Manuel Vizcaíno, en el palco de Carranza.
Manuel Vizcaíno, en el palco de Carranza.

Cádiz CF

Mayor exigencia en un año mucho más complicado

El Cádiz CF coincidirá en su tercer curso en Segunda con cantidad de clubes que partirán con el objetivo de ascender

Por  10:00 h.

Al margen de lo que se diga desde el club de puertas para fuera, a nadie, ni siquiera a aquellos que no se cansan de repetir y recordar hasta la saciedad a diestro y siniestro que el objetivo de la próxima campaña es la permanencia, lo cierto es que el Cádiz CF partirá en su foro interno con el horizonte de los ‘play off’ en la cabeza. Tan solo hay que leer una mijita entre líneas lo que dijo la semana pasada el presidente del Cádiz CF para hacerse a la idea que, por sentido común más que nada, el Cádiz CF 2018/19, se pongan como se pongan quienes se tengan que poner, debe salir de la parrilla de salida con ambiciones más serias que la simple permanencia.

Por descontado que para llegar a B (‘play off’ de ascenso) antes hay que pasar por A (permanencia), pero a nadie se le puede escapar lo que Vizcaíno repite una y otra vez cada vez que se le pregunta. “Vamos a seguir luchando por seguir creciendo. La marca Cádiz CF no tiene otro objetivo que seguir creciendo y seguir intentándolo para volver un año a Primera división en el futuro”, dijo tras finalizar el encuentro ante el Granada en El Partidazo de Cope. A buen entendedor…

El discurso oficial y ‘milonga’ del Cádiz Cf está bien que este recubierto por ese halo de humildad que todo club humilde debe tener, pero la realidad es bien distinta y poco o nada creíble resulta fuera de las fronteras gaditanas tal y como apuntilló con acierto el exentrenador del Granada, José Luis Oltra.

Después la temporada vendrá como vendrá. Solo hay que ver el júbilo con el que se ha festejado la permanencia en Córdoba y la decepción con la que se ha vivido el no pase al ‘play off’ en Cádiz CF. Esto es fútbol y claro que puede pasar de todo, pero las miras de este Cádiz CF están puestas en, como mínimo, luchar por el ascenso. ¿O con qué argumentos va a convencer si no Juan Carlos Cordero a jugadores que duden entre irse al Cádiz CF o vestir una camiseta donde le ofrecen luchar por el ascenso?

La exigencia está ahí y no queda otra que afrontarla. Después de dos años en Segunda en los que se ha acariciado el ascenso y se ha perdido el ‘play off’ de una manera sorprendente, ¿qué empresario en su sano juicio no sale en el nuevo ejercicio a intentar, cuanto menos, mejorar sus resultados anteriores? En las palabras de Vizcaíno está la respuesta.

Pero no será nada sencillo. Una vez se asuma que el objetivo principal es la lucha por el ‘play off’ -luego (que lo pregunten en Córdoba) igual hay cambiar el chip para luchar por la permanencia-, lo cierto es que la temporada próxima los peldaños se van a ser mucho más grandes si se aprecia los rivales que van a tocar en la categoría. De hecho, y viendo los históricos que han caído en Segunda y los presupuestos que se van a manejar es más que lícito pensar que será al tercer año de ingresar en LaLiga123 cuando más cara va a estar la permanencia. A bote pronto, da miedo cruzarse en el camino de Deportivo, Las Palmas y Málaga, todos ellos recién descendidos a Segunda. A estos tres, además hay que unirles los que ya estaban como Zaragoza, Osasuna, Oviedo, Sporting, Valladolid o Numancia, Córdoba y Tenerife.

Por tanto, la mayor exigencia por parte de una afición que lleva dos años disfrutando con las mieles de un sueño de ascenso van a coincidir en una Liga donde cada partido será un canto a la Primera de los 90. Más allá de objetivos alcanzables o no, habrá que exigir a la afición una buena ración de sensatez con el equipo que se tenga y con los que se hagan en otras plazas para, partiendo de ahí, pedir lo que deba pedir y exigir lo que haya que exigirse. No será fácil, no.