Valga esta imagen para entender la labor de contención de Edu Ramos, que tapa con su presencia la subida de un adversario.
Valga esta imagen para entender la labor de contención de Edu Ramos, que tapa con su presencia la subida de un adversario.

Cádiz CF

El mejor seguro siempre está listo

Edu Ramos aprobó con nota en su labor de sustituto del sancionado Garrido

Por  19:49 h.

Como el mejor de los seguros contratados. Así de bien se comporta Edu Ramos, un jugador a la sombra de Garrido que en cuanto el vasco no ha podido estar ha salido del banquillo como un resorte para cubrir su baja como si no hubiera pasado nada. Porque el encuentro del malagueño del pasado viernes ante el Granada fue para destacar. Y no por su brillantez ni nada por el estilo. No. Lo fue porque hizo lo que se le pide a cualquier reserva. Cumplir. Y lo hizo con nota. No era nada sencillo suplir la baja de Garrido en un partido como el de esta pasada jornada. Venía a Carranza el Granada como líder y la batalla se iba a centrar en el centro del campo, donde José Mari perdía a su gran bastión en un encuentro muy delicado. Sin embargo, el rendimiento de Edu Ramos fue soberbio. Y lo fue por su aportación fría, sobria y seria. En definitiva, lo que se le pide a un centrocampista de contención que lejos de querer destacar por encima del grupo por eso de ganarse papeletas para seguir en el once se limitó a hacer lo que mejor sabe hacer: jugar por y para el equipo.

Y jugar en las circunstancias de Edu Ramos no era nada fácil. Y es que al ex del Córdoba le está faltando continuidad y eso en un futbolista puede ser fatal. Se lo pueden preguntar sino a Karim Azamoum, que como Edu Ramos se ha visto tapado por la tremenda competitividad existente en el centro del campo cadista y ha tenido que buscar una salida a Elche con tal de poder disponer de minutos.

El hecho de tener por delante a Garrido, José Mari y Álex Fernández, tres hombres de la guardia pretoriana de Cervera, no es plato de buen gusto para un jugador que llegaba el pasado verano de la mano de Juan Carlos Cordero con la etiqueta de comodín ya que también podía hacer las veces de central.

La llegada de Edu Ramos no fue muy habitual ya que tenía que abandonar el Córdoba, donde tenía su plaza bien asegurada pero no pudo ser inscrito debido a la crisis económica del club califal por lo que llegaba en mitad de una operación por la que tenía que rescindir previamente con el Córdoba, club al que regresará en el caso de que el Cádiz CF no ejecute una opción de compra de 250.000 euros para las dos próximas temporadas. Debido a ello, Edu Ramos llegó en los últimos días del mercado y tras realizar una pretemporada en el Córdoba muy convulsa.

Sin apenas hacerse a su nuevo equipo, la baja de Garrido, que comenzó la temporada en la enfermería, le abría las puertas obligatorias de la titularidad a Edu Ramos, que comenzó en el centro del campo junto a un José Mari aún renqueante de la lesión del pasado año y un Karim inédito dentro de un once aún en construcción y, por consiguiente, muy blando.

Su debut con el Cádiz CF fue en la cuarta jornada en Mallorca, donde los de Cervera pierden 1-0. Ramos repite en el equipo en el partido copero en Tenerife, donde se gana 1-2. Fue precisamente allí donde el mediocampista pasa a convertirse en central tras la lesión de gravedad de Servando que llevó al club a firmar con urgencias a Sergio Sánchez. La mala suerte quiso que el barcelonés se lesione en sus primeros entrenamientos y Edu Ramos tenga que jugar las siguientes jornadas ligueras y coperas como central. Así se coloca ante el Albacete en el Carlos Belmonte (1-1), ante el Alcorcón en Carranza (0-2), frente al Tenerife en Liga (1-0), ante el Nàstic en Carranza (1-1), ante el Extremadura en Almendralejo (2-1) y ante el Zaragoza, en Copa del Rey, en La Romareda (0-1). Como se ve, la presencia de Edu Ramos en la retaguardia coincide de lleno con la peor racha del equipo en el campeonato, que no en la Copa. Pese a todo, la irregularidad de los hombres de Cervera se entiende en el entorno que se debe a un mal endémico ya que la labor del jugador de Churriana en ningún momento se critica de manera negativa.

Poco a poco, los jugadores de la reserva comienzan a entonarse. Así, Garrido comienza a coger protagonismo al igual que José Mari, a base de minutos, empieza a parecerse a su mejor versión. Además de estas dos sumas también aparece con mucha importancia Sergio Sánchez, que no deja a dudas desde su debut en Carranza ante el Sporting de Gijón que uno de los dos puestos del eje de la zaga le pertenece por derecho y currículum propio.

Víctima de la competencia

Con todo, las cosas se le complican a Edu Ramos, que de buenas a primeras ve como su lugar en el once ha comenzado a peligrar de manera evidente. Para colmo (que no de males), los resultados comienzan a llegar y Cervera, como es obvio, comienza a perfilar a partir de ahí su once de gala en el que no aparece Edu Ramos. Eso sí, en el haber del jugador malagueño se encuentra que la racha de victorias que encadena el Cádiz CF comienza con él en el campo, concretamente, en el 1-2 que los amarillos consiguen en el Anxo Carro donde Ramos comparte el triple pivote junto a Álex Fernández y Garrido al estar de baja el roteño José Mari.

Allí en Lugo el ex del Córdoba, que pasó también por las cantera del Villarreal y del Málaga, jugaría sus últimos 90 minutos en Liga como titular hasta el pasado viernes que volvió a sumarlos en Carranza ante el Granada. De ahí en adelante, a Edu Ramos le espera la Copa, donde juega los dos encuentros ante el Espanyol, y algunos minutos de la basura repartidos en los encuentros ligueros ante Elche, Reus,Las Palmas o Zaragoza. En total, en Liga ha sumado 637 minutos.

No obstante, no puede decirse que su hipotética salida en este mercado invernal contara con el visto bueno de su entrenador.Sin ir más lejos, tras el encuentro ante el Granada del pasado viernes, Álvaro Cervera fue de lo más claro con el jugador malageño. «Mi pena es que Edu Ramos no pueda jugar más porque como profesional y jugador me gustaría que jugara todos los domingos». Poco más que decir.