Manu Vallejo, en el partido del pasado domingo.
Manu Vallejo, en el partido del pasado domingo.

Cádiz CF

Manu Vallejo, el delantero más incómodo

El delantero chiclanero ha visto reducida su área de influencia debido a los cambios en ataque que está introduciendo Cervera por el bien del equipo

Por  8:00 h.

Poco a poco, Álvaro Cervera va perfilando el que puede ser su once de gala de aquí al final de la temporada regular, momento en el que tendrá que inventarse algo para que, llegado el caso de que se juegan los ‘play off’’ el equipo note lo menos posible la ausencia de su mejor jugador Darwin Machís.

Precisamente, la llegada en enero del jugador venezolano ha trastocado los planes de un entrenador que no tiene más remedio que admitir la calidad de Machís, aunque esta misma suponga saltarse sus principios. Y es que por lo que florece de las palabras de Cervera y por lo que se observa en sus planteamientos, este Cádiz CF de la segunda vuelta no es el mismo de la primera, más encorsetado a la contención en el centro del campo y a la velocidad por bandas. En estos momentos, el técnico cadista se dedica a claudicar por el bien de los recursos ofensivos que el club le ha puesto a su alcance.

De hecho, el mismo Cervera confesaba en la víspera del encuentro ante el Numancia que los mimbres que tiene en la actualidad le han hecho cambiar la velocidad en las bandas por la velocidad en el eje central del ataque. Y es ahí donde precisamente se encuentra uno de los problemas de un jugador como Manu Vallejo, que acotumbrado siempre a jugar de segundo delantero con una referencia delante suya como Lekic, ahora sufre enfrascado en una delantera donde no sabe muy bien si es él el delantero de referencia o si por el contrario debe actuar con mayor movilidad. El caso es que el delantero chiclanero sigue siendo de total confianza para Cervera, si bien es uno de los cambios que antes se piensa el entrenador en el supuesto de que las cosas no vayan como deberían ir.

El pasado domingo ante el Numancia Manu Vallejo completó los 90 minutos ya que Cervera prefirió sacar a Aketxe, que estaba siendo el mejor de los suyos. La verdad es que el cambio no se entendió mucho ya que otra vez Manu Vallejo no estaba siendo todo lo protagonista que quisiera.

Como es obvio, Aketxe se fue muy cabreado al banquillo, al igual que una semana antes, más contrariado que enfadado, le tocó el turno a Manu Vallejo, que fue el primer cambio de Cervera ante Las Palmas cuando el partido iba empate a cero.

Por una cosa o por otra, la situación de Manu Vallejo no es cómoda. Al igual que tampoco lo es mucho la de Jairo, otro jugador que al igual que el chiclanero ha visto variar su posición debido a la irrupción de Machís, un jugador que no hace falta añadir nada para saber que es partiendo desde la banda izquierda donde más daño hace. Que se lo pregunten sino a Oviedo o Numancia.

Jornada a jornada, Cervera intenta amoldar a todos sus jugadores de ataque a una posición donde puedan sentirse más cómodos y por tanto, más efectivos pero a la vista está que le está costando dado que la anarquía bien entendida se está apoderando de un ataque tan imprevisible y peligroso para los rivales como incómodo para los amarillos.