al trabajo, rechazando hacerse el test de coronavirus para comenzar a preparar la vuelta de la competición, pero que también afecta a otros jugadores profesionales.

«Cada uno acepta la situación de forma diferente», explica José Peseiro, que pone de ejemplo a tres jugadores de la selección de Venezuela que no han podido presenciar el nacimiento de su bebé. O el caso de Salomón Rondón, que se las ingenió para viajar de China a Málaga para estar con sus hijos en estos tiempos de Covid-19.

Para el entrenador del Olympiacos, el luso Pedro Martins, es muy importante la situación psicológica del vestuario, ya que «algunos lidian bien la situación y otros no tanto, con unos tenemos que hablar más y con otros menos».

Aunque una de las claves, reconoce Martins, está en la adopción previa de medidas, ya que, así, les damos unas garantías a los futbolistas y, a su vez, «tienen la confianza necesaria de cara a la nueva realidad».

«Cada jugador tiene una fuerza mental diferente, saben que en casa tienen a su familia, a sus padres…», apostilla Peseiro, en relación a los miedos que con esta nueva realidad ha de experimentar el futbolista, ya que «se enfrentará a muchas novedades, como, por ejemplo, jugar sin público».

Para el joven técnico español Julio Velázquez, la clave en los entrenamientos pasa por «naturalizar el día a día, para que el jugador pueda evadirse».

El entrenador salmantino sopesa en cada día de entrenamiento que «cada jugador demanda una manera diferente, por lo que hay que saber las circunstancias que rodean a cada deportista».

«Con algunos es mejor no hablar de esta situación y con otros es importante tener cada dos días una conversación», afirmó.
En su club, que empezó los entrenamientos por grupos la pasada semana y todos los test dieron negativo, hay muchos jugadores brasileños preocupados por sus familias, que están a tantos kilómetros, reflexiona el entrenador español.

La evolución y el contacto

«Tras seis semanas encerrados, hay que tener cuidado en la adaptación para que vuelvan a coger la forma, por lo que ha de ser gradual», asegura Pedro Martins, que vive su segunda temporada en Grecia con el Olympiacos y que iba primero con siete puntos de diferencia sobre el PAOK al pararse el campeonato.

En busca de una evolución positiva de sus futbolistas, Julio Velázquez comenzó la semana pasada dividiendo la plantilla en cuatro grupos de trabajo (en función de las posiciones en el campo), aunque esta semana irá reduciéndolos.
Reconoce que el trabajo que hayan podido desarrollar en casa durante mes y medio «tiene muy poca transferencia a lo que es la realidad del juego».

«Han estado metidos en casa el doble de unas vacaciones de verano, a nivel emocional ha sido un período difícil y tienen que ir cogiendo confianza poco a poco», relata.

Sin embargo, el que fuera técnico del Vitória de Guimarães, Rio Ave o Marítimo ve un problema difícil de solucionar para cuando arranque la competición: no habrá partidos previos, ni amistosos, como ocurre en pretemporada.
«Cuando el balón empieza a rodar», asegura Pedro Martins, «los jugadores ya no se acuerdan de este factor, son competitivos y quieren ganar, por lo que durante los entrenamientos no hay virus en la cabeza».

El fútbol, como terapia social

José Peseiro es el más contundente de los tres y asegura que «el fútbol tiene que estar al frente de la lucha contra la pandemia, es un servicio público».

«Es tan importante -me perdonen la locura- como los médicos y los enfermeros, el fútbol es tan necesario para la salud de las personas como los médicos o los enfermeros», insistió.

Para Pedro Martins, el fútbol en Grecia tiene «una potencia extraordinaria en la sociedad» y está convencido de que «la población necesita del fútbol para tener algo que los distinga del resto».