Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF
Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF

Cádiz CF

Manuel Vizcaíno: «El del Cádiz CF es un guion ya escrito que se está cumpliendo»

«Este proyecto ganador acabará donde yo quiero, en Primera, porque en fútbol si haces las cosas bien consigues objetivos tarde o temprano»

Por  20:17 h.

Manuel Vizcaíno, en esta segunda parte de la entrevista concedida ayer lunes a Canal Amarillo, expone su visión de las cosas de aquí al futuro. Habla de un posible Cádiz CF en Segunda A y de maravillosos sueños que rondan todos los días su cabeza. También habla del pasado, de lo que le dolió destituir a Antonio Calderón pero que su experiencia en el fútbol le decía que había que dar un cambio de timón de 180 grados. De las entradas, de los precios, de si le parece normal que puedan ‘colarse’ 3.000 avetenses en Carranza en un partido vital…

–Soñemos un poco. A las 20.00 horas del próximo domingo, el Cádiz consigue el ascenso. ¿Y ahora qué?
–Ojalá estemos en una categoría superior. Al día siguiente habrá que empezar a trabajar porque esto no para.

–¿Y qué Cádiz se verá en Segunda División?
–Un equipo competitivo en todo caso, pero ahora no podemos especular con eso.

–Ahora que se habla de Ancelotti, de Luis Enrique… ¿Claudio seguirá como entrenador amarillo?
–Claudio tiene contrato en Segunda División A. Si subimos no hay caso, y si no lo hacemos tampoco voy a hablar esta semana de eso.

–¿Le han llovido muchas críticas por los precios de las entradas para el público en general en este Cádiz CF-Oviedo?
–En el fútbol mandan los resultados deportivos y en la empresa los numéricos. Dije que el abonado iba a ser un privilegiado y lo he demostrado. Y además el campo se va a llenar, por lo que con eso he respondido.

–Ha logrado casi todo con el Sevilla. ¿Son distintos los éxitos en el Cádiz CF?
–En el Sevilla se demostraron que las cosas se pueden hacer. Y con el Cádiz CF ahora tengo la misma ilusión que cuando tenía en ciernes el primer título con el Sevilla. Y eso era para mí impensable.

– ¿Los cadistas deben festejar que el Granada se ha salvado de la quema?
–Por el cariño personal a Quique Pina por lo que hizo en su día por el Cádiz CF y por su padre porque es el presidente de Honor por supuesto porque son personas agradecidas. Pero no tiene nada que ver en el proyecto del Cádiz CF que el Granada esté en Primera o Segunda División.

–¿No le han aconsejado que no haga más guiños a Pina?
–Tengo amigos en el fútbol y eso entra dentro de la legalidad. A Quique (Pina), Pepe Castro y Miguel Ángel Gil… no losvoy a esconder. Y a él le sigo pidiendo consejo.

–Eche la vista atrás. Ya hace un año y medio desde su llegada al Cádiz CF. ¿Qué balance puede hacer?
–Esto es un guion escrito que se está cumpliendo. Me quedo con que trabajando en fútbol las cosas suelen salir, antes o después. El proyecto ganador del Cádiz CF acabará donde yo quiero que esté, tarde o temprano. Con ese paso importantísimo hacia el fútbol profesional.

–¿Se ha marcado algún objetivo?
–La recompensa está en el camino y no me gusta marcarme metas. Sí que tengo ilusión en hacer las cosas lo mejor posible para que salgan bien. El proyecto es de Primera División y ojalá algún día llegue allí, pero ahora mismo estoy disfrutando muchísimo.

–¿Reconoce fallos en su gestión? ¿Se arrepiente de alguna decisión?
–Errores se cometen muchísimos. Pero no soy de arrepentirme. Los errores te ayudan a no volver a cometerlos. No me paro más, ni en los fracasos ni en los éxitos. En el Sevilla el día a día me hacía disfrutar tanto que no miraba para atrás. Aquí llevo año y medio y prácticamente lo mismo.

–¿Cuál ha sido el momento más duro? Imagino que despedir al míster.
–Tener que destituir al entrenador es algo no previsto en el guion. Pero teníamos claro que debíamos quedar primeros. Calderón nos hubiera llevado al ‘play off’ pero eso no nos valía esta temporada.

El futuro

–Son tiempos de cambio en la ciudad. Puede haber novedades en el Ayuntamiento. ¿Puede afectar a esta entidad, que mantiene tanta relación con los poderes públicos?
–Me he mantenido al margen del proceso electoral como es obligación del Cádiz CF. No me he hecho una foto con nadie. Pero Teófila Martínez ha dejado una ciudad nueva, ha apoyado al Cádiz CF entendiendo que es una inversión y su apuesta de darle cobertura a un club grande lo podremos hacer en parte gracias a lo que ella ha hecho. Al margen de eso, el Cádiz CF siempre estará siempre a disposición del alcalde que tenga.

–¿Es el Cádiz CF uno de los mejores embajadores de la ciudad?
–A Cádiz se le conoce por su historia, por su forma de entender la vida, por su luz, por su alegría, y este club hace que todos esos valores sean reconocibles por parte de toda España y del mundo. Cada euro que se invierte en el Cádiz CF retorna en millones de euros a la ciudad.

–Hablemos de detalles secundarios pero siempre en cuestión. Videomarcadores, la visera que cubra el estadio…
–Los marcadores eran muy antiguos y los componentes no funcionaban, pero tenía más preocupación en pagar a los jugadores que en este asunto. Con respecto a la visera, cualquier inversión en el estadio será buena. Primero hay que consolidar el proyecto deportivo. Desde que se ha construido el nuevo no hemos llenado el estadio todavía, y estoy seguro de que este domingo será la primera vez.

–¿Cuál es el aforo real de Carranza?
–Carranza es un campo de 21.000 personas, pero tiene una posibilidad de llegar a 25 e incluso 28.000 personas con distintas ampliaciones. 21.000 personas para el Cádiz CF que tengo en la cabeza son pocas.

–Pero no ha sido capaz de llenarlo en toda la temporada. Y mira que lo ha intentado con decenas de fórmulas. En Segunda B es difícil…
–Yo no vine para estar con el Cádiz CF en Segunda B.

–¿Y la estatua homenaje a la afición?
–Lo lleva la Federación de Peñas Cadistas y está finiquitado. El club lo va a apoyar y el presidente Fernando Arévalo ha sido un martilló pilón para conseguir una imagen que simbolice a la afición.

–Ese ‘feeling’ entre club y federación está movilizando a muchos seguidores que estaban un tanto desorientados.
–A la gente hay que escucharla. Surgen fricciones, discusiones… a todo el mundo no le voy a decir que sí, pero sí lo voy a escuchar. Eso seguro.